Pasar al contenido principal

5 coches que son lobos con piel de cordero

Piénsatelo antes de dar largas

Imagen de perfil de Luis Guisado

La carretera no es un circuito, eso lo sabemos todos, aunque algunos llevan/lleváis pegatinas que dicen que "no es un circuito, pero hacemos lo que podemos". Maaaaal. Eso no se hace. Hay que comportarse y cumplir unas normas.

Vale, sí, pero hay veces en las que la autopista es la ley de la selva. No me refiero a esos caminos que forman las carreteras más peligrosas del mundo, sino a que sales al carril izquierdo para adelantar a la Ford Transit de turno cuando se te abalanza un coche del que solo puedes ver el color... del techo, porque no distingues ni el capó. Si acaso, algunos fogonazos de sus faros comprados en Amazon con 'angel eyes' y lámparas H4 xenon style del chino. 

También ocurre que a veces el karma se pone a tu favor y se hace justicia divina. El BMW Serie 5 E60 que puedes ver como primera imagen de la galería es un buen ejemplo. Esta 'berlina de abuelo' diseñada por Chris Bangle tenía muchos detractores... aunque "de tractor" (ojo al chiste) es su potencia: con 367 CV bajo el capó, el V8 del 550i dejaba y deja atrás a base de mala leche a los calamares las típicas berlinas turbodiésel con par infinito y caudalímetros al borde del colapso. Además, tiene un toque que mola, porque digamos que no lo vas a encontrar entres los coches de segunda mano con cambio automático porque es MANUAl. MA-NU-AL. También hemos escogido el Skoda Superb TSI 280, que por cierto ya hemos probado...

El 550i es uno de los mejores ejemplos de coches potentes y discretos, sleepers, como dicen los ingleses, o lobos con piel de cordero, como diría mi abuela. He seleccionado otros cuatro, aun sabiendo que me dejo en el tinero muchos: el Mercedes W124 500E, por ejemplo, o esa locura llamada Honda Civic VTEC con 160 CV... Si se te ocurre alguno más, no dudes en comentarlo más abajo o en redes, que estaré encantado de escucharte.

Lecturas recomendadas