Pasar al contenido principal

5 coches que preferirías aparcar antes que conducir

Romperán cabezas a su paso pero no querrás verlos ni en pintura en el Passo dello Stelvio.

El postureo es algo inherente a nuestra condición de humanos: a todos nos gusta salir por ahí con un deportivo y que nos miren. Para ello, hay coches mejores que otros: cualquiera de estas cinco opciones que te presento hoy sirven. La mayoría son deportivos, algunos de ellos son los más bonitos y elegantes que existen, ¡ojo, que eso son palabras mayores! Pero son coches pensados para entrar por los ojos más que para disfrutar al volante como un poseso: cualquiera de los utilitarios más divertidos podrían ser una mejor opción para perder una tarde en el Circuito de Nürburgring.

Te interesa: 7 mejores coches para disfrutar de los atascos

Y es que son coches pensados para ir a cenar a un restaurante exclusivo de Londres o Montecarlo, para acudir a una fiesta en la playa o para ir de compras, pero son coches que prefieres aparcar en un lugar bien visible antes que irte con ellos de tramo a un puerto de montaña. Un buen ejemplo es el Ford Mustang y prácticamente cualquier ‘Muscle Car’ con unos cuantos años encima: hoy, tanto el Ford Mustang como el Chevrolet Camaro han mejorado mucho sus prestaciones y dinamismo, aunque parece obvio que incluso hoy quien se compra estos coches no son para meterlos en circuito. Pero es que hace años, con suspensión de ballesta, estos eran coches realmente poco emocionantes en curvas: mucho mejor para pasear con ellos y hacer ruido con su motor V8 en Sunset Bulevard.

 

 

Otro ejemplo que creo que ejemplifica a las mil maravillas esta lista es el Alfa Romeo 8C Competizione: el sucesor emocional de este Alfa Romeo 8C 2900B de 25 millones de dólares. Es probablemente el deportivo más bello del Siglo XXI y tener la suerte de poder contemplar frente a ti uno de los 500 ejemplares producidos es algo por lo que sentirte afortunado. Evoca y representa el mejor diseño italiano, la mejor herencia de Alfa Romeo. Pese a contar con elementos que lo hacen propicio para ser bueno en conducción dinámica, como su carrocería en fibra de carbono, el diferencial de deslizamiento limitado o el imponente motor V8 de 450 CV derivado del Maserati Granturismo, es un coche que es mejor para ser aparcado y admirado como una obra de arte que para irte con él a quemar rueda como harías con un Ferrari 488 GTB

En la galería puedes ver otros ejemplos de coches para ser aparcados, ¿se te ocurre algún otro modelo que cumple con estas premisas? ¿Te irías a un circuito con alguno de estos cinco coches? ¡Cuéntanos tu opinión en nuestras Redes Sociales!

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear