Pasar al contenido principal

Prueba del DS 3 Crossback E-Tense

8 10

Nuestro veredicto

La conquista del mundo del automóvil por parte de los SUV compactos sigue avanzando a pasos electrificados. La última en recargarse ha sido DS, que ha escogido el pequeño de la gama para enchufarlo. Se trata del coche de la prueba, el DS 3 Crossback E-Tense, el primer B-SUV premium 100 % eléctrico que ha creado PSA.

Te interesa: otros SUV híbridos enchufables

No hay duda de que este modelo es totalmente diferente a lo que existe hoy en día. Te puede gustar o no, pero si no te sales de la tónica con todas las opciones que existen en el mercado, posiblemente te comas un colín. DS lo ha hecho, y el resultado es este todocamino de diseño original, muy buenos materiales y, ahora, eléctrico.

prueba del DS 3 E-Tense

Estéticamente se diferencia de la versión de combustión en los DS Wings Satin Chrome y en la rejilla de la calandra, que en esta variante adopta el color Gris Anthracite, además del logo E-Tense. Asimismo, el paragolpes posterior es específico, así como las llantas de aleación Kyoto de 18 pulgadas y el color Cristal Pearl. Lo que mantiene son los tiradores escamoteables exteriores, algo que queda muy bien y que le da un toque de exclusividad, pero que no me parece realmente cómodo.

Su interior también llama la atención por su diseño, donde las formas geométricas, como ocurren con el DS 7 Crossback, son las protagonistas. También el cuero que recubre gran parte del habitáculo. Aunque la pantalla del sistema de infoentretenimiento por su tamaño, 12 pulgadas, tampoco pasa desapercibida. La diferencia respecto a las otras variantes se halla en el cuadro de instrumentos, que indica la carga de la batería; y, obviamente, en los modos de conducción a los que se accede desde un botón situado en la consola.

La habitabilidad también es el misma, porque DS ha conseguido alojar las baterías en el piso, sin restar espacio. En las plazas traseras, el hueco para las rodillas es destacado, aunque más justo es el reservado a la cabeza -con mi 1,78 m son dos dedos los que me separan de rozar con el techo-; mientras que la aleta de tiburón, que es un detalle muy cool, disminuye la sensación de amplitud, como ocurre en el Toyota C-HR. Y si abro el maletero me encuentro con el mismo volumen: 350 litros.

interior del DS 3 Crossback E-Tense

De mover el coche de la prueba, el DS 3 Crossback E-Tense, se encarga un motor eléctrico de 136 CV y 260 Nm. Éste está asociado a una batería de ión-litio de 50 kWh que permite circular hasta 320 km con una sola carga -ciclo WLTP-. Tengo a mi disposición tres modos de conducción: ‘Eco’, ‘Normal’ y ‘Sport’. Además, existe la posibilidad de optar por una recuperación de la energía en la frenada aún más intensa con la modalidad ‘Brake’, que se activa desde la palanca del cambio y que aplica una deceleración de 1,3 m/s2.

En marcha es suave y tiene una aceleración intensa, como coche eléctrico que es -recuerda que da todo su par motor desde cero-, que se ve incrementada en el modo Sport. El coche pisa bien y se comporta de manera muy digna en curva, y más ahora, que tiene el punto de gravedad más bajo por la localización de las baterías.

Me ha llamado la atención lo bien insonorizado que está. Según DS, en el 3 E-Tense se ha introducido un tratamiento especial para reducir el ruido: las ventanillas son más gruesas, el parabrisas es acústico y las láminas de las puertas tienen un mayor grosor. Es tan bueno el resultado que a baja velocidad no se percibe en el habitáculo el sonido que emite el coche para avisar a los peatones de su presencia.

prueba del DS 3 Crossback E-Tense

La firma francesa asegura que la batería del coche de la prueba, el DS 3 Crossback E-Tense, puede cargarse al 80% en solo 30 minutos con un sistema de 100 kW. Con el poste de recarga DS Smart Wall box en su versión trifásica, la carga completa se realiza en cinco horas. Y si de lo que disponemos es de un enchufe convencional, el tiempo aumenta hasta las ocho horas.

El DS 3 Crossback E-Tense está disponible con tres equipamientos, So Chic, Performance Line y Grand Chic. Según el elegido, el precio parte de 38.300, 39.100 y 43.200 euros, respectivamente, cifras a las que solo se ha aplicado el descuento de lanzamiento, que es de 1.000 euros. Desde el acabado de acceso, el equipamiento de serie incluye climatización automática, alerta activa de cambio involuntario de carril, sistema de ayuda al aparcamiento trasero y arranque en pendiente, entre otros elementos. 

Como esto siga así, al final va a haber más enchufes en la ciudad que en la mansión de Miami de Julio Iglesias... Que no la conozco, que me lo han contado.

Y además