Pasar al contenido principal

Lancia Thema Ferrari, el coche con el que falleció Fernando Martín

Tan discreto como brutal.

Imagen de perfil de Javier Prieto
El modelo Lancia Thema con el que murió Fernando Martín

El Lancia Thema 8.32 era una berlina cuando menos discreta. Y entre los aficionados, también un modelo tristemente famoso por un accidente en el que falleció hoy hace 30 años uno de los baloncestistas españoles que marcaron época: Fernando Martín Espina, el primer español en competir en la NBA. El Lancia impactó en la madrileña carretera M-30 contra un Opel Kadett, cuyo conductor, Ricardo Delgado Cascales, sufrió gravísimas secuelas.

 

 

Pero, ¿cómo era el Thema 8.32? Realmente, parecía una berlina más del mercado. Sin embargo, el emblema del Caballino Rampante en las llantas delataba que estábamos ante un lobo con piel de cordero. Bueno, eso, y el alerón trasero escamoteable, apéndice que hoy en día solo poseen los deportivos más codiciados. 

El corazón de la bestia, un Ferrari 308 V8 con 32 válvulas -de ahí su apellido-, 215 purasangre (6.750 rpm.) y 284 Nm (4.500 rpm.) de par máximo e inyección electrónica multipunto (KE3 Jetronic), asociado a una caja manual de cinco velocidades. El Lancia Thema 8.32 podía alcanzar una velocidad punta de 215 km/h y pasar de cero a 100 km/h en 7,2 segundos.

 

 

Puede que esos números te parezcan poca cosa, pero amigo, hablamos de un vehículo del siglo pasado, concretamente de 1989. Huelga decirte que con esa potencia, sumada a su liviano peso de 1.400 kg, convertían al 'inofensivo' sedán, en una máquina de carreras travestido de vehículo burgués. De hecho, este modelo bramaba y se comportaba como tal. Al igual que sucedía con sus prestaciones, el exterior tampoco hacía sospechar el extraordinario equipamiento interior que poseía.

 

 

Asientos de cuero cosidos a mano con regulación eléctrica y calefactables, ¡climatizador bizona!, que aún es un extra en algunos vehículos, e inserciones de madera en el salpicadero y los laterales de las puertas. Todo un lu-ja-zo para la época y para... los automóviles actuales. 

 

 

Y además