Pasar al contenido principal

Vídeo: El Acura Integra que fue confundido con un arma

Cuando la policía confunde un taller por un polvorín

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Acura Integra vídeo

Que levante la mano quien NO se haya levantado corriendo alguna vez a ver `aquello´ que suena en la calle sabiendo que algún coche gordo pasa delante de la ventana. 

El mundo está loco: El Mini con motor de Integra Type R

Pues no es exactamente lo que ha pasado en este caso pero sí que el petardeo de un escape muy sonoro de un Acura Integra (ya sabes, aquí Honda, en EEUU, Acura) preparado para circuito provocó que la tensión ante un mal entendido pudiera acabar muy mal. Por suerte para todos, al final el incidente acabó con risas e incluso admiración por parte de la policía hacia los coprotagonistas de la historia. 

¿Un Acura Integra armado hasta los dientes?

Muchas veces utilizamos esta expresión, la de armar hasta los dientes, en contextos donde poco o nada aparecen las armas, más bien hablamos de nuestros `juguetes´ rodantes y parece que, para incrementar la confusión, un par de agentes de policía estadounidenses se alarmaron ante el petardéo de un Integra como si se tratara de un arma de fuego.

Como puedes y debes ver en el vídeo del Acura Integra confundido con un arma, es el propio dueño tanto del vehículo como del taller el que pudo acabar mal de no ser por su constante esfuerzo de explicar de dónde venía la confusión que podría haber supuesto el asalto de la autoridad dispuesta a actuar con sus fusiles.

El vídeo del Acura Integra de Enrique Mendoza, protagonistas ambos del suceso, fue grabado por el propio Mendoza mientras estaba en su taller cuando éste decidió probarlo y exprimirlo lo cual produjo un petardeo que fue escuchado por dos policías los cuales, confundidos ante las explosiones, alertaron a los mandos quienes decidieron intervenir.

Las caras de tensión, incredulidad, sorpresa y, finalmente, hasta las risas por parte de algunos de los agentes lo dicen todo.

La llegada de la policía al establecimiento de Mendoza en condiciones de no saber qué tipo de situación pueden encontrar hacen más caótico y surrealista todo. De hecho llega un momento en que uno de los agentes califica al mecánico de mentiroso por más que éste intenta asegurarle que no hay ningún arma y que ha sido su coche mientras lo probaba.

Es otro policía el que, ante la insistencia del dueño, le insta a subirse al coche y repetir la acción y es entonces cuando se aprecia que el petardeo de este Acura Integra dentro del propio taller, que actúo entonces como un amplificador de las explosiones, puede pasar totalmente por una ráfaga de arma automática.

No es hasta el momento en el que se baja del coche demostrando qué tipo de `munición´ alimentaba las detonaciones que los miembros de la policía que se vieron en esta esperpéntica situación entienden que todo ha sido un mal entendido.

No te pierdas La vacilada del día: la policía canadiense confunde una escultura de nieve con un coche

 

Lecturas recomendadas