Adiós, Bugatti W16: un último paseo en los Veyron y Chiron

Bugatti tiene un nuevo hiperdeportivo pensado para sobrepasar todos los límites, pero ya no se moverá por el icónico motor W16 que han utilizado el Veyron y el Chiron. Por ello, hemos decidido dar una última vuelta en estos coches para despedirlo como se merece.

Bugatti ha decidido pasarse al motor V16 en su nuevo hiperdeportivo y, aunque se trata de una mecánica espectacular, no podemos evitar sentir tristeza por la despedida del motor W16, un elemento ya icónico de la firma. Por ello, hemos decidido decir adiós como se merece a esta mecánica a bordo de los Bugatti Veyron y Chiron.

No cabe duda de que estos coches han supuesto un antes y un después entre los coches más rápidos del mundo. La locura comenzó con el Bugatti Veyron y el Bugatti Chiron se dedicó, no a reformular el concepto de aquel hiperdeportivo de los 2000, sino a afinar la receta. Tanto es así, que incluso está preparado para soportar una prueba de choque de un prototipo de Le Mans.

En definitiva, la ingeniería más avanzada siempre ha estado detrás de estos coches. Es por eso que el Chiron, además de aumentar la potencia de su W16 de 8 litros hasta los 1.500 CV y a 1.600 CV en el Super Sport, también es un coche que se conduce de forma diferente. 

Es así, por ejemplo, con sus cuatro turbos. Por debajo de 3.800 rpm, dos de ellos están en funcionamiento, pero los otros dos reciben aire por encima de esas revoluciones. Suma esto a un chasis más rígido que el del Veyron, mejor aerodinámica y un estilo espectacular y tendrás un cóctel perfecto para la emoción en carretera.

 

Ahora bien, esto no se limita a las líneas rectas. Los ingenieros de Bugatti quisieron que el Chiron también fuera un gran coche en carreteras de curvas, por ejemplo, gestionando la entrega de potencia que se desviaba a los ejes. Es así como se creó un hiperdeportivo que, en realidad, es cómodo de conducir más allá de las rectas, aunque muchos no se lo esperen.

Batiendo récords

Aun así, los Bugatti modernos tuvieron el objetivo de traspasar todos los límites y eso es algo que logró el jefe de pilotos de pruebas de la marca, Andy Wallace, en un Bugatti Chiron Super Sport 300+. A bordo de aquel coche, alcanzó nada menos que 304.7724 mph (490,4837 km/h) en el circuito de Ehra-Lessien.

Wallace llegó a la firma de Molsheim en 2011 y, aunque se perdió la llegada del Veyron, ha podido conducirlo, junto a otros coches de la compañía. Según señala, conducir el Veyron Super Sport por primera vez le rompió los esquemas, ya que no pensó “que un coche de calle pudiera ser tan rápido”.

Sea como fuere, los años han pasado y llegó el Chiron en 2016. En todo este tiempo, ¿en qué se ha visto superado el Veyron? Según el jefe de pilotos de pruebas, aunque hay menos potencia y es un coche de hace casi 20 años, ha aguantado bien el paso del tiempo en diseño, aunque elementos como los frenos hacen notar cómo han avanzado las cosas.

Nuevo Bugatti Tourbillon: V16 híbrido con 1.800 CV y 300 km/h en 10 segundos

Aun así, el hiperdeportivo de Bugatti mantiene su dignidad y esto viene de una persona que está muy familiarizada con los coches más rápidos del planeta. Wallace alcanzó 217 mph (349 km/h) en un Jaguar XJ220 y 243 mph (391 km/h) en un McLaren F1 antes de su marca con el Chiron Super Sport 300+. Marca que, por cierto, vino acompañada de algún momento tenso.

Según recuerda Andy Wallace, se reasfaltó una zona del circuito de Ehra-Lessien y había un leve bache en el punto en el que se juntaba el asfalto nuevo y el viejo. En las tandas de prácticas, el coche daba un pequeño salto al pasar por ahí y el viento no hacía las cosas más fáciles, pero el último día no había apenas aire.

Bugatti Chiron Super Sport 300+.
Bugatti Chiron Super Sport 300+.

Así, comenzó el intento y encaró el recorrido más rápido. Llegó el bache, el coche saltó y aterrizó bien, de manera que mantuvo el pedal a fondo, con la siguiente curva acercándose más rápido que nunca y el Veyron moviéndose levemente de lado a lado, no por la aerodinámica, sino por el propio movimiento de las ruedas, que afectaba a la suspensión.

Sea como fuere, el coche alcanzó 490 km/h antes de la curva, aunque Wallace afirma que podría haber ido más rápido si la recta hubiera sido un par de kilómetros más larga. Aun así, se trata de un récord vigente, pero que alguien romperá algún día. ¿Qué le diría el piloto a quien lo intente en un futuro? “Buena suerte”. ¿Podría él mismo intentar superar su marca con otro coche? No lo descarta…

Quién sabe qué nos deparará el futuro y qué nos ofrecerá Bugatti en los años venideros, pero es innegable que el motor W16 de Bugatti, junto a todo lo que ha configurado sus icónicos hiperdeportivos, quedará en los libros de la historia del automovilismo. Son coches que han hecho historia, especialmente en el caso del Veyron, que abrió la veda a una nueva era de velocidad.

Un motor y unos coches que han hecho historia

Richard Hammond, al volante de un Bugatti Veyron, compitiendo contra un caza
Richard Hammond, al volante de un Bugatti Veyron, compitiendo contra un caza

En Top Gear lo sabemos bien, con Jeremy Clarkson compitiendo contra Richard Hammond y James May en una carrera entre el norte de Italia y Londres, así como con Hammond poniendo cara a cara a este hiperdeportivo con un caza Eurofighter. Incluso James May llevó un Veyron Super Sport a Ehra-Lessien para alcanzar nada menos que 417 km/h.

Más tarde llegó el Chiron, con Chris Harris probándolo a fondo y, más adelante, con nuestro compañero Ollie Kew llevando una unidad por encima de los 400 km/h en Cabo Cañaveral. Sin lugar a dudas, muchas experiencias emocionantes asociadas a estos coches.

Así, aunque las opiniones sobre estos hiperdeportivos pueden ser variadas, sin ellos es posible que marcas como Koenigsegg o Hennessey no estuvieran hoy en día buscando ser los más rápidos del mundo. Es una lucha que reavivó el Veyron, que mantuvo el Chiron y que le debemos al motor W16 8.0 de Bugatti que Ferdinand Piëch quiso tener en estos coches. 

De esta forma, no cabe duda de que los coches más veloces alcanzarán otros niveles y todo avanzará. Llegarán otras épocas, sí, pero tenemos suerte de haber vivido esta gracias a la firma de Molsheim.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: VídeoHiperdeportivos, Motor,