Un Ferrari Testarossa, encontrado tras pasar casi 20 años abandonado

Ferrari Testarossa abandonado durante casi 20 años
Foto del redactor Sergio Ríos

No estoy llorando. Estoy sudando por los ojos.

Tener un Ferrari en propiedad es uno de esos sueños que muchos amantes del motor tenemos. Por ello, ver uno aparcado durante años y sin recibir ningún tipo de cuidado no es algo fácil de digerir. Un ejemplo es este Ferrari Testarossa, que se ha encontrado tras pasar casi 20 años abandonado en un parking.

Ha sucedido en Francia. Lo que veis es una unidad de uno de los mejores deportivos de los años 80, la cual prácticamente no ha sido utilizada desde que se fabricó. Se trata de un ejemplar de 1989, por lo que no es uno de los codiciados modelos que montaban un solo espejo -el llamado Monospecchio-. Sin embargo, su dueño lo compró en 1992.

Viejas glorias: Ferrari Testarossa

Fue hace 30 años cuando este Testarossa abandonado fue adquirido por el empresario ‘Jaques S’. Lo obtuvo de un agente de la firma italiana en Mulhouse, al este de Francia. Así, se hizo con un superdeportivo inconfundible por su diseño Pininfarina y por su mecánica: un motor V12 con 390 CV que le permitía pasar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos.

Sin duda, se trataba de un coche para disfrutar en la carretera, pero la verdad es que no fue aprovechado. Solo 22.433 kilómetros están registrados en su odómetro y la última vez que fue conducido fue en 2003, para llevar a cabo un viaje de ida y vuelta hacia Saint-Tropez. Tras esto, fue aparcado y jamás volvió a ser conducido.

De esta forma, el empresario y dueño de este Ferrari Testarossa falleció en 2012 y su coche no volvió a recibir ningún tipo de atención hasta ahora. Su hija no es una enamorada de los deportivos y, por ello, tampoco quiso conducirlo ni prestarle atención. Sin embargo, no se puede dejar un modelo así deteriorándose durante años, así que ha sido vendido.

En la última subasta de Artcurial realizada en Le Mans, esta unidad ya ha encontrado un nuevo dueño, quien ha pagado 80.000 dólares -unos 78.340 euros- por él. No es el ejemplar más caro, pero tampoco es el que está en mejor estado, ya que necesitará de una exhaustiva puesta a punto para poder ser utilizado con normalidad.

A partir de ahora, solo esperamos que este Testarossa abandonado pueda comenzar una nueva vida. Actualmente es un clásico, sí, pero también es una excelente obra de ingeniería que merece ser conducida. No importa el modelo que sea, ya que los coches están para disfrutarlos.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: MotorSuperdeportivos, Subastas de coches