7 coches para volver al trabajo con una sonrisa en la cara

Con cualquiera de estos siete coches, la depresión post-vacacional será un mero recuerdo del pasado.

La vuelta al trabajo puede ser difícil, tanto es así que incluso se afirma que en algunos casos puede provocar casos de depresión y un sentimiento de bajeza notable, lo que se conoce como la ‘depresión post-vacacional’. Quiero que tú, como lector de Top Gear, no sufras lo más mínimo al volver al trabajo tras las vacaciones, tampoco los que seguís estudiando. Por eso hoy te traigo los 7 coches perfectos para volver al trabajo con una sonrisa en la cara.

 

McLaren P1

Pensarás: ya va el tonto este que me va a poner una serie de superdeportivos, pero si tengo un superdeportivo no necesito ir al trabajo porque ya soy multimillonario. Bueno, vale, pero ¿serás capaz de afirmar que a bordo de un McLaren P1 no irías feliz al trabajo? Hay un japonés que ya utiliza un McLaren P1 a diario y se le ve tremendamente contento. Cada vez que bajes al garaje te olvidarás de los problemas del día a día en la oficina y seguramente serás el mejor jefe que tus empleados hayan tenido jamás.

 

 

BMW M5

El BMW Serie 5 es un coche perfecto para ir a trabajar: amplio, representativo, de calidad. Las ciudades están plagadas de este sedán de lujo, pero con un diésel amodorrado la vuelta al trabajo será triste y pesada; ¡con el nuevo BMW M5 no! Y es que bajo el capó monta un tremendo V8 biturbo de 4.4 litros con unos más que respetables 600 CV. Cada vez que arranques el motor y cada vez que salgas de un semáforo de camino a la oficina, la sonrisa estará presente en tu rostro. ¿Qué precio tiene eso? Más de 100.000 euros. No iba a ser todo perfecto…

 

Mini John Cooper Works

¿Hace falta ser millonario para llegar con una sonrisa a tu trabajo? No, ni mucho menos. Hace unos días te mostré los utilitarios deportivos más divertidos, cualquiera de ellos puede valer para conseguir una vuelta al trabajo feliz. Hoy he elegido el único descapotable, el Mini John Cooper Works Cabrio. Corre, es divertido y encima puedes quitarle el techo para llegar al curro con una sonrisa de oreja a oreja. También es recomendable para ser feliz después del trabajo: ¿un día duro? Quitas el techo, te vas a una carretera de curvas y ¡a disfrutar!

 

Mercedes-Maybach S560

No te lo pierdas: este es el Vision Mercedes-Maybach 6, el lujo del futuro

¿Te da pereza conducir de casa a la oficina? ¿Sueñas con ir al trabajo tumbado y relajado en las plazas traseras de alguna limusina? En tal caso, tu coche se llama

. Es el máximo representante del lujo que Mercedes te puede ofrecer a día de hoy y es un coche que me parece perfecto para ir a trabajar con la máxima representación, imagen y rodeado del mayor lujo. El chofer dispondrá de un renovado motor V8 con 469 CV para evitar que llegues tarde a la oficina. ¿El coche perfecto para ser jefe?

 

 

Maserati Levante

Hay algo que es incuestionable: los SUV siguen muy de moda. Y no están de moda por casualidad: ofrecen habitabilidad, lujo y, sobre todo, una potente imagen. Si además de esto, le metes un motor con genes de Ferrari, el coctel es más que apetecible. El Maserati Levante S con el motor V6 de gasolina te sacará una sonrisa cada vez que llegues al garaje y aprietes el botón de encendido. Su sonido, sus prestaciones, su diseño, todo colaborará para que tu vuelta al trabajo sea mucho más placentera.

 

Mercedes Clase G 63 AMG 6x6

¿Te aburren los atascos de cada mañana? ¿Pasas mucho tiempo sobre el asfalto y terminas cabreado con el comportamiento de otros conductores? Si ese es tu caso, tu coche se llama Mercedes Clase G 63 AMG 6x6. Con él podrás ser el rey de la jungla urbana y no habrá nadie que se atreva a toserte en una rotonda. Si el atasco se pone feo, siempre podrás pasar por encima del resto gracias a sus descomunales neumáticos y su suspensión sobreelevada. Por potencia tampoco será: su V8 biturbo produce 544 CV. 

 

Porsche Boxster

Lo dicho: vuelta al mundo real. No te ha tocado el euromillón ni eres el jefe de una multinacional. ¿Te toca volver al curro y quieres algún ‘caramelito’? En tal caso, el Porsche Boxster de primera generación es una gran opción. Es un Porsche, suficiente motivo para llegar contento a la oficina, y sus 220 CV, su planteamiento deportivo y su ausencia de techo, te convertirán en una persona feliz. ¿Su precio? Más que asumible: en el bendito mercado de ocasión puedes conseguirlo por menos de 10.000 euros. Así que ya sabéis, si no quieres sufrir una depresión post-vacacional, consigue cualquiera de estos y serás feliz. Cómo lo consigues ya es cosa tuya. ¿Cuál de ellos? Seguro que tras echar un vistazo a la extensa galería tendrás algún candidato favorito.

 

Lecturas recomendadas