¿Son los coches actuales demasiado rápidos para Nürburgring?

¿Se nos está yendo de las manos en todos los sentidos? Oh, sí

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Porsche 911 GTS RS 2018

Es muy probable que ya hayas aceptado que los récord de vuelta en el Infierno Verde sean la nueva referencia para saber lo brutalmente veloz que puede ser un deportivo, pero... ¿son los coches actuales demasiado rápidos para Nürburgring? Hay quien cree que sí. 

7 coches para entrar en Nürburgring y disfrutar como un crío

Si nos lees habitualmente ya sabrás que todo el equipo de Top Gear recoge con cierto escepticismo los vueltones que firman en el circuito de Nürburgring artefactos como el Porsche 911 GT2 RS 2018 de la prueba de Luis Guisado o el Honda Civic Type R 2017 de la prueba que hice... yo. Valorar lo bueno que puede ser un modelo en una pista tan particular poco sentido tiene teniendo en cuenta su perfil, las manos que suelen estar al volante de las máquinas durante las pruebas y que rara vez pisarás el mismo trazado a lomos de tu cepo. Pero ahora parece haber surgido un nuevo problema en Nordschleife: algunas voces expertas afirman que los cohetes que pueblan hoy el mercado empiezan a sobrepasar las posibilidades de sus más de 20 kilómetros de recorrido. 

 

VÍDEO: ¡la brutal vuelta a Nürburgring del 911 GT2 RS!

 

¿Son los coches actuales demasiado rápidos para Nürburgring? Un tipo llamado Walter Rörhl -a quien pude conocer en mi visita al Festival de Goodwood- lo tiene muy claro: "con los vehículos modernos no hay margen de error en Nordschleife, y eso es algo malo. Con el 911 GT2 RS puedes rodar en Schwedenkreuz -una enlazada muy rápida- a 295 km/h, y a 270 en Fuchsröhre. Han ocurrido demasiados accidentes en los últimos 20 años como para tomárselo a broma". 

Quizá sea el momento de empezar a buscar otro trazado, porque todo parece apuntar a que el alemán muy pronto quedará obsoleto teniendo en cuenta las prestaciones que pueden dar hoy en día los coches más rápidos del mundo. Tranquilo todo el mundo: los demás podremos seguir yendo allí para agujerear nuestras culatas a pistonazos. Con el ZX de nuestro abuelo, claro. 

 

 

Lecturas recomendadas