Pasar al contenido principal

Una Ford Transit muuuy racing y molona: ¿las furgos, aburridas?

Con un pepino así, ¿quién no querría trabajar?

Imagen de perfil de Javier Prieto

Los 'manitas' de MS-RT nos han dejado locos con lo que son capaces de hacer con una inocente Ford Transit. Tomando como base la versión Turneo Custom de cinco plazas, estos alquimistas han obrado una transformación radical muuuuy apetitosa. Viendo su marcada estética racing, nos dan ganas de pedirle las llaves al propietario y disfrutar de las bondades del misil.

En cuanto a la apariencia externa, las líneas musculosas de su frontal dejan muy clarito quién es el (nuevo) dueño de la carretera o de la ciudad. Los prominentes paragolpes delantero  -con unas generosas tomas de aire- y trasero, un difusor posterior y unas llantacas OZ de 20 pulgadas, hacen el resto de este malote del asfalto. ¿Quién dijo que una furgo no puede ser molona? Pues espera que aún hay mucho más porque los cambios en el interior de la Ford Transit preparada son de "agárrate y no te menees". Te dan la bienvenida unos baquets (casi) de competición junto a unos cinturones azules de lo más molones que hacen juego con los ribetes de la tapicería. Además, monta una cámara de marcha atrás y un navegador para que no pierdas. 

Veamos qué hay debajo del capó. El propulsor original, un 2.0 TDCI de 170 caballos, se ha estirado hasta los 208 jacos gracias a una ECU de Steinbauer, capaz de entregar un par máximo de 486 Nm. Con esos números, los pasajeros de esta Transit Turneo Custom no llegarán (casi) nunca tarde, y tú te lo puedes pasar pipa al volante.

Ahora llega el capítulo más doloroso. El precio. Tendrás que soltar 40.000 euros por el kit de preparación y pensártelo rápidito porque solo hay 50 disponibles.   

 

 

Más:

Furgoneta

Y además