Pasar al contenido principal

Leyendas de Le Mans #9: Peugeot 905 EVO, el avión con motor de F1

Peugeot 905

El gran triunfo de Peugeot en Le Mans, gracias a la aviación y a la Fórmula 1

Durante la presente edición de las 24 Horas de Le Mans se cumplen nada más y nada menos que 30 años desde la primera victoria de Peugeot en la legendaria prueba de resistencia gracias a su Peugeot 905 EVO del Grupo C.

Peugeot 9X8: ¿Un hypercar de Le Mans sin alerón trasero?

Un triunfo que los franceses repitieron un año después gracias a un sensacional bólido con casi 700 CV y una carrocería propia de la aviación. Para la marca, todo un icono y una demostración de lo que pueden hacer en la carrera de resistencia más importante del planeta.

De hecho, gracias a este momento y a la herencia derivada de aquellas dos victoria, los del león volverán a Le Mans el próximo año con el Peugeot 9X8, un hypercar enmarcado en la normativa LMH que volverá a luchar para subirse al escalón más alto del podio.

Tecnología de aviación y de Fórmula 1

La historia del Peugeot 905 trasera

El Peugeot 905 fue desarrollado a finales de los 80' con ayuda de otras marcas y grandes ingenieros. Una de esas compañías fue Dassault, un nombre que le sonará a los amantes de la aviación por haber fabricado grandes cazas de combate como el icónico Dassault Mirage o el Rafale.

Leyendas de Le Mans #8: Mercedes-Benz C9, el más rápido de la historia

Se encargaron de diseñar el chasis de fibra de carbono del coche y parte de la carrocería, que fue impulsada por un motor SA35-A1 V10 a 80º atmosférico de 3,5 litros muy similar a las unidades de potencia de Fórmula 1 de la época.

Su mayor carta fue un extraordinariamente bajo peso de solo 750 kg, junto a tecnologías tan novedosas como una caja de cambios de triple embrague de carbono.

Comienzos problemáticos y evoluciones acertadas

Historia del Peugeot 905 noche

Inicialmente, el Peugeot 905 tuvo multitud de problemas fiabilidad. Algo bastante propios de proyectos que acaban de nacer. No podía seguir el ritmo de los grandes Grupo C, como el Jaguar XJR-14, pero en 1992 recibió una importante actualización que otorgó más potencia y seguridad a su motor y caja de cambios.

Además, se reposicionó la aerodinámica general del vehículo y se eliminaron los endplates del splitter frontal con el objetivo de equilibrar el nivel de carga a lo largo de todo el coche en pro de la estabilidad sobre el asfalto en curvas de gran velocidad.

En 1991, el Peugeot 905 EVO 1 #5 abandonó por rotura de motor, mientras que el Peugeot #6 lo hizo por caja de cambios. Ya en 1992, Dereck Warwick, Yannick Dalmas y Mark Blundell se alzaron con la victoria en Le Mans a bordo de un Peugeot 905 Evo 1 bis, con uno de los otros dos coches del equipo en tercera posición.

Leyendas de Le Mans #6: Ford GT40, en la cima gracias a Carroll Shelby

En aquel año, el fabricante también consiguió un doblete en Donington Park, la victoria y tercera posición en Suzuka y otro doblete en Magny-Cours, lo que les valió la victoria en el Campeonato Mundial de Constructores.

En 1993, la historia se volvió a repetir con un indiscutible triplete que llevó a Christophe Bouchut, Eric Hélary y Geoff Brabham a la victoria. Todos los coches franceses acabaron por delante del equipo oficial de Toyota y su TS010, que terminó a 11 vueltas de la cabeza.

Después de 1993, hubo amagos para desarrollar el Peugeot 905 B, pero el proyecto se abandonó ante la caída de popularidad de Le Mans y el ascenso de la Fórmula 1. El fabricante francés, finalmente, se centró en su actividad como motorista de F1 y su participación en resistencia se evaporó.

Y además

Buscador de coches