Pasar al contenido principal

¿Verdad o mentira? ¿Es bueno llevar una presión de los neumáticos más alta?

Que todo el mundo esté preparado: ha llegado la hora de desenmascarar un mito intocable...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Neumáticos

Estoy seguro de que, en más de una ocasión, has escuchado a alguien -probablemente tu cuñado- afirmar que lo mejor es llevar la presión de los neumáticos por encima de la que recomiendan los fabricantes. ¿Te lo has llegado a creer alguna vez? Si la respuesta es no, enhorabuena. Si la respuesta es sí... ha llegado el momento de despertar. 

Cinco claves para entender el etiquetado de los neumáticos

Aunque a nuestros lectores más petrolhead les pueda parecer una barbaridad, es relativamente habitual escuchar mitos totalmente falsos relacionados con el universo del automóvil... y el de ir por ahí con una cantidad de aire mayor a la indicada en la tabla de las presiones recomendadas está acongojantemente extendido. Entre las razones esgrimidas por quienes defienden tan tronchante postura suele encontrarse que, según sus estudios en la Universidad de la Vida, el coche consume menos combustible y también se produce un menor desgaste del neumático. Parece lógico, ¿eh? Pues no. 

Al circular con una presión de los neumáticos mayor a la recomendada lo que estás haciendo, en realidad, es ‘deformar’ la banda de rodadura de la goma y obligarla a pisar la calzada de un modo muy distinto al que tenía originalmente, con una menor superficie en contacto con el asfalto que tiene dos consecuencias de lo más desagradables: por un lado el agarre disminuye considerablemente y, por otro, el desgaste de la rueda se producirá de forma desigual. Sí, esa es exactamente la explicación por la que hay quien dice que se degradan menos: los hombros del zapato se gastarán a un ritmo menor que la parte central que, en este caso, es la que realmente está en contacto con el suelo. Y sí, hay quien sólo mira el hombro de la rueda para comprobar su estado.

 

 

¿Y lo de gastar menos combustible? Lo cierto es que ese argumento es cierto... pero igual de estúpido que nuestros consejos para ahorrar carburante. ¿Irías por ahí con los retrovisores cerrados? ¿Y sin encender las luces? Pues esto es igual de absurdo. Y peligroso. 

 

¿Cómo debes revisar la presión de los neumáticos? 

Para asegurarte de llevar siempre la presión correcta en las ruedas existen tres pautas fundamentales a seguir: procura comprobarla al menos una vez al mes -cuantas más veces lo hagas, mejor-, hazlo siempre con los neumáticos fríos -sin haber recorrido más de cuatro o cinco kilómetros hasta el lugar donde vayas a ponerles aire- y, si puedes, hazte con un manómetro como el de este enlace para llevarlo siempre en el coche. Aunque pueda parecer una tontería, no deja de ser una herramienta de medida que en las gasolineras no siempre está en el mejor estado posible... por lo que tener una referencia fija -menos proclive a dar lecturas aleatorias- siempre es más seguro. ¿No estás dispuesto o dispuesta a gastar menos de 10 euros en algo así? Al menos, procura mirar las presiones siempre en la misma estación de servicio. Ah, sí: y ordenar tus prioridades. 

 

 

Consejos de seguridad sobre los neumáticos

Aunque puedan parecer auténticas perogrulladas si realmente amas a tu coche, nunca está de más recordarlos... 

  • Revisa la presión de los neumáticos al menos una vez al mes.
  • Procura hacerlo siempre en frío.
  • Ajusta la presión a la recomendada por el fabricante. También cuando viajes con más carga de la habitual.
  • Revisa siempre la presión del neumático de repuesto
  • Evalúa con periodicidad el estado de la banda de rodadura y busca desperfectos que puedan poner en peligro su rendimiento. 
  • No racanees a la hora de cambiarle las gomas al coche: son el único elemento que te unen con la calzada...

Lecturas recomendadas