Pasar al contenido principal

Meyers Manx, el buggy que lo empezó todo, se pasa al mundo de los coches eléctricos

Buggy Meyer Manx eléctrico

El Electric 2.0 se comercializará a partir de 2024

A Meyers Manx se le atribuye la creación del icónico buggy para dunas, un vehículo recreativo diseñado para abordar las playas de arena y lucir genial en la costa. Basado en el Volkswagen Beetle original , el difunto Bruce Meyers inició un movimiento automotriz y cultural con su creación. Ahora, la compañía presenta su primer vehículo nuevo en seis décadas.

Conocido simplemente como Electric 2.0, el recién llegado conserva el estilo clásico y simple de sus predecesores; algo que los clientes objetivo seguramente apreciarán. Pero, como su nombre indica, no hay nada anticuado en el funcionamiento interno. Si bien aún está en desarrollo, Meyers Manx está preparado para ofrecer Electric 2.0 en dos versiones.

Una batería de 20 kWh proporcionará hasta 241 kilómetros de autonomía, pero aún no se han determinado las cifras de potencia. Sin embargo, se espera que la variante de 40 kWh tenga 482 kilómetros de rango de viaje, 202 CV y 325 Nm de par. Con un peso en vacío estimado de 748 kilos, debería poder alcanzar los 96 km/h en 4.5 segundos.

La compañía californiana señala que el Electric 2.0 se motivará con una configuración de dos motores, los cuales proporcionarán un "control preciso" de cada rueda trasera. El motor, los frenos, el tren de engranajes y el inversor estarán alojados en una sola unidad, lo más probable es que ahorre espacio. 

El buggy de dunas completamente eléctrico utilizará un chasis monocasco completamente de aluminio que mantendrá el peso bajo.

En la parte trasera, encontrarás suspensión trasera independiente y frenado regenerativo. Los discos en las cuatro esquinas proporcionan la potencia de frenado, mientras que el freno electrónico ahora es eléctrico. 

Al igual que el original, las ruedas expuestas cuentan con neumáticos gruesos con tapacubos de la vieja escuela, que funcionan bien con la carrocería curvilínea, que se ve aquí en verde oscuro. Sin embargo, hay algunos guiños a la era moderna, especialmente en la parte trasera.

Las luces LED actualizadas le dan al Electric 2.0 un aspecto retro, pero aún está claro de dónde se inspiró el equipo de diseño. En el interior, encontrarás un tablero de instrumentos bien diseñado pero minimalista, con inserciones del color de la carrocería, amarres de cromo y un velocímetro ubicado en el centro. 

De serie, habrá un sistema de carga de 6 kW, pero estará disponible un cargador rápido de CC opcional (hasta 60 kW).

Es notablemente compacto y mide sólo 3,13 metros de largo. Tampoco es particularmente ancho, con 1,78 metros. "El nuevo Manx 2.0 Electric está diseñado para superar las expectativas. Es simple y entrañable y aprovecha el espíritu de diversión. El diseño atemporal saca a relucir a su niño interior. Se trata de pasión", comentó el CEO Freeman Thomas.

Aunque aún no se ha confirmado el precio, la compañía comenzará a recibir solicitudes y pedidos anticipados de Electric 2.0 a través de su sitio web después de que el buggy a batería se presente al público a finales de este mes. 

Las entregas a los clientes comenzarán en 2024, aunque un programa especial Meyers Manx Beta espera entregar 50 coches a clientes especiales en 2023. 

Los primeros clientes brindarán retroalimentación a la compañía a medida que perfeccionan el producto final. Volkswagen también jugó con la idea de un buggy electrificado, pero dejó de lado los planes a favor de un SUV resistente. Mientras tanto, el fabricante de automóviles alemán se ha propuesto convertir el ID.4 en un auténtico coche de rally.

Y además

Buscador de coches