Pasar al contenido principal

¡De locos! La locura de un youtuber con un Tesla

En serio, ¿es esto posible?
Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

El mundo de los ‘influencers’ es muy duro: siempre peleando por ofrecer el mejor contenido, como demuestra este Youtuber que se ha grabado conduciendo 2.000 km con el Autopilot de Tesla. Para llevar a cabo su hazaña, el modelo elegido fue el SUV de Tesla, el Tesla Model X. 

No te pierdas: Los tres 'epic fail' más sonados de Tesla

Pero, ¿es esto posible? En realidad, el Autopilot es solo una tecnología de asistencia a la conducción, lo cual quiere decir que en todo momento el conductor debería estar pendiente del volante y de lo que ocurre en la carretera. De hecho, hay varias noticias fatídicas de personas que han confiado todo al Tesla, echándose a dormir o leyendo en marcha, y que finalmente han perdido el control del vehículo y, en los casos más extremos, incluso la vida. 

El youtuber americano Ryan Trahan ha puesto a prueba el Autopilot del Tesla, realizando un viaje de más de 24 horas a bordo del Tesla Model X y usando solo el piloto automático (salvo en población, eso sí, por los peligros que podría entrañar para los peatones y otros usuarios de la vía).

En el vídeo puedes ver cómo ha transcurrido su aventura; Trahan explica que durante el recorrido, de Texas a Chicago (unos 2.032 km) no tuvo contratiempos importantes. Remarca, eso sí, que su uso debe estar limitado únicamente a autopista, donde las líneas están bien delimitadas.

 

Tesla Model X interior
Así es el interior del Tesla Model X

 

Además, explica que cada 8-10 segundos requiere que ejerzas una presión sobre el volante -eso lo pudimos comprobar también de primera mano durante la prueba del Tesla Model 3-, para saber que estás al tanto de la conducción.

Por otro lado, el objetivo de grabarse conduciendo con el Autopilot de Tesla era mucho más que subir un simple vídeo a YouTube. El joven también se encargó de averiguar el coste del viaje -que fue 0 euros- y gestionar de la mejor forma posible la autonomía (algo común a la prueba de cualquier coche eléctrico, claro). 

Sin embargo, el Model X necesitó 11 recargas, lo que alargó el viaje en 7 horas y le obligó a desviarse del camino en más de una ocasión para llegar a los cargadores. 

Y además