Combate de pesos ligeros: Caterham Seven 275 S contra 275 R

La mejor decisión de tu vida...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Texto: Ollie Marriage

¿Qué es esto? 

Caterham Seven 310R: el niño no deseado

Esto es el Caterham Seven 275 con sus dos acabados estrella: S y R. Se trata del modelo intermedio de los tres disponibles en España en este momento, respaldado por debajo con la versión de acceso 165 -con un motor Suzuki de tres cilindros y 80 CV- y por encima con el 485 -de dos litros y 240 CV, algo mucho más serio-. Sí, la gama patria es bastante escasa comparada con la que pueden disfrutar en el Reino Unido, donde existen las variantes 160, 270, 310, 360, 420, 620 y CSR. Es lo que hay. 

Muy bien, ¿cuál es la diferencia entre estos dos?

Se trata de una cuestión de uso: el modelo S está más orientado a la conducción en carreteras abiertas al tráfico y por ello es más comprensivo con el día a día. La versión R está pensada para su disfrute en circuito y por ello resulta mucho más crítica en todos los aspectos. Pero tiene diferencial autoblocante, volante motor aligerado, arneses y una suspensión Bilstein. 

Háblame de sus motores

El deportivo de Caterham que nunca existió...

Los dos llevan puesto el motor 1.6 de origen Ford que, en ambos casos, entrega 135 CV y 165 Nm de par. ¿Te parece poco? Piensa que el conjunto hace a la báscula marcar sólo 540 kg y empieza a hacerte una idea de lo que molan en movimiento. 

¿Entonces?

Como ya te he dicho, las diferencias entre el Caterham Seven 275 S y el R están en su objetivo final, no en su motor. Aunque es cierto que el bloque del R suena distinto y, gracias a su volante motor aligerado, parece más alegre que el de su primo más cómodo -si se puede calificar a un Caterham como cómodo, claro-. 

¿Y cómo van?

Como dos tiros. Es cierto que el R castiga un poco más al cuerpo, pero en realidad estamos hablando de dos coches en los que la comodidad no puede estar entre tu lista de prioridades. La versión S es más suave pero supone un pequeño paso atrás en el concepto del Seven, porque sacrifica su rendimiento para lograr ser más amistoso con sus ocupantes. Pero no lo consigue. Así que, sí: han hecho un pan como unas hostias. 

Pues nada, dame precio del R... 

Por si no te llega: el Caterham Seven de LEGO

Hoy me he levantado generoso y te voy a dar el precio de los dos: el Caterham Seven 275 tiene un precio base en España de 42.470 euros -sí, es casi el doble de lo que podría costar en Inglaterra-, a los que tendrás que añadir el coste de los respectivos paquetes S o R que valen, respectivamente, 4.964,85 y 9.378,04 euros. Son dolorosos y, teniendo en cuenta que el precio del R se acerca peligrosamente al coste de hacerte con un Señor BMW M2... hace retroceder al más pintado. Eso sí: el coupé alemán no te va a ofrecer jamás las mismas sensaciones en circuito. Pero sí puertas. Y techo. Y asientos para personas... cuestión de prioridades. 

¿Conclusión?

Creo que ha quedado bastante clara a lo largo de toda la comparativa: comprar un Caterham es comprar diversión en un pequeño -y ligero- frasco. Así que olvídate del S y lánzate a por el R. No te va a defraudar y sentirás que tienes la herramienta de conducción en circuito definitiva. Y eso mola mucho... 

Tags

  • caterham