Pasar al contenido principal

El ‘motosharing’ corre serio peligro: ¿sentido común o falta de cordura?

Vete liberando espacio en tu 'smartphone'... 

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
silence s02

El ‘motosharing’, una de las formas de movilidad alternativa más extendidas en las grandes ciudades, podría tener los días contados tal y como lo conocemos si finalmente Barcelona toma la decisión de repartir las 6.958 licencias disponibles fijando un máximo de 331 motos por compañía existente (un total de 21 figuran en la lista de autorizadas). 

No te pierdas: Acciona o ECooltra, ¿cuál es el motosharing más barato?

De esta forma, el sector de motos de alquiler podría sufrir un aumento masivo del número de empresas que se dedican a ofertarlo y esto tendría, según dicen los expertos y recoge 'El Confindencial', un impacto negativo que podría ser semejante al de los patinetes eléctricos en Madrid, lo que ha llegado a ocasionar la quiebra de algunas compañías.

Para que te hagas una idea de la magnitud del tema, tenemos que tomar como referencia 'Ecooltra', una de las pioneras, que pasará de tener 1.800 motos de alquiler a tan solo 331 y se verá obligada a retirar el resto de vehículos.

 

El sector del 'Motosharing', en pie de guerra

El CEO de Cooltra Group, Timo Buetefisch, ha publicado en Twitter su descontento con la situación, admitiendo estar devastados y temiendo por su futuro. Ante la incertidumbre, los trabajadores del sector del 'motosharing' han creado incluso una plataforma para recoger firmas y hecho público un comunicado expresando sus inquietudes.

 

 

"Esto va a ocasionar una fragmentación excesiva del sector del motosharing y lo más importante es que afectará directamente a los usuarios, quienes perderemos la posibilidad de encontrar una moto siempre cerca y nos veremos obligados a descargar una veintena de apps para seguir teniendo acceso a este modelo de transporte", explican.

Además, matizan que es necesario garantizar la rentabilidad del sector y que es imposible que pueda serlo teniendo en cuenta toda la infraestructura y gestión que conlleva. 

El Ayuntamiento de Barcelona, sin embargo, cree que el reparto es justo y "equitativo" y que todos aquellos interesados en recibir una licencia -que se venderá a un precio de 71,5 euros anuales por vehículo- cumplen con los requisitos para poder operar. 

Y además