Nuevo Škoda Octavia: así se hace (y renueva) un súperventas

El Octavia, el superventas de Škoda cumple 20 años. Con un diseño más dinámico, motores más eficientes y una dotación tecnológica sin precedentes el nuevo Octavia abre un nuevo capítulo en su historia de éxitos.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Nuevo Skoda Octavia

TopGear.com para Škoda

Si lo miras de frente no tardarás en darte de cuenta de que este no es el de siempre. El de las fotos es el nuevo Škoda Octavia, la nueva generación del superventas checo que llega con nuevo diseño, motores más eficientes y una dotación tecnológica y de seguridad sin precedentes.

El Škoda Octavia inicia su tercera década de éxitos con más fuerza y nuevas cualidades. Lo de superventas lo acreditan los más de cinco millones de unidades que ha vendido desde su lanzamiento, allá por 1996.

[YT:ju9ZL4zPjss]

Larga vida al Škoda Octavia

Václav Havel, por aquel entonces presidente checo, dio el pistoletazo de salida a la historia del Škoda Octavia un 3 de septiembre de 1996.

Havel inauguró la nueva sección de la planta de Mladá Boleslav, una línea de producción moderna, en unas instalaciones de 32.000m que comenzó a funcionar con el que estaba llamado a ser un superventas.

En realidad, para conocer la historia completa de este coche hay que remontarse a 1992, un año después de que Škoda entrara a formar parte del grupo Volkswagen. Este dato es importante porque la berlina se desarrolló sobre una plataforma del grupo alemán que, por aquel entonces, era completamente nueva.

La primera generación del Škoda Octavia debutó el Salón de París de 1996. Impresionó por su versatilidad, funcionalidad, generoso espacio interior, eficiencia económica, diseño y relación calidad-precio.

En el momento de su lanzamiento al mercado, disponía de tres opciones mecánicas: dos motores de gasolina y cuatro cilindros y un turbodiésel.

En 1997 había vendido casi 50.000 unidades; un año después, casi duplicó la cifra.

En 1998 llega la versión familiar, el Octavia Combi. Debutó en el Salón de Ginebra. 

La segunda generación llegó en 2004. Otra vez en la muestra suiza.

Este Octavia tenía un interior todavía más espacioso, un maletero más grande y tecnología de última generación (para aquella época...).

Entre las novedades mecánicas destacaba la introducción de los motores de gasolina con inyección directa, los cambios automáticos y de seis marchas y el cambio DSG.

En esta generación la familia crece con la llegada del Octavia RS (2006).

Entre 2004 y 2012 Škoda vende 2,5 millones de Octavias.

La tercera generación comienza su producción en noviembre de 2012.

Comparado con el anterior, gana espacio en todas las cotas. 

Para más seguridad, el Octavia de tercera generación equipa hasta nueve airbags; al mismo tiempo que mejora la eficiencia y el placer de conducción con una variada oferta mecánica (cinco motores diésel y otros tantos gasolina).

El vehículo un millón de esta generación sale de la cadena de ensamblaje de Mladá Boleslav en marzo de 2016.

Nuevo Škoda Octavia, visto por fuera...

El Octavia recibe un lavado de cara para afrontar su treintena con un aspecto más dinámico y poderoso.

Los cambios estéticos en la carrocería se centran en los paragolpes, la parrilla y los faros (que ahora son de LED en casi todos los acabados).

... y por dentro

La nueva generación del Škoda Octavia y del Škoda Octavia Combi llega precedida por su fama de coche amplio.

Esto no cambia. En ambas versiones, el espacio de piernas trasero es de 73 mm, la anchura de la zona de codos tiene un total de 1.454 mm en la parte frontal y de 1.449 mm en la parte posterior, y la longitud interior es de 1.782 mm.

Con el respaldo del asiento del pasajero delantero plegado es posible transportar objetos de hasta 2,92 m de largo. La capacidad del maletero de la berlina es de 590 litros (1.580 litros con los asientos traseros plegados); mientras que en el Combi la capacidad es de 610 litros (o 1.740 litros con los asientos traseros plegados).

Los detalles dependen del acabado elegido:

- la versión Ambition tiene el borde de las rejillas de decoración, las molduras del volante de tres radios y el marco del panel de control en cromo

- el acabado Style luce franjas decorativas especiales

- en el nivel L&K, las franjas decorativas de las puertas se benefician del sistema de luz ambiente que puede configurarse con hasta 10 colores distintos.

Seis motores, cambio DSG y tracción total

La nueva generación del Octavia llega con varios motores a elegir.

Tres son de gasolina:

- TSI 1.0 de 115 CV. Con este motor el conjunto acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 sgs (10,1 sgs si es el Combi) y alcanza una velocidad máxima de 203 y 201 km/h.

- TSI 1.4 de GNC. Ofrece 110 CV y una aceleración de 0 a 100 Km/hora de 10,9 segundos en el caso del Octavia y 11 sgs para el Octavia. Combinado con el cambio DSG de siete marchas emite menos de 100 gramos de CO2; de serie viene con un cambio manual de 6 marchas.

- TSI 1.4 de 150 CV. y un consumo de 4,9 litros a los 100 kms si se pide combinado con el cambio DSG de siete marchas.

Todos los diésel se ofrecen con turboalimentación, inyección directa TDI y tecnología de cuatro cilindros y cuatro válvulas por cilindro:
- TDI 1.6 de 115 CV. Tarda 10,1 sgs en llegar a 100 km/h desde parado.
- TDI 2.0 de 150 CV. De serie viene con cambio manual de seis marchas. Alcanza una velocidad punta de 218 y 216 km/h, para el Octavia y el Octavia Combi respectivamente.

Y una dotación tecnológica sin precedentes

Del nuevo Škoda Octavia se puede decir que es más tecnológico y seguro sin que ambas cosas sean excluyentes, sino todo lo contrario.

Tanto la berlina como el familiar cuentan con un montón de sistemas de ayuda a la conducción que aumentan la tranquilidad de quien va al volante y quienes ocupan los otros cuatro asientos.

Entre otras muchas funcionalidades, los sistemas activan los frenos del vehículo cuando detectan una colisión inminente con peatones; avisan al conductor cuando algún vehículo se sitúa en su ángulo muerto, o de la fatiga o si el vehículo abandona el carril de forma no intencionada; mantienen al vehículo a una distancia constante del coche de enfrente; controlan las luces largas; reconocen señales de tráfico; y aparcan el vehículo de forma autónoma, incluso ofrece ayuda cuando este lleva remolque.

Otras funciones como el Control de Estabilidad Electrónica impiden que el vehículo se desvíe en durante los giros cerrados. Mientras que el Control Adaptativo de Crucero (ACC), basado en un radar, mantiene el espacio deseado con el vehículo de delante a una velocidad fija, frenando o acelerando de forma automática.

Este sistema de seguridad usa cuatro niveles distintos de intervención cuando reconoce un peligro si el coche se acerca demasiado al vehículo de delante. Al principio emite una alerta visual, y luego una alerta visual y acústica. Llegado al tercer nivel, el sistema inicia una frenada parcial.

Aquellos conductores a los que no les guste aparcar, tiene la función de Park Assist. Este sistema gira el vehículo hasta aparcarlo en fila o activa la marcha atrás cuando se quiere aparcar en batería. Puede activarse a velocidades de hasta 40 km/h para reconocer plazas de aparcamiento en fila o hasta 20 km/h en el caso de las plazas en batería.

La función Light Assist completa las medidas de seguridad. Sin luz y a velocidad de hasta 60 km/h, la cámara multifunciones detecta vehículos situados por delante (a una distancia de hasta 400 m) y del tráfico en dirección opuesta (hasta 1000 m), y apaga las luces largas de ser necesario. El conductor puede ‘invalidar’ el sistema en cualquier momento.

Mención aparte merece el sistema Škoda Connect. Son cuatro sistemas de infoentretenimiento con pantallas capacitivas. Esta herramienta ofrece información del tráfico en tiempo real (ideal para evitar atascos y buscar rutas alternativas) y permite a los ocupantes estar permanentemente conectados.

Por último, el sistema Car Connect proporciona asistencia y ayuda en caso de emergencia.

 

Lecturas recomendadas