Los 8 pilotos que lograron el Mundial de F1 en el GP de Japón

Aquí están los 8 pilotos de F1 que se convirtieron en Campeones del Mundo en el GP de Japón. Senna y Schumacher son algunos de ellos.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ver galería

El país del sol naciente abrió las puertas de la gloria a 8 pilotos de F1 que se proclamaron Campeones del Mundo en el GP de Japón. Los mejores pilotos de la F1, como Senna o Schumacher, forman parte de dicho selecto club. Algunos de ellos, para conseguir tales proezas, condujeron los mejores f1 de la historia. Sin embargo, otros, con su talento, se sobrepusieron a sus mecánicas y a las dificultades de las carreras. Épica automovilística con mayúsculas. 

La nómina de Campeones del Mundo en el GP de Japón está compuesta por James Hunt (1976), Nelson Piquet (1987), Ayrton Senna (1988, 90 y 91), Alain Prost (1989), Damon Hill (1996), Mika Hakkinen (1998 y 99), Michael Schumacher (2000 y 2003) y Sebastian Vettel (2011). Todos ellos suman un total de 12 títulos mundiales. ¡Qué pasada!

James Hunt 1976: Campeón tras la retirada de Lauda

La primera edición del GP de Japón se disputó en 1976. Niki Lauda y James Hunt llegaron con opciones de conseguir la victoria final. El día de la carrera diluviaba sobre el Circuito del Monte Fuji.

Lauda, que apenas 3 meses antes había sufrido un terrible accidente en Nurburgring, abandonó voluntariamente la prueba en la segunda vuelta. Su gran rival, el británico, obtuvo el entorchado por un solo punto, e inauguró el listado de los Campeones del Mundo en el GP de Japón.

Nelson Piquet 1987: Una carambola del destino

El GP de Japón regresó al calendario en 1987 después de 9 años de ausencia. A esa cita se presentaron Nelson Piquet y Nigel Mansell como los únicos aspirantes a la victoria final. El británico sufrió un accidente en una de las sesiones de clasificación que le impidió disputar la carrera. De esta forma tan friki, el brasileño se sumó a la lista de corredores que fueron Campeones del Mundo en el GP de Japón. Se lo merecía, pero la suerte también estuvo de su parte.

Ayrton 1988: Primer título del emperador de Japón

Hablar de la categoría reina en la nación asiática es hacerlo de Ayrton Senna. El mito brasileño es el auténtico emperador de Japón. Su leyenda comenzó en Suzuka 1988.

El paulista firmó una de las mejores carreras de la Historia de la F1. Tras una mala salida en la que se caló su coche, consiguió remontar hasta dar caza a su enemigo íntimo, Alain Prost. Con ese triunfo sumó su primera corona gracias al mayor número de victorias, 8 en total, que el gallo galo. Comenzaba el idilio de Ayrton con el país oriental. Ya era uno de los corredores que se habían proclamado Campeones del Mundo en el GP de Japón.

Alain Prost 1989: Tricampeón en los despachos 

La extrema rivalidad entre Alain Prost y Ayrton Senna, todavía compañeros de equipo, resultó brutal en la siguiente temporada. No se dirigían la palabra. Y se profesaban un intenso odio mutuo. El zenit de las hostilidades se produjo en la prueba de Suzuka 1989. En un momento de la misma, chocaron sus dos McLaren después de que el franchute cerrara al carioca. Con los dos bólidos fuera de combate el título era para Prost. Sin embargo, Senna reemprendió la marcha y ganó la carrera. Con ese resultado la corona cambiaba de mano. Pero, Jean-Marie Balestre, capo de la FIA, compatriota y amigo de Alain, descalificó a Senna. Así el gallo galo consiguió ser tricampeón del Gran Circo, donde había más de un payaso. Logró en los despachos y gracias a la decisión de un paisano, unirse a otros Campeones del Mundo que lograron el título en el GP de Japón. 

Senna 1990: Revancha ante el galo y bicampeonato

El paulista se la tenía jurada a la parejita Balestre-Prost. Y no nos extraña. Por eso, no dejó pasar la oportunidad de darles un zascas en toda la boca. En la primera curva del GP de Japón 1990 Ayrton chocó intencionadamente con Prost. Así se metió en el bolsillo su segundo Mundial.

Ayrton 1991: Tercera corona del mito brasileño

Senna aterrizó en Suzuka con la firme intención de lograr la triple corona en el GP de Japón 1991. El británico Nigel Mansell era su rival en esa temporada. Sin embargo, el británico se autoexcluyó de la candidatura final al salirse de la pista y quedarse sin puntuar. El brasileño ya era tricampeón y un mito mundial. Se había convertido en el máximo exponente de los corredores que fueron  Campeones del Mundo en el GP de Japón. 

Damon Hill 1996: Un sueño hecho realidad

En la temporada de 1996, el éxito estaba en juego entre dos compañeros de equipo: Damon Hill y Jacques Villeneuve. El británico con más experiencia y ventaja en la tabla se postulaba como el gran favorito. Sin embargo, el joven canadiense se lo puso difícil hasta que su Williams perdió una rueda. La gloria fue para el hijo de Graham Hill. Ya era hora.

Hakkinen 1998: El finés le birla el Mundial a Schumi

Hakkinen y Schumacher estaban en Suzuka 1998 separados por 4 puntos a favor del primero. Tras realizar una remontada flipante, Schumacher vio arruinadas sus esperanzas por el pinchazo en un neumático trasero. El triunfo y la gloria fueron para el escandinavo quien, de paso, se unió a los Campeones del Mundo que sellaron el Campeonato en el GP de Japón.

Hakkinen 1999: Mika se lleva la gloria ante Irvine

Eddie Irvine llegó al GP de Japón 1999 con el sueño de adjudicarse el título. Tenía 4 puntos de ventaja sobre Hakkinen. Pero ganó la carrera el finlandés mientras que Ervine solo fue tercero, curiosamente por detrás de su compañero de equipo Michael Schumacher. El único resultado contrario a los intereses del escocés fue el que se produjo. Cosas del destino.

Schumi 2000: Michael se la devuelve a Hakkinen 

Nuevamente Schumacher y Hakkinen se jugaron el Campeonato. Fue en el GP de Japón 2000. El alemán aterrizó en Suzuka con una pequeña renta de 8 puntos frente al finlandés. Michael venció la prueba por delante de Mika. Así consiguió su tercera corona, la primera con Ferrari. La estrella teutona se había incorporado al club de aquellos ases que Campeones del Mundo en el GP de Japón. Por cierto, La Scuderia rompió una sequía de 21 años en los que no se había comido un rosco.

Schumi 2003: Michael supera a Fangio

En el GP de Japón 2003 Michael terminó octavo la carrera y Kimi segundo. A pesar de ello, el alemán se marchó de Suzuka con su sexto campeonato bajo el brazo, superando el récord de  5 victorias de Juan Manuel Fangio. Se llevó el gato al agua por dos puntos de diferencia sobre otro finés, Kimi Raikkonen.

 Vettel 2011: El campeón más joven de la historia

El rubito alemán se convirtió en Suzuka 2011 en el piloto más joven de la historia de la F1 en llevarse una corona. El pipiolo, que por aquel entonces tenía 24 años, 3 meses y 6 días, se sumó a la selecta pandilla de los colegas que consiguieron ser Campeones del Mundo en el GP de Japón. La temporada fue un paseo en el que no tuvo rival. Así lo demuestra el hecho de que se impusiera en 11 carreras y su perseguidor Jenson Button, solo en dos. No hubo ni lucha ni emoción. Solo mucha aerodinámica de Adrian Newey y la exhibición del famoso dedito índice del alemán.

Ver galería

 

 

 

Tags

  • F1
  • Pilotos F1