Las 6 berlinas pick-up más chulas

¿No te lo crees? Nosotros tampoco lo veíamos claro, pero…

Nuevo Renault Alaskan 2016: el pick-up que vino de… Barcelona.

El pasado viernes, a las tres de la tarde (hora local), la última de las berlinas pick-up Ford Falcon salió de las líneas de montaje. Ocurrió en la factoría que la marca del óvalo tiene en Melbourne.

Unas ventas en descenso, unidas al creciente interés por el Ford Ranger, construido en Tailandia y desarrollado en Australia, han creado el conjuro que la ha llevado a su fin. Eso, combinado con el cese de la producción de esa locura de su archirrival Holden (un híbrido que era mitad furgoneta, mitad coche), significa que el venerable icono aussie ha desaparecido.

Ford Falcon

Para aquellos que no lo conozcáis, estos vehículos se conocen como ute. Es un invento australiano que combina los beneficios de una berlina con el sentido práctico de una pick-up. Fiesta en la zona delantera, negocios en la zaga.

La idea llegó hace 80 años, más o menos, cuando la mujer de un granjero en Gippsland (Australia), escribió al presidente de la división de Ford en Melbourne. “Mi marido y yo no podemos permitirnos un coche y una furgoneta. Pero necesitamos lo primero para ir a la iglesia los domingos y lo segundo para llevar los cerdos al mercado el lunes. ¿Puede ayudarnos?”, pidió.

En un acto de responsabilidad hacia el consumidor -que hoy en día sólo tendría lugar tras un tuit especialmente airado-, Ford Australia se puso manos a la obra y construyó el primer ute (Utility Vehicle). Desde el inicio de su fabricación, en febrero de 1961, han llegado al mercado 439.743 Falcon.

A lo largo de los años, toda clase de utes locos y rudos han salido de las cadenas de montaje. Los hemos examinado y hemos escogido algunos de nuestros favoritos. Aquí están. Disfruta de ellos paseando por nuestra galería.

Lecturas recomendadas