Se subasta el Porsche 935 de competición de Paul Newman

Un Porsche siempre es algo que llama la atención. Uno de carreras, más. Uno de carreras que pilotó Paul Newman, ni te cuento.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

No te pierdas: Los 20 coches más caros jamás subastados

Nos encantan las subastas de coches. Siempre aparecen auténticas rarezas dignas de estar en la colección de cualquier enamorado del automóvil. La pieza que te traigo hoy es un Porsche 935 de competición, nada menos que la unidad con la que Paul Newman participó en las 24 Horas de Le Mans del año 1979. 

Paul Newman es uno de esos hombres que aparecen sólo una vez en cada generación. Además de un actor de gran éxito -con un Oscar, seis Globos de Oro, un BAFTA, un Emmy y un premio del Festival de Cannes-, siempre fue un apasionado del mundo del motor, logrando labrarse una provechosa carrera de más de 35 años paralela a su estrellato en la industria hollywoodiense. Automóviles de todo tipo pasaron por las manos del norteamericano, fallecido en 2008 a la edad de 83 años: desde un Datsun 280ZX hasta un Nissan 300ZX IMSA GTO, un Triumph TR6, un Corvette de categoría GT1 y el protagonista del artículo, el Porsche 935. 

El Porsche 935 de Paul Newman que saldrá a subasta en agosto terminó la cita del año 1979 de las 24 Horas de Le Mans en segunda posición, con un equipo formado por el propio actor, Rolf Stommelen y Dick Barbour bajo los colores Hawaiian Tropic. Tras su paso por la carrera de carreras el coche continuaría cosechando éxitos por su cuenta, logrando alzarse con la victoria en las 24 Horas de Daytona en 1981 y en las 12 Horas de Sebring de 1983. 

En 2006 Paul Willinson, restaurador especializado en Porsche, devolvió al 935 de Paul Newman sus colores originales de Hawaiian Tropic con un resultado de lo más convincente, consiguiendo el premio al mejor coche de su clase en el concurso de elegancia de la Isla de Amelia. Ahora, el coche puede ser tuyo si ofreces lo suficiente por él en la subasta que tendrá lugar los días 20 y 21 de agosto en Pebble Beach -California-, donde se estima que su precio ronde los cuatro o cinco millones de dólares. ¿Te parece caro? ¡A mí no!

Lecturas recomendadas