Pasar al contenido principal

8 razones por las que el BMW Serie 8 es un coche muy cool

Mientras esperamos al nuevo BMW Serie 8 repasamos las razones por las que su antecesor consiguió ser el más 'cool' del momento

Imagen de perfil de Noelia López
BMW Serie 8

Habría que hacer un viaje en el tiempo hasta el Salón de Frankfurt de 1989 para rememorar el lanzamiento del primero BMW Serie 8.

Entonces la palabra no se usaba, pero lo que vieron los allí presentes fue el nacimiento de un coche de lo más 'cool'. Ellos lo llamaron de otra forma (visionario, quizá) porque no solo era transgresor por su diseño (los faros 'pop-up' y la ausencia de pilar B dejó a más de uno sin explicación); también era un modelo adelantado a su tiempo en lo que a dotación tecnológica y de seguridad se refería. ¡Si hasta tenía control de tracción!

El BMW Serie 8, también conocido como E31, se vendió entre 1989 y 1999. Fue para muchos el que marcó el comienzo de la exitosa historia de amor que desde hace tiempo une a BMW y los coupés (y que esperamos nunca se rompa).

Echa un vistazo a la primera imagen del nuevo BMW Serie 8

En sus diez años de vida, de este Serie 8 se vendieron casi 31.000 unidades y  del total más de dos tercios montaba el motor V12.

Lo que no pareció gustar tanto fue la caja de cambios manual de seis velocidades que sólo se pidió en uno de cada seis.

Mientras nosotros hacemos este repaso, en Munich trabajan duramente (¡y que sigan!) en el desarrollo del nuevo Serie 8. No hay fecha oficial, pero se espera que esté listo para el próximo año. Como su antecesor, combinará lujo, prestaciones e imagen (muy bonita imagen, por cierto).

De momento son muy pocos los datos oficiales al respecto, pero parece evidente que el nuevo BMW Serie 8 será una versión coupé del BMW Serie 7 2016 con un objetivo claro: plantar cara al Mercedes Clase S Coupé

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas