Se subasta un Ferrari Testarossa en uno de los colores más raros

Ferrari Testarossa en color Marrone Metallizzato
Foto del redactor Sergio Ríos

Ver un Ferrari que no sea rojo no deja de ser interesante...

El hecho de que un Ferrari Testarossa salga a subasta no es algo sorprendente. Es un superdeportivo icónico, sí, pero no es un coche tan exclusivo como otros que salen a la venta. Ahora bien, este caso es distinto, ya que hablamos de una unidad pintada en uno de los colores más raros de este modelo.

La subasta de RM Sotheby’s que se celebrará en Monterrey (California) el próximo 20 de agosto tendrá a esta unidad entre sus lotes. Es un ejemplar de 1988, por lo que ya monta dos espejos y no uno en el pilar A, como las primeras unidades ofrecidas por Ferrari. Aun así, cuenta con otros detalles exclusivos.

Al parecer, este es uno de los 390 coches fabricados para América del Norte aquel año y es posible que se trate del único pintado en color Marrone Metallizzato. No debemos olvidar que los deportivos del Cavallino Rampante casi siempre son pintados en rojo y en el Ferrari Testarossa no fue menos. 

Como alternativa a la icónica pintura de estos modelos, puede que algún comprador quisiese una unidad en color blanco para emular a Sonny Crockett en Miami Vice -Corrupción en Miami-, pero no creemos que muchos optasen por un tono marrón. Por eso, puede que este sea uno de los ejemplares más peculiares de esta sensacional máquina de los años 80.

En combinación con el exterior, el interior de este ejemplar se presenta en piel de color beige. Además, aunque se trate de un coche con más de 30 años, casi parece recién salido de la fábrica. De hecho, casi no ha sido usado, ya que apenas cuenta con 10.640 kilómetros en su odómetro.

Según se puede ver en los registros de este Ferrari Testarossa marrón, su primer dueño fue un ciudadano de Massachusetts, quien lo tuvo desde mayo de 1988. Por lo que parece, no cambió de manos hasta el año 2010, cuando fue adquirido por otro habitante del mismo estado. Este individuo lo tuvo hasta 2014, momento en el que fue comprado por Silverstone Motor Cars.

Poco después, International Auto Group de Florida se hizo con él y en 2015 llegó a las manos del propietario actual, quien lo exportó a México. Ahora, de nuevo se pone a la venta este peculiar ejemplar, en cuyos documentos se pueden encontrar casi más puestas a punto que kilómetros recorridos…

Por ello, es evidente que este superdeportivo con motor de 12 cilindros está en un estado espectacular. Quien lo compre, se hará con uno de los coches estrella de los 80, así como con una de las unidades más llamativas. Eso sí, antes deberá pagar una cifra estimada por RM Sotheby’s entre 145.000 y 220.000 euros. Es un Ferrari, al fin y al cabo.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Motorcoches clásicos