Pasar al contenido principal

Mercedes-AMG GT63 S E Performance: un PHEV con 846 CV que supera los 300 km/h

Mercedes-AMG GT63 S E Performance

Así es el primer AMG híbrido enchufable

Pronto llegará su debut mundial, pero Mercedes ya ha dado a conocer al primer modelo híbrido de AMG. Se llama Mercedes-AMG GT63 S E Performance y llega para revolucionar el segmento de las berlinas deportivas con tecnología, según la marca, proveniente de la Fórmula 1.

Lo más destacado de esta variante es su mecánica, pero el fabricante alemán también ha realizado algunos trabajos en la estética para aportar un estilo algo diferenciador. De esta forma, encontramos ligeras variaciones con respecto de las demás versiones de este modelo en zonas como el paragolpes delantero, que se ha inspirado en el AMG GT de dos puertas.

No obstante, el diseño del AMG GT63 S E Performance también se caracteriza por la toma de carga situada en el paragolpes trasero -marcado por el difusor y las cuatro salidas de escape-, los acabados de pintura -que incluyen cuatro tonos mate, cinco metálicos y dos no metálicos- o las llantas de aleación ligera de 20” o 21” disponibles en dos colores.

Por otro lado, el habitáculo también cuenta con un estilo propio y encontramos la habitual combinación de lujo y deportividad de los coches deportivos de la firma. Destaca la pantalla del salpicadero, donde encontramos el sistema MBUX, esta vez adecuado a la mecánica híbrida del coche. Así, en esta zona conoceremos la cantidad de energía del sistema, las revoluciones, el par motor, la velocidad, la temperatura de la batería, etc.

Aun así, el interior del Mercedes-AMG GT63 S E Performance también ha recibido novedades en materia de personalización y ahora se ofrecen más opciones como la combinación de cuero nappa con costuras en amarillo o el cuero en color marrón y negro con costuras de diamante. Además, se ofrecen nuevos colores para la tapicería para crear un entorno casi único.

Interior del Mercedes-AMG GT63 S E Performance

Una potencia descomunal

En cualquier caso, es la mecánica lo que define a este nuevo modelo y en este aspecto encontramos un motor V8 biturbo de 4 litros -con una caja automática de 9 velocidades- que se combina con un motor eléctrico -con una caja automática de dos velocidades-, a su vez asociado a una batería de alto rendimiento. Además, el V8 también cuenta con microhibridación gracias al alternador combinado con el motor de arranque, que agrega 10 kW para alimentar distintos sistemas auxiliares cuando sea necesario. 

Con todo, la potencia total es de 843 CV y el par máximo asciende hasta unos sorprendentes 1.470 Nm. Cifras más que suficientes para que el nuevo AMG sea capaz de pasar de 0 a 100 km/h en solo 2,9 segundos y marque una velocidad máxima de 316 km/h

Sin duda, se trata de unas capacidades sorprendentes que se pueden manejar a través de los siete modos de conducción disponibles y que podemos seleccionar en función de las circunstancias: Eléctrico, Confort, Deportivo, Deportivo+, Carrera, Resbaladizo e Individual. Asimismo, también podremos elegir entre cuatro modos a la hora de activar la regeneración de las baterías. Encontramos cuatro niveles, así como se ha desarrollado un modo que se asocia al programa enfocado a los circuitos.

Mercedes-AMG GT63 S E Performance

Y es que, en realidad, este no es un coche tan pensado para una movilidad sostenible y eficiente. La batería cuenta con 6,1 kWh y el fabricante reconoce que no se ha pensado para recorrer distancias largas con ella, sino para entregar potencia al motor del Mercedes-AMG GT63 S E Performance con la mayor brevedad posible. De hecho, la autonomía eléctrica es de solo 12 km, lo que puede ser útil para realizar desplazamientos cortos en ciudad.

No obstante, durante la conducción el motor eléctrico también puede ser de ayuda gracias al reparto de par vectorial, de manera que contaremos con más tracción en una u otra rueda en función de nuestras necesidades. Además, aunque normalmente actúe sobre las ruedas traseras -está localizado en ese eje-, también puede actuar sobre el eje delantero gracias al sistema 4MATIC+ de tracción integral.

Suspensión de aire totalmente regulable

A esto se une la suspensión de aire AMG RIDE CONTROL+, con nivelación automática y amortiguadores controlados electrónicamente. Es ajustable en función del modo de conducción o de las preferencias del usuario con los modos Básico, Avanzado, Pro y Máster -asociado al modo de circuito-. Así, no solo contaremos con buenas prestaciones, sino también con un cierto grado de comodidad.

En conjunto, el nuevo Mercedes-AMG GT63 S E Performance promete ser una bestia en la carretera que muy pronto podremos conocer a fondo. Debutará en el Salón del Automóvil de Múnich, que se celebra del 7 al 12 de septiembre y aún no se conoce su precio, aunque estará a la venta antes de que finalice el año. 

Buscador de coches

Y además