El BMW Serie 8 inventa un nuevo lenguaje de diseño

BMW renueva su gama. Y lo hace con el regreso del Serie 8. Bien.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Fotos: Wilson Hennesey

Lo normal al enterarte de que una marca con un legado tan abrumador como el de los bávaros piensa renovar toda su gama de un modo radical en los próximos años es echarse a temblar salvo que entre las novedades esté incluido un nuevo BMW Serie 8. ¿Te dejaron alucinando las imágenes del Concept presentado en Pebble Beach? Pues estás de enhorabuena: el modelo definitivo tendrá mucho que ver con él... aunque tendrás que esperar un poco para poder ir corriendo al concesionario a por el tuyo: según BMW Blog no llegará hasta el tercer trimestre de 2019.

Los mejores BMW de la Historia... según Top Gear

A pesar de que el futuro de prácticamente todas las marcas pasa por la electrificación de sus modelos... y la conducción autónoma -el primer BMW de este tipo llegará en 2021 y será un crossover-, de vez en cuando siguen llegándonos algunos rayos de luz entre la abrumadora oscuridad que parece llegar con el fin de la era de los grandes motores de combustión -¿has leído nuestro artículo con los últimos atmosféricos?-. La ración de esperanza de hoy nos llega desde Italia, de la mano del que está llamado a ser el sustituto del Serie 6 en la gama alemana, que será... una nueva entrega del mítico Serie 8 -aquí tienes los motivos que nos hacen amarlo-. No obstante, si eres un loco amante de este deportivo de los 90 tampoco te vengas muy arriba: esas líneas afiladas del concepto original han pasado a mejor vida.

Y es que el BMW Serie 8 Concept luce un aspecto sensacional pero muy diferente al concepto original. La marca alemana ha afirmado que la estrategia ‘Number one>Next’ pretende aumentar considerablemente las ventas en el segmento del lujo y este nuevo coupé debe ser una pieza fundamental para esa estrategia renovada. “En BMW, el número 8 siempre ha representado el culmen del rendimiento deportivo y la exclusividad”, explica Harald Krüger, presidente del Consejo de Administración de BMW AG. “El próximo BMW Serie 8 Coupé demostrará que la dinámica de gran precisión y el lujo moderno pueden ir de la mano. Este será el próximo modelo en la ampliación de nuestra oferta de vehículos de lujo y subirá el nivel para el resto de coupés de este segmento. Durante el proceso, reforzaremos nuestra aspiración al liderazgo de la categoría de lujo”.

Otro gran turismo que debería volver: el Porsche 928

Si lugar a dudas, la principal duda que tenemos sobre el futuro BMW Serie 8 es su posición en términos de dinamismo y lujo: ¿será un gran coupé para competir con el Mercedes Clase S Coupé o tendrá un comportamiento dinámico realmente deportivo y eficaz? Adrian Van Hooydonk, vicepresidente de diseño nos intenta aclarar esta cuestión: “Es un vehículo deportivo de lujo que representa el dinamismo puro y el lujo moderno como ningún otro. Para mí, es una pieza de pura fascinación automovilística”.

Una de las cosas que más llaman la atención de este BMW Serie 8 Concept es su enorme parrilla delantera, tan grande y tan diferente que podría ser considerada como una evolución evidente de uno de los iconos de diseño de BMW. Es protagonista absoluta en el frontal y su grandiosidad se ve incrementada por unos faros delanteros, con tecnología led, realmente finos y estilizados. El aspecto es amenazante y luce un empaque espectacular. 

El jefe de Diseño de concepts está a mi lado para aclararme algunas cosas. “El primer objetivo es ampliar el segmento de superlujo. No diría que es un nuevo inicio para nosotros, pero sí que estrenamos un nuevo lenguaje. Es más reducido, más sencillo, hay menos líneas en el coche y más énfasis en la silueta. Aquí demostramos nuestra capacidad de controlar formas y figuras complejas”.

La parrilla sorprende, pero no es lo único: el marco de las ventanillas no tiene nada que ver con ningún otro BMW visto hasta la fecha. Es estilizado y elegante y personalmente me recuerda a otros grandes GT deportivos como, por ejemplo, el Aston Martin Vanquish S. Esa línea elegante se apoya en unas vías traseras muy anchas que dotan de empaque al conjunto y adelantan una trasera que también es espectacular: los pilotos traseros apuestan por el minimalismo y por supuesto aquí también hay un elemento que es novedoso. ¿Has visto esos escapes? 

Seguramente, al mirar al nuevo BMW Serie 8 te dé la sensación de estar viendo algo de Aston Martin o incluso de F-Type en la zona de atrás. Quizá incluso encuentres algún recuerdo a Lexus en el frontal. Pero profundiza en el diseño y te darás cuenta de que es un perfecto ejemplo de matices y control visual. La pintura se llama Barcelona Grey Liquid y ayuda a suavizar la transición de las aristas de la parte delantera con las líneas del lateral. En el concept, además, se unen por primera vez los riñones característicos de la marca. Las tomas de aire dirigen el flujo de aire y, en general, da la sensación de que intenta acercarse más a un M8 que a un coche normal.

Queda por ver si todos estos elementos finalmente llegarán sin cambios a la versión de calle que aterrizará en el mercado a finales de 2019, algo que a día de hoy todavía es algo atrevido afirmar. También sería interesante conocer si el color, bautizado como Barcelona Grey Liquid, llegará a la paleta de colores del coche de producción: este tono de gris con toques azulados es sencillamente espectacular y luce de maravilla con el concepto moderno, tecnológico y elegante que quiere transmitir este prototipo.

La trasera es donde más se dejan llevar, aunque tiene ciertas reminiscencias del i8 (un mundo paralelo, como reconoce el jefe de Diseño). Los pilotos tienen forma de L que se introducen en las aletas para amplificar la sensación de volumen y la anchura. En el interior te encuentras con las típicas cosas de los concept, aunque con sorprendente moderación. Hay aluminio cepillado en las puertas y los asientos tienen estructura de carbono cubierta de piel; los tiradores de las puertas utilizan metal y fibra de carbono, el volante brazos de aluminio, con Alcantara en la parte de arriba y levas anodizadas en color rojo en la parte posterior.

El interior del BMW Serie 8 Concept apuesta por el lujo pero también por la deportividad: el salpicadero gira alrededor del puesto del conductor y ofrece un cockpit con un aspecto moderno pero tampoco demasiado minimalista. Hay detalles únicos como el controlador del iDrive realizado con cristal de Swarovski, mientras que las inserciones del interior están recubiertos con fibra de carbono y aluminio pulido a mano.

No te olvides que esto es un anticipo estético de lo que nos espera y la verdad es que como aperitivo no nos podemos quejar. No obstante, todavía quedan muchas preguntas en el aire y sobretodo queda por ver en qué posición queda finalmente este gran turismo que pretende colocarse en un punto medio entre lujo y deportividad. Veremos finalmente cuándo conocemos el coche definitivo, bien podría ser en el Salón de Ginebra 2018 o bien en alguna cita americana, principal destino comercial de este concepto. ¿Sobre futuras motorizaciones? ¿Veremos alguna versión híbrida? En los tiempos que corren parece poco probable que no sea así. ¿Un BMW M8? ¡Más les vale!

Lecturas recomendadas