Pasar al contenido principal

¡El Mercedes 300 SL Roadster cumple 60 años!

Respeta a tus mayores. Y si son roadster, más todavía...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Seguro que ya te has empapado pero bien de las novedades del Salón de Ginebra 2017, ¿verdad? Pues el modelo del que he venido a hablarte hoy también tuvo su puesta de largo allí... hace exactamente 60 años. Aquí tienes al Mercedes 300 SL Roadster, cuya sangre deportiva sigue corriendo por las venas de modelos como el AMG GT Roadster

Tras el éxito cosechado por el espectacular 300 SL lanzado al mercado en 1954 y conocido popularmente como Alas de gaviota, la dirección de la firma de la estrella pronto vio el filón que podría tener una versión de techo abierto de su nuevo deportivo y sólo un año después dieron luz verde a su creación. Dos años después, en 1967 tendría lugar en la cita suiza más importante relacionada con el mundo del motor el debut oficial de la versión roadster del coche... que no tardó ni dos segundos en dejar a todo el mundo enamorado. 

110.000 euros te separan del mejor Mercedes SL 500 que existe ahora mismo

Creado sobre la plataforma de su hermano coupé, el Mercedes-Benz 300 SL Roadster recibió diversas modificaciones a nivel de chasis y carrocería para tener la misma rigidez torsional y lucir dos puertas de apertura tradicional para acceder a su lujoso habitáculo, que dieron como resultado un incremento del peso total del coche de 120 kg. Para garantizar sus prestaciones estuvo dotado en un primer momento de un bloque de fundición de tres litros con seis cilindros en línea y 218 CV que en 1962 fue sustituido por otro de aluminio con la misma potencia pero con 44 kilogramos menos en la báscula. ¿Te gusta la tecnología? El voluntarioso motor del SL Roadster montaba un primitivo sistema de inyección de combustible en lugar de los carburadores tan extendidos en su tiempo. 

La prensa de aquella época muy pronto destacó sus cualidades y quedó prendada de su espectacular imagen, acompañada a la perfección por un comportamiento ejemplar teniendo en cuenta su condición. El Mercedes 300 SL Roadster fue un auténtico éxito prácticamente desde su concepción y desde su nacimiento hasta su óbito en el año 1963 salieron de la cadena de montaje un total de 1.858 unidades, que a partir de 1958 ya disponían de un techo duro para los meses más intempestivos del año. 

Como no podría ser de otro modo, este adorado modelo de la estrella tuvo una variante de competición conocida como SLS que, gracias a una dieta de adelgazamiento que restaba 337 kg al peso total del conjunto y a un propulsor potenciado hasta los 238 CV, era una verdadera máquina: en el primer año de su debut -1957- permitió a Paul O´Shea hacerse con la victoria en el North American Sports Car Championship, que ya había ganado en los dos años previos a bordo de un SL cerrado. 

Quieres uno, ¿verdad? Pues prepara billetes: muy pocas son las unidades que aparecen a la venta... y nunca son baratas. Aquí tienes uno de los últimos SL Roadster que salieron al mercado que se subastará el día 1 de abril por un precio estimado de 1,5 millones de euros. Calderilla, teniendo en cuenta lo que te estarías llevando a casa. Calderilla...

Lecturas recomendadas