Pasar al contenido principal

5 marcas que deberían resucitar: ¡las echamos de menos!

Su existencia sería algo positivo para el mundo del automóvil.

Estas marcas deberían resucitar. Punto. No hay más que decir. Sin duda, sería una buena noticia para todos: aficionados, no aficionados y para la cultura general. Y es que estas marcas ofrecían productos interesantes, especialmente en nuestro caso, con dos marcas ‘nacionales’ que realmente suponían una excelencia por el automóvil de alta gama y con pasión: Hispano-Suiza y Pegaso deberían volver a existir, aunque quizás para que ello fuese posible, antes que nada debería volver la cultura y la pasión por el automóvil en este país: no voy a entrar en ese terreno que podría pasarme toda la mañana.

Te interesa: la marca Saab desaparece. Los chinos usarán NEVS

Sin duda, estas dos marcas son el claro ejemplo de que España puede hacer las cosas bien si se pone a ello. Hispano-Suiza fue la Rolls-Royce española que se convirtió en una de las marcas más apreciadas por la nobleza y la burguesía a principios del Siglo XX. Sin duda, un rival a la altura de Rolls-Royce, aunque lamentablemente en España no tenemos la cultura inglesa en cuanto a coches: los felices años 20 fueron la mejor época de la marca, que terminó sufriendo la Guerra Civil y la posterior Autarquía del Gobierno Franquista.

 

 

Pegaso fue otra de las grandes marcas españolas que ofreció productos más que interesantes: deportivos que eran tremendamente avanzados en la época y que hoy en día se cotizan en los concursos de elegancia de medio mundo. Es una pena que España no cuenta hoy en día con ninguna marca de deportivos realmente potente, con unas ventas y unos productos a la última tecnológicamente. No obstante, no son las únicas: fuera de nuestras fronteras también hay marcas que nos encantarían que regresasen.

Un ejemplo es Triumph: esta marca británica ofrecía pequeños deportivos donde destacaba la ligereza y el elegante y sofisticado diseño: ¿te imaginas algo así hoy en día? ¿Imagina que un gran grupo relanzase una marca como Triumph, ofreciendo deportivos espectaculares, ligeros, divertidos y con un precio contenido? Sería una noticia excelente. Saab es otra de las marcas que yo resucitaría: hace poco que lamentablemente pasó al baúl de los recuerdos, así que la situación espero que todavía pueda ser reversible. Una marca con personalidad, calidad y diferente al resto, algo que en los tiempos que corren es un autentico lujo: el último Saab 95 es un buen ejemplo de lo que debía ser esta marca en el futuro.

Por último, otra marca histórica que representa lo mejor de aquellos felices años 20: Duesenberg. Probablemente ni la conozcas, pero alguno de sus coches se podrían considerar como los coches más lujosos de la historia. Elegancia, sofisticación y un estilo que estaba por encima de Rolls-Royce, Maybach o la propia Hispano-Suiza. Lamentablemente, el crack del 29 y la posterior depresión terminaron con ella, pero sería fantástica que algún fanático multimillonario americano se decidiese a revivirla: el mundo necesita el lujo ostentoso y estético entendido por los ojos americanos.

Lecturas recomendadas