Pasar al contenido principal

Prueba Peugeot 508 2018: très bien, franceses, très bien…

Oh là là

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Prueba Peugeot 508 2018

Con la prueba del nuevo Peugeot 508 2018 queda claro que la nueva generación evoluciona hacia una carrocería de cinco puertas estilo fastback, llena de estilo, tecnología, confort y aires premium, con los que pretende destacar frente a la mayoría de sus rivales del segmento.Han pasado solo unos meses desde que se presentara el nuevo Peugeot 508 en el Salón de Ginebra. Ya por aquel entonces sorprendió gracias al nuevo diseño de su carrocería. Ahora, la segunda generación del Peugeot 508 abandona la típica silueta de sedán (con tres volúmenes), para adoptar una nueva línea que sigue los pasos del Volkswagen Arteon o el Opel Insignia, entre otros. 

Estamos claramente ante la moda de la silueta fastback: carrocerías de cinco puertas cuyo portón trasero se abre en una única pieza para facilitar la carga de objetos en el maletero. ¿Cuál es la motivación de los franceses lanzando este tipo de silueta en uno de sus modelos estrella? Principalmente tratar de posicionarse como la alternativa al BMW Serie 3 o el Audi A4, sin entrar en el segmento de las berlinas medias de corte premium.

Y, cuidado, tarea que para el fabricante galo no es nada sencilla. Peugeot comprende la necesidad de poner en el mercado un vehículo que destaque en dos frentes. El primero: frente a los rivales del Peugeot 508; berlinas generalistas como el Ford Mondeo o el Renault Talisman. ¿Y el segundo? Ese es más sencillo de entender: intentar frenar al imparable aumento de las ventas de carrocerías SUV, tan de moda últimamente entre las familias. 

No te pierdas: así es el nuevo Peugeot  508 SW 2018

Pero ya vale de paja: vamos a ver la prueba del Peugeot 508. Para poder conducirlo por primera vez, los franceses nos han citado en un entorno que, ya de por sí, denota fuertes intenciones: Montecarlo. Puede sonar optimista, sí, pero Peugeot ha concebido un producto capaz de girar cabezas de la misma forma en que lo hace un deportivo de lujo.

Diseño del Peugeot 508

Frente a la Rosaleda de la Princesa Grace Kelly, este nuevo 508 llama la atención por sus formas y volúmenes compactos. Ejercicio: visualiza la generación anterior. Pues bien, nada tiene que ver esta evolución. El Peugeot 508 2018 reduce la cota en longitud y altura en varios centímetros (ocho de largo y seis de alto), para ofrecer una estética más coupé de lo que se espera de un modelo así. 

Son varios los elementos en cuanto a diseño del Peugeot 508 los que favorecen esta elegante presencia sobre el asfalto. Para empezar, destaca la línea que traza el techo hacia la parte posterior. Le siguen las puertas en los acabados 508 GT-Line y 508 GT, que no cuentan con el típico marco para las ventanillas. 

Más detalles que piden a gritos fijar nuestra vista: la firma luminosa de los faros Full LED, que cuentan con una agresiva luz de circulación diurna e intermitencia en forma de colmillo; los trazos afilados de sus ópticas; la calandra en forma de damero con remates cromados; el diseño de sus llantas de aleación; lo liviano que resulta el conjunto … y así con una larga lista de detalles característicos. Resumiendo, que es gerundio: el Peugeot 508 2018 cuenta con un diseño exterior muy elegante y llamativo.

¿Y por dentro? 

Pero ahí no queda la cosa. Si por fuera llama la atención, su interior hará que más de una cabeza gire como la de un búho. Es aquí donde encontramos un paso más allá en el concepto de interior Peugeot i-Cockpit. Para aquellos novatos en los últimos modelos de Peugeot, como el 3008 o 5008, este i-Cockpit es una nueva manera de disponer los elementos de mando a bordo. 

Prueba Peugeot 508 2018

Se compone de los siguientes elementos: una instrumentación dispuesta por encima del volante (que cuenta con unas dimensiones reducidas) y la pantalla del sistema de infotainment. Todo enfocado hacia el conductor y, según el fabricante francés, maximizar la experiencia de conducción.

Explicado de esta manera y viendo las fotos, más de un conservador estará rechinando dientes. Mas allá de los gustos personales, este concepto evoluciona en el nuevo 508 2018 con una consola central que se extiende hacia el reposabrazos central. Con todo, este Peugeot i-Cockpit proporciona una posición al volante realmente cómoda. Es sencillo encontrar la posición mediante los reglajes del asiento y, una vez ajustado, todo queda al alcance la mano.

El 508 de la prueba también incorpora el denominado i-Cockpit Amplify. Gracias a esta ampliación de funciones para el i-Cockpit, se pueden dos ambientes totalmente personalizables para el interior: Boost y Relax. Dependiendo del ambiente, se varían la intensidad de la iluminación, las advertencias acústicas, o se activan las funciones de masaje para los asientos delanteros. Todo en pro de favorecer la mayor comodidad posible al volante.

Durante esta prueba del Peugeot 508 2018, el interior me sorprende, además, por una selección de materiales de mayor calidad y agradables al tacto. Por ejemplo, las molduras con textura, los suaves plásticos del salpicadero y consola, la combinación de Alcantara en la sección central de los asientos o los elegantes accesos directos para el sistema multimedia (parecen las teclas de un piano). 

Además, los grafismos del cuadro de instrumentación, que cambian dependiendo del modo de conducción, junto a la interfaz del sistema de navegación, otorgan un aura futurista al habitáculo. Con todo, el interior del nuevo Peugeot 508 resulta en un notable salto en calidad percibida con respecto a la generación anterior.

Prueba Peugeot 508 2018

Comodidad a bordo del nuevo Peugeot 508

Es necesario hacer un especial hincapié en este apartado, ya que la nueva carrocería del Peugeot 508 tiene luces y sombras. La reducción en la longitud y batalla puede dar a entender que el interior del 508 es más claustrofóbico o incómodo, pero nada más lejos de la realidad, sorprende por su comodidad. En las plazas delanteras no se aprecian esos centímetros que la línea fastback roba en altura, ya que la posición de los asientos se puede regular hasta tal extremo que parecen casi rozar el asfalto.

En las plazas traseras, más de lo mismo. Incluso regla en mano, pasajeros de estatura superior al metro setenta encontrarán espacio libre para la cabeza. Es aquí donde encontramos algo que perturba la atmosfera de confort. El montante del techo, que desciende hacia el portón, no facilita la entrada y salida desde estas plazas. Hay que tener especial cuidado para no golpear con la cabeza.

El espacio disponible para las rodillas también es digno de mención. Viajar durante horas en las plazas traseras no debería suponer mucho problema. La forma que hace el respaldo de los asientos delanteros permite, incluso, recibe holgadamente los pies de los pasajeros por debajo. 

Es en la plaza central donde si se va a encontrar incomodidad en largos trayectos, algo habitual en cualquier coche nuevo de este tamaño; principalmente por la forma y el mullido de las plazas adyacentes. Acomodar a cuatro personas es lo óptimo para respetar la comodidad en el interior del Peugeot 508 2018.

¿Y qué hay de su maletero?

Más sombras en este apartado las encontramos en el maletero del Peugeot 508. Cubica una capacidad mínima de 487 litros. Muy por detrás de sus rivales. Sin ir mas lejos… su frère, el Renault Talisman, permite una capacidad mínima de 515 litros. 

Aún con esta justa capacidad para el segmento donde compite el nuevo 508, sus formas regulares y su portón con función manos libres, además de un buen ángulo de apertura, permite colocar sin mayor problema todo lo necesario para un realizar un largo viaje.

Prueba del Peugeot 508 PureTech 225 EAT8

Una vez repasado el apartado estético y funcional del nuevo Peugeot 508, me toca poner en marcha el motor PureTech 225 y pasar a probar qué tal se comporta en movimiento. Para ello, nada como abandonar el sorprendente tráfico de Mónaco y poner rumbo a Niza. Los primeros kilómetros de esta prueba del Peugeot 508 2018 discurren por autovía, lugar ideal para poner a prueba los diferentes sistemas de asistencia que equipa esta unidad. 

Me centro en dos de estos elementos de seguridad: su control de crucero adaptativo con función Stop&Go y el asistente activo de mantenimiento de carril. El primero destaca por contar con un mando de activación y reglaje que se encuentra oculto tras el volante. Además, de intuitivo no tiene nada, pues este mismo mando activa el limitador de velocidad. 

hibrido enchufable berlina tecnologia camuflado futuro
El Peugeot 508 híbrido enchufable está en preparación

Como uno se lo toma por lo personal, no es hasta pasados unos minutos trasteando el mando, cuando consigue poner en funcionamiento el sistema. Segundos después, se aconseja desactivarlo para mantener cierta cordura. Al igual que otros sistemas de la competencia, mantiene una distancia exagerada (incluso con la distancia más corta permisible) sobre el vehículo precedente.

Durante esta prueba del Peugeot 508, admito que funcionar, funciona. Mantiene la velocidad fijada y puede detener el nuevo 508 si el tráfico es denso y hay retenciones. A su vez, resulta algo desesperante ver como frena si el radar detecta otro vehículo a años luz de distancia.

En cuanto al sistema activo de mantenimiento sobre nuestro carril, ninguna pega… salvo que el sistema asusta un poco mediante toques bruscos sobre la dirección para centrar al nuevo 508 entre las líneas de la calzada. Será cuestión de acostumbrarse…

Antes de pasar a carreteras de montaña, con todo lo que ello conlleva, destaca notablemente el aislamiento del habitáculo. En velocidades de crucero, apenas se escucha el motor y ruido aerodinámico. Sin duda, otro punto a favor del confort. El Peugeot 508, como buena berlina del segmento C, es capaz de devorar kilómetros y kilómetros en vías rápidas sin restar comodidad al conductor y pasajeros. 

¿Modo ECO de conducción eficiente? Sí, según Peugeot está disponible en el selector de modos de conducción disponibles, por debajo del modo Confort y Sport. No se pone en duda que permita al nuevo 508 ser aún más eficiente, pero circulando en este tipo de vías, debería ser anticonstitucional salir del modo Confort. 

Mon Dieu! Como va el nuevo 508…

Abandonamos la autovía para meternos de lleno en varios tramos del mítico Rally de Montecarlo. Tampoco resulta una locura. Peugeot ha dotado a este nuevo 508 de una suspensión pilotada (únicamente disponible para este propulsor PureTech 225). Resumen para vagos: el Peugeot 508 2018 pisa muy bien. 

Ya está en preparación el Peugeot 508 híbrido

El 508 me sorprende durante la prueba por la manera que tiene de filtrar las imperfecciones sobre carreteras no muy bien conservadas. Basta con enlazar varias curvas un poco más rápido de lo normal para darse cuenta de lo bien que trabaja. Si te pasas con el acelerador o efectúas un cambio de apoyo muy forzado, el frontal tiene clara tendencia subviradora. Nada nuevo bajo el sol. En cualquier caso, hay que forzar demasiado para comprometer la estabilidad.

El tren de rodaje se nota muy afinado y los neumáticos montados sobre neumáticos Michelin Pilot Sport 4, específicamente desarrollados para este modelo, seguro que consiguen sorprender a más de uno. 

Además, la nueva plataforma EMP2 sobre la que se ensambla el nuevo 508 de Peugeot beneficia en este apartado dinámico. Ya lo hemos comprobado en la prueba del Peugeot 308 o en la prueba del Peugeot 3008 THP 130. Entre otros aspectos, esta plataforma EMP2 consigue reducir hasta 70 kg el peso con respecto a generaciones anteriores y permite añadir un modelo con el que podría entrar de lleno en la lista de los mejores coches híbridos.

Ce n'est pas possible!

Toda la gama del Peugeot 508, a excepción del diésel menos potente, equipa de serie un desesperante cambio automático EAT8. No está mal si estuviera bien, como se suele decir. El problema es que perjudica la dinámica de marcha saltando de marcha en marcha sin mucha razón aparente. 

La lógica dice que debe escoger la marcha más acorde al ritmo, pero ni está, ni se la espera. Basta con realizar un adelantamiento, sin hundir el pedal del acelerador a fondo, para que la gestión electrónica del cambio entre en colapso. 

Además, su uso en algunos poblados que encontramos a lo largo de la prueba, con rotondas, semáforos y los innecesarios badenes, reafirma que la transmisión necesita ser puesta a punto. 

La única posibilidad de evitar esto es gestionar los cambios de marcha de manera manual. Aquí encuentras otra sombra. Para hacerlo, hay que recurrir al selector de modos de conducción y activar el modo Manual para controlar la transmisión mediante las levas situadas tras el volante. Tampoco ayuda el pequeño retardo que se aprecia entre accionar la leva y que se ejecute el cambio de marcha.

No hay que sentar cátedra por el momento ya que, las unidades disponibles para la prueba son con total seguridad, unidades preserie, que suelen tener ajustes pendientes de cara a la versión final de producción...

Prueba del Peugeot 508 BlueHDi 180 EAT8

Es en el Parque Nacional de Mercantour donde dejo aparcado el Peugeot 508 GT y me subo al 508 GT-Line, asociado al propulsor BlueHDi 180. De primeras, basta recorrer unos pocos kilómetros, de curva en curva, para poder afirmar que esta combinación es la más equilibrada.

A nivel mecánico, el motor BlueHDi 180 combina mejor que el Puretech 225 con la caja de cambios automática EAT8. El par de 400 Nm es bastante más generoso que en la versión gasolina. Así mismo, la presencia del turbo hace que sea más sencillo recuperar a bajas vueltas. 

Eso sí, cuando durante esta prueba del Peugeot 508 exprimo un poco las marchas de la transmisión automática, la buena insonorización del habitáculo del 508 no consigue filtrar del todo el ruido del motor. En cualquier caso, es un motor agradable. Las especificaciones del Peugeot 508 con este motor no están nada mal: es capaz de acelerar de 0 a 100 en 8,3 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 235 km/h.

Nuevo Peugeot 508 2018

Diseñado para poder recorrer largas distancias, este cuatro cilindros y dos litros de cilindrada, anuncia un consumo medio de 4,7 litros cada cien kilómetros, según los estándares de homologación NEDC. En el mundo real, debemos añadirle casi un litro más si nos pesa el pie sobre el acelerador. En condiciones normales, si le añadimos mucha conducción por autovía o hacemos uso del modo ECO, sí que es posible acercarse a ese consumo declarado.

Precios y acabados del Peugeot 508

Con todo, podemos decir que el nuevo 508 no traiciona ese ADN de Peugeot en lo que a comportamiento se refiere. Es más, consigue posicionarse por encima de sus rivales generalistas en placer de conducción y agrado en marcha.

Las primeras unidades del Peugeot 508 llegarán en septiembre, aunque su comercialización oficial está prevista para un mes más tarde. La gama de precios del Peugeot 508 parte de los 30.250 euros, sin contar descuentos o acciones comerciales, para la versión Active asociada al motor BlueHDi 130. Existen cuatro niveles de acabados del Peugeot 508: Active, Allure (+1.750€), GT Line (+2.300€) y GT, cuyo precio parte de los 44.900€. 

Dependiendo del acabado escogido, se puede equipar un bloque de la familia de motores BlueHDi, disponibles con 130 CV, 160 CV y 180 CV o el motor gasolina PureTech de 180 CV. La variante GT es la única que puede equipar el motor PureTech 225.

Parte con un buen equipamiento

Una de las cosas que más me ha gustado saber durante esta primera prueba del Peugeot 508 2018 es que desde el nivel de acabado que da acceso a la gama cuenta con un equipamiento generoso: llantas de aleación de 17”, sistema multimedia con pantalla de 8” y conectividad Bluetooth, sensor de ayuda al estacionamiento trasero o arranque manos libres. Además, también se equipa de serie el Pack Safety, que contiene el sistema de frenado automático ‘Active Safety Break’, alerta por riesgo de colisión y alerta de cambio involuntario de carril.

Si este no te convence, aquí tienes todos los coches nuevos del mercado

Lecturas recomendadas