Pasar al contenido principal

Los días en que el Mazda2 fue un coche eléctrico

demio utilitario coches electricos ciudad flotas
Uno de los coches eléctricos más desconocidos.

El Mazda2 es uno de los utilitarios más chulos e interesantes del mercado: diseño bonito, interior de calidad y motores refinados y eficientes. Es chulo y lo sabes. Ahora bien, lo que quizás no sepas es el que existió un Mazda2 eléctrico hace más de una década, siendo uno de los coches eléctricos para un uso urbano más prometedores de su tiempo.

El Mazda2 EV, o mejor dicho, el Mazda Demio EV (Demio es el nombre de este coche en Japón)  fue un coche desarrollado y comercializado por Mazda en Japón bajo contrato de leasing. Sí, era un experimento con ruedas, ya que el objetivo era desarrollar y comercializar un coche eléctrico libre de emisiones para un uso urbano.

 

 

El objetivo de Mazda era crear 100 ejemplares del Mazda Demio EV, pensando en grandes flotas para entes públicos o empresas de la Región de Chugoku, en el oste de Japón, cerca de la sede de Mazda. En octubre de 2012 los coches eléctricos aún no eran muy populares y el objetivo de la marca era mejorar su conocimiento sobre la materia.

 

200 km de autonomía y un peso contenido

Sin duda, los coches eléctricos en zonas muy densamente pobladas de Japón son una herramienta interesante para reducir las emisiones y Mazda tenía claro que antes o después serían una realidad. El Mazda2 eléctrico contaba con una batería de iones de Litio con una capacidad de 20 kWh. No parece una capacidad muy alta pero en este coche eléctrico hacía maravillas.

Hay algunos datos que destacan de este proyecto. El primero es el peso: apenas 1.180 kilos de peso. Lo segundo, un motor eléctrico de 102 CV y 150 Nm de par. Pero lo más interesante es el consumo eléctrico: dado su bajo peso, se cifraba en 100Wh/km, lo que dotaba a este pequeño utilitario una autonomía teórica real de 200 kilómetros. Perfecto para un uso diario en cualquier ciudad.

 

demio utilitario coches electricos ciudad flotas

 

Además, contaba con una carga estándar de 200V y 15 Amperios y un sistema de carga rápida. Con el primer sistema necesitaba ocho horas para cargar por completo la batería, mientras que con la carga rápida apenas necesitaba 40 minutos para conseguir el 80%. 

No hay duda que las cifras del Mazda2 eléctrico son muy interesantes y podrían ser perfectamente de un coche actual. Además, otro elemento destacable es que pese a las baterías, no se perdía ni un centímetro de espacio interior ni capacidad de maletero.

El Mazda2 EV fue un buen experimento para Mazda que a buen seguro le habrá servido para el desarrollo del Mazda MX-30, el primer coche eléctrico de gran producción de la firma japonesa. Sin duda, este SUV compacto eléctrico juega con la baza de la imagen, pero si hablamos de practicada para un uso urbano, un Mazda2 eléctrico quizás tendría más sentido. ¡Lo esperamos de nuevo para los próximos años!

Buscador de coches

Y además