Aston Martin Vantage V12: "Odio verte ir pero me encanta verte partir"

Aston Martin Vantage V12

Es el último V12 en salir de fábrica...

Texto original de Craig Jamieson

Esto es un adiós. No de nosotros, por supuesto, tendrá que sacarnos de aquí con una palanca sobrecalentada, sino para el Aston Martin V12 Vantage. Por todas las razones que cabría esperar, los motores como estos han tomado prestado todo el tiempo que pueden. La compañía dice que este es el último Vantage en salir de fábrica con un V12.

Aston Martin también dice que la producción está "estrictamente limitada a solo 249 ejemplares en todo el mundo, con todas las unidades vendidas antes del lanzamiento", y que se entregarán a finales de año. Entonces, para la mayoría de nosotros, es un poco un adiós irlandés.

Pero, a diferencia del zorro que nunca descubrió qué tan agridulces eran esas uvas, al menos podemos tener una idea de qué esperar del último V12 Vantage. El sabor dominante, como era de esperar, es el V12 biturbo de 5.2 litros de Aston. Aquí, entrega 700 CV y 752 Nm de par, lo que le da al deportivo "más potencia y torque que cualquier Vantage Roadster anterior". 

Lo que quizás no hayas asumido es "hasta diez veces la carga aerodinámica del Vantage Roadster de producción en serie". La carga aerodinámica se debe a un divisor delantero, un difusor trasero y un alerón trasero, y el modificador 'hasta' se debe al hecho de que el alerón trasero es una opción, a diferencia del equipamiento estándar en el cupé Vantage V12.

Aston no dice qué efecto tiene el alerón (que curiosamente no está en sus imágenes promocionales iniciales) en la velocidad máxima de 322 km/h del V12 Vantage Roadster pero, dado que la carga aerodinámica del V12 Vantage Coupe es de 204 kg a esa misma velocidad, probablemente podamos asumir que el Roadster seguirá alcanzando la doble tonelada. O mejor dicho, podría.

Un dato que es más probable que obtenga una demostración en el mundo real es que acelera de 0 a 96 km/h en 3.5 segundos. El cambio automático de ocho velocidades estándar, con diferencial de deslizamiento limitado y 315 mm de ancho son una buena combinación para aquellos que no tienen delicadeza, y 360 CV de fuerza por tonelada es más que suficiente para eso

El mismo hardware de suspensión que el cupé V12 Vantage mantiene todo en equilibrio, mientras que los frenos cerámicos de carbono (discos de 410 mm en la parte delantera y 360 mm en la parte trasera) lo recuperan todo cuando desaparece el peligro. 

Según Aston, los frenos de carbono ahorran unos 23 kg de peso no suspendido en comparación con los discos de acero, lo que parece una consideración extraña para un descapotable. 

El paragolpes delantero, el capó, los guardabarros delanteros y los faldones laterales están hechos de fibra de carbono, mientras que el paragolpes trasero y la tapa del maletero están hechos de un “compuesto que ahorra peso”. 

También hay una batería liviana, un escape de acero inoxidable de pared delgada (que ahorra 7,2 kg) e incluso la opción de llantas de aleación forjadas para ahorrar otros ocho kilos. No acaba aquí la cosa: los compradores pueden ahorrar hasta 7,3 kg al optar por asientos de cubo de carbono con ajuste manual en lugar del habitual asiento lujoso de Aston.

Y toda esta dieta significa que el V12 Vantage Roadster es... 110 kg más pesado que el V8 Roadster de producción regular, incluso si marca todas las opciones de aligeramiento. Pero esperar que un Aston V12 descapotable se acerque a un peso ligero es perder el punto tanto como esperar que sea barato, económico o particularmente práctico. 

El V12 Vantage siempre existió como una propuesta de 'porque quieres uno', con los días contados casi casi desde el día de su lanzamiento .Y si esto realmente es un adiós, entonces deberíamos darle al V12 Vantage la respetuosa despedida que se merece. Así que aquí va: odio verte ir, pero me encanta verte partir.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: roadsterCoches descapotables