BMW M550d xDrive: ahora, en diésel

Diésel y potente. Sí.

Tenemos un nuevo integrante de la familia M Performance, así que vamos a aplaudir. Tras el BMW M550i xDrive, llega su versión diésel, el BMW M550d xDrive, con el motor de gasóleo más potente que se ha ofrecido nunca en un Serie 5. Bien, muy bien.

La marca anuncia que se trata de un propulsor 3.0 de seis cilindros dotado de la tecnología TwinPower Turbo… lo que quiere decir que lleva cuatro turbocompresores. Da 400 CV a 4.400 rpm (se ve que BMW apuesta todo al cuatro. Perdón por el chiste malo), su gasto de carburante va de 5,4 a 6,6 l/100 km y sus emisiones son de 142-173 g/km de CO2. El par máximo es de 760 Nm a 2.000 rpm.

Todo este chorreo de fuerza se manda a las cuatro ruedas mediante una transmisión automática de ocho velocidades, la conocida caja de cambios Steptronic, que se ofrece en el equipamiento de serie. El sistema inteligente xDrive reparte la potencia entre ambos ejes según las necesidades de cada momento.

Ahora, suma estos dispositivos a las cifras de las que hemos hablado anteriormente y tienes unas prestaciones dignas de los BMW M: 0 a 100 en 4,4 segundos (dos décimas más para la carrocería Touring, familiar) y una velocidad máxima de 250 km/h. Como sospechabas, está limitada automáticamente.

Prueba BMW Serie 5 Touring 2017: refinado y eficiente a más no poder.

En cuanto a su imagen, ya imaginarás que la frase es “el aspecto del BMW M550d xDrive refleja el elevado potencial dinámico del vehículo”. Lo hemos copiado del comunicado de prensa, pero podríamos haberlo dicho de memoria, ya que cada fabricante afirma eso de todo coche deportivo que saca al mercado. En este caso, significa que cuenta con el paquete aerodinámico M, la suspensión rebajada en 10 mm, llantas de aleación de 19 pulgadas y dirección activa integral (aunque eso, evidentemente, no forma parte de lo que se ve a simple vista. Pero ahí está y es bueno destacarlo).

En el interior, el volante y los asientos deportivos M (son opcionales, pero te los recomiendo encarecidamente, dada su comodidad y sujeción) con tapicería de cuero o tela y Alcantara aseguran el ambiente dinámico que el conductor de esta berlina espera encontrar. El dossier de prensa finaliza resaltando la tecnología, conectividad y la cercanía de la conducción autónoma. Entendemos su confort y seguridad, pero BMW es la marca que te pregunta si te gusta conducir. Y hablamos de un M550D. Pues eso.

Lecturas recomendadas