Vídeo: el brutal récord de velocidad del Koenigsegg Agera RS... ¡desde dentro!

Brutal. Sencillamente brutal.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Cámara interior del Agera RS batiendo sus cinco récord de velocidad

¿Te dejó flipando la noticia de que el Koenigsegg Agera RS había batido el récord mundial de velocidad... a 447,2 km/h? Pues si no eres capaz de creer nada que no veas con tus propios ojos te molará el nuevo material que la marca sueca acaba de publicar en su canal oficial de YouTube: ¡la cámara interior que registró toda la proeza desde el habitáculo!

 

Cámara interior del Agera RS batiendo sus cinco récord de velocidad

 

Seguro que recuerdas las intenciones de Bugatti de convertir su Chiron en el coche más rápido del mundo... y que Hennessey dejó claro que su Venom F5 podría ser también un auténtico cohete terrestre, ¿verdad? Pues ve olvidándolo. Todo. El Koenigsegg Agera RS ha batido el récord mundial de velocidad a 447,2 km/h de velocidad media. Sí, media. Eso implica que incluso fue capaz de rodar más fuerte. 

Hasta ahora, la mejor marca registrada en cuanto a velocidad punta era propiedad del Venom GT de Hennessey que, con unos nada despreciables 435,31 km/h, resultaba el espejo en el que mirarse para cualquier hiperdeportivo de altos vuelos. Ahora, el espejo ha quedado hecho pedazos -esperemos que sin traer siete años de mala suerte a su verdugo- tras haber quedado batido por el Agera RS de Koenigsegg. Sí, el mismo que destrozó el récord del Chiron en el 0-400-0

Koenigsegg busca 40 nuevos trabajadores: ¡corred!

De hecho, ésa es la primera marca de la que vamos a hablar: el propietario de los 1.378 CV de un Agera RS hizo el 0-400-0 en 36,44 segundos hace un mes. A lo largo del fin de semana, rebajó ese crono a los 33,29 seg, lo que significa unos 8 segundos menos que el Chiron.

 

La tropa de Koenigsegg

 

El 0-400 fue cubierto en 24 segundos, empleando 9,29 seg -y 499,3 metros- para frenar. Ah, y completó 400 metros -el famoso cuatro de libra con queso milla- en 9,96 segundos. ¿Quieres más? El Agera RS se las apañó para lograr esos famosos 447,2 km/h de velocidad máxima media en dos intentos, que corresponden a los dos vídeos que tienes en estas líneas.

 

 

La hazaña tuvo lugar el pasado sábado en autopista 160 estadounidense que, a su paso por Nevada, cuenta en su trazado con una recta lo suficientemente larga como para rodar a 457,94 km/h a la ida y 436,44 km/h a la vuelta (a pesar de una ligera subida y de un poco de viento en contra): nada menos que 17,7 kilómetros. Puedes dejar de alzar las cejas, porque lo que acabas de leer es completamente cierto: el récord mundial de velocidad firmado por el Koenigsegg Agera RS se ha llevado a cabo en una carretera pública... cerrada al tráfico. Lógicamente.

 

 

El artífice de la lanzada es Niklas Lilia, piloto de pruebas de la firma sueca del fantasma. Según contó tras haber logrado el récord, su único temor eran los neumáticos, ya que "no sabían qué podría pasar con ellos". Sí, alguien tuvo el valor de lanzarse por encima de los 400 km/h sin saber exactamente cómo soportarían las Michelin Pilot Sport Cup 2 el esfuerzo de rodar a semejante ritmo durante tanto tiempo. ¿Crees que la cosa quedará ahí? Según el bueno de Niklas, esto acaba de empezar: "no estoy seguro de lo que puedo decirte. Pero, por supuesto, queremos demostrar que es más rápido que cualquier otra cosa, también en las curvas". ¿Hueles eso? Es la muda de los responsables de la vuelta a Nürburgring del Porsche 911 GT2 RS... 

 

VÍDEO: ¿quieres ver algo destrozado? Así reventó el 911 GT2 RS el récord de Nürburgring

 

Quizá te estés preguntando por los otros dos récords de velocidad de Koenigsegg. Para el primero de ellos hay que remontarse a 1938, cuando Rudolf Caracciola llevó su W125 de carreras a la Autobahn y logró la mejor velocidad media en un kilómetro en una carretera pública -431 km/h- y la mejor velocidad media en una milla en una carretera pública -432,49 km/h-. El Agera ha pulverizado los dos datos, con unas cifras de 445,6 y 444,7 km/h, respectivamente.

El quinto es el del ritmo más alto registrado jamás en una vía abierta al tráfico. Mercedes tenía este título desde 1938. Pero los 457,9 km/h de Koenigsegg han hecho caer esa torre.

Lecturas recomendadas