Así ‘ven’ tus faros, así ‘ven’ los de tu abuelo

Tener muchas luces es importante.

La nueva tecnología aplicada a los faros de los coches permite que los automovilistas de hoy en día vivan en el siglo de las luces, anuncia la marca del óvalo con este ingenioso juego de palabras. El importante contraste que supone la conducción nocturna en la actualidad y la que nuestros abuelos se vieron obligados a realizar queda patente en estos vídeos de Ford… y, especialmente, en la galería que ves sobre estas líneas.

En las imágenes, se muestra la visibilidad en vehículos que van desde un Ford T de 1908 a uno de los nuevos Ford Mustang. Ante ellos, un ciclista a 12 metros de distancia. Y, si pasas de una foto a otra, te darás cuenta de que la diferencia es abismal.

5 motivos por los que deberían volver los faros escamoteables.

Los usuarios del T tenían que encender las lámparas de acetileno antes de salir a la carretera. Hoy en día existen brillantes faros de Xenón (con una potencia tres veces superior a la de las bombillas halógenas) y de LED, además de sistemas que permiten que el coche frene automáticamente si detecta peatones. En medio de ambos extremos, hay vehículos de los años 30, 60, 70 y 90. 

Por supuesto, se ha tenido en cuenta que la velocidad a la que se puede ir ahora es superior a la que alcanzaba un Ford T. Pero la tecnología también permite que la iluminación se adapte al ritmo y al entorno. Asimismo, los faros se han diseñado para que difuminen el borde del patrón del haz, en lugar de desaparecer de manera abrupta, permitiendo que los objetos ocultos en la oscuridad aparezcan de forma gradual y no repentinamente.

Tags

  • Garaje
  • Faros de led
  • ford

Lecturas recomendadas