Pasar al contenido principal

Mercedes-AMG 63: ¿es preferible la versión 'normal' o la S?

Mercedes-AMG GT 4 puertas
Cualquiera de ellas tiene potencia de sobra, pero...

Muchos de los modelos de Mercedes tienen versiones radicales. De hecho, todos. Sin embargo, hay algunas que son bastante más brutas que otras, y si de lo que hablamos es de radicalidad y deportividad nadie gana a la insignia Mercedes AMG 63. Es la denominación más 'tocha', lo más de lo más en cuanto a potencia y comportamiento. Pero claro, una vez te has decidido a comprar una de estas variantes tan brutas, te encuentras con un 'problema' (del primer mundo, claro). ¿Es mejor el Mercedes AMG 63 o el Mercedes AMG 63 S?

Mercedes AMG 63: puestos a elegir lo mejor...

Empecemos por lo más 'básico' de la gama de Mercedes AMG 63: el Clase C. Una berlina premium que no cuesta demasiado cara para tener una estrella en el morro y que es todo confort en marcha. Lo mejor de la versión con el apellido 63 es lo mismo que en todos estos coches de la compañía alemana. Su potencia. Sin la S de marras tiene 476 CV, pero con ella sube hasta 510. ¿Y el precio? Pues el primero cuesta 100.000 euros y el de la S le supera en un 10%, así que sí, merece la pena. La cosa es que ninguno de los dos tiene la tracción total 4Matic+. Y los Coupé, familiar y Cabrio igual.

Si avanzamos un poco en la oferta de los Mercedes AMG 63 nos encontramos con el Clase E, de nuevo con carrocerías sedán, Coupé, familiar y Cabrio. Los precios en este caso parten de algo más, con aproximadamente 135.000 euros para el más 'flojo', con 571 CV, y unos 148.500 euros para el 63 S de (¡ojo!) 612 CV. Ahora sí que nos encontramos con la tracción 4Matic+ para domar a esta fiera. En lo que respecta al Clase S, solo está disponible una versión AMG 63 en su carrocería larga y 612 CV de potencia. Casi 200.000 euros del ala que cuesta el angelito; y unos 15.000 euros más con carrocería Coupé... y aún más en Cabrio.

Mercedes AMG GT 4 puertas

Sin embargo, si tuviera que elegir uno me decantaría sin duda por el AMG GT 4. Una berlina coupé que cumple con lo que tiene que ser, a mi parecer, una berlina firmada por Mercedes AMG 63. Un diseño que enamora, muchísima potencia, un sonido que te abre las puertas del cielo (o del infierno, según como lo quieras ver) y un comportamiento muy deportivo. ¿Espacio? Tiene el suficiente. Ahora bien, lo que te atrapa de verdad es su propulsor V8 bien de 585 o de 639 CV. Increíble.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Sí, ya se que hay varios SUV y un todoterreno tan impresionante como el Clase G que entran dentro de la denominación Mercedes AMG 63. Sin embargo, debido a la naturaleza de estos vehículos no me parece adecuado colocarlos dentro de los más interesantes como modelos de esta gama. Potencia bruta tienen mucha, pero si lo que quieres es comportamiento deportivo lo mejor es que tires por una de las berlinas que he repasado más arriba. Ah, sí. Y puestos a elegir, me quedaría con las versiones 'S'. Un poco más de dinero y más radicales. He dicho.

Más:

AMG

Todo sobre Mercedes

Modelos de Mercedes más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Y además