Pasar al contenido principal

¿Buscabas un Rolls-Royce más exclusivo? Mira el Silver Spectre Shooting Brake

Rolls Royce Silver Spectre Shooting Brake de Niels van Roij

Solo harán siete

En el mundo del motor nunca es suficiente. Por eso puedes hacerte con un Bugatti Chiron aún más rápido, el Chiron Spuer Sport 300+. Y también un McLaren más deportivo, el 720 Track Pack. Y claro, también existe gente que opina que un Rolls-Royce no es suficientemente único y exclusivo. Y por esto mismo existe el Silver Spectre Shooting Brake.

Se trata de un Rolls-Royce Wraith familiar o, mejor dicho, Shooting Brake. Es obra del carrocero holandés Niels van Roij, quien también ha creado modelos que seguramente conoces: el Tesla Model S Shooting Brake y el Range Rover Coupé (puedes verlos en su web).

En esta ocasión, van Roij ha tomado un Wraith y le ha añadido un mayor espacio de carga, aunque sospecho que poder meter las bicis en el maletero no estaba en su mente como uno de los principales objetivos cuando se puso a diseñar el coche.

Como puedes ver en la galería de más abajo, el espacio para el equipaje está forrado en piel y comunicado con el interior a través de un hueco entre los asientos traseros, que ahora son individuales.

En cuanto al motor, el Siver Spectre Shooting Brake mantiene el bloque V12 de 6,6 litros, aunque ha subido la potencia: de 632 pasa a 700 CV, mientras que el par máximo aumenta 30 Nm hasta situarse en los 900.

De este Wraith Shooting Brake solo se van a fabricar siete unidades, y cada una de ella va a contar con detalles únicos, desde un kit de picnic con una cesta en la misma madera del interior, hasta un juego de equipaje hecho a medida.

Un interior sin sombras y con 2.000 luces

Dentro es de suponer que el espacio y la calidad es máxima. Aparte de las pieles y maderas utilizadas, hay alfombrillas de lana, aunque eso probablemente esté a alcance de casi cualquiera.

Lo que no lo estará tanto será el techo con 2.000 leds. En los Wraith, Ghost y Phantom tienen entre 600 y 1.600 puntos de luz colocados uno a uno a mano por un artesano en la fábrica de Goodwood. Sin embargo, en la creación de Niels van Roij suben la apuesta: sobre las adineradas cabezas de sus ocupantes lucen nada menos que 2.000 luces, que también están colocadas manualmente.

El precio del Silver Spectre Shooting Brake es algo que quedará entre el carrocero y el comprador, aunque probablemente quien se ponga en contacto con el artesano holandés, este será una de sus menores preocupaciones...

Buscador de coches

Y además