Pasar al contenido principal

Jeep declara la guerra a Mahindra en EEUU: ¡les acusan de copiones!

Y parece que no les falta buena parte de razón.

Mahindra  ROXOR2

El Grupo FCA todavía llora la muerte de Sergio Marchionne y los problemas no hacen más que reproducirse. Hoy les toca pelear contra un gigante indio: FCA ha denunciado a Mahindra, acusándoles de plagio industrial. ¿Cómo? Vale, el modelo que ves en la foto superior es el Mahindra Roxor y el gigante indio lo quiere empezar a comercializar en EEUU. Un todoterreno robusto y sencillo con una imagen ruda como los Jeep de toda la vida. ¡Ajá! Ahí está el problema.

Jeep acusa a Mahindra de copiar el diseño y estilo de Jeep en el Mahindra Roxor, es más, afirman que es una copia descarada del Jeep Willys original. ¿Tienen razón? A la vista salta que el modelo es muy parecido, pero cuando rascamos un poco sobre su piel y vemos su origen, nos damos cuenta que estamos ante algo muy serio: el Mahindra Roxor es, efectivamente, una copia del Jeep CJ-2A, un modelo que Mahindra fabrica en la India bajo licencia de Jeep y que, ahora, quiere fabricar en EEUU para el mayor mercado del mundo. 

 

Galería: pocas diferencias entre el Jeep Willys y el Mahindra Roxor

 

 

Pero Jeep ha dicho que no: ¡normal! La marca, integrada en el Grupo FCA, ha afirmado que el Mahindra Roxor es una copia del Jeep Willys con pequeñas modificaciones y peores materiales para conseguir un precio realmente bajo. Pero más allá de la historia del coche, Jeep ha denunciado a Mahindra ante la Comisión de Comercio de los EEUU simplemente porque el coche es demasiado parecido a sus modelos, con elementos estéticos que son marca de la casa de Jeep, como la calandra vertical, los faros o los pasos de rueda.

Mahindra está invirtiendo mucho dinero para entrar al mercado americano: ha gastado 600 millones de dólares en una planta de ensamblaje en Michigan, donde se realizará el montaje final del Mahindra Roxor. Espero que este modelo no sea el único que ofrecerán al mercado local, porque si no lo tienen complicado: el Roxor contará con una mecánica de 63 CV y un cambio manual de cinco velocidades. Quizás suficiente en las calles de Nueva Deli, pero me parece que insuficiente para las necesidades de EEUU.

 

 

Pero no sería raro, con Donald Trump como presidente del gobierno, que la Comisión de Comercio pueda denegar la venta del Mahindra Roxor en el territorio americano, dando la razón a Jeep, algo que visto lo visto, no sería ni descabellado ni polémico. Producir bajo licencia en un país tercero, está muy bien, pero intentar crear competencia a la marca original en su propio mercado, creo que es ser demasiado optimista. ¡Veremos cómo termina esta batalla! Yo no apostaría ni un centavo por Mahindra.

Lecturas recomendadas