Pasar al contenido principal

Viejas glorias: esta es la historia del Mercedes 540K

¿El mejor Mercedes de todos los tiempos?

La historia del Mercedes 540K va de la mano de uno de los sucesos más tristes de la historia: la Segunda Guerra Mundial. Mercedes en los años 30 destacaba por una altísima calidad, por productos redondos y por un nivel de tecnología espectacular. En la calle todo el mundo babeaba con el Mercedes 500K, mientras que en competición el deseado Mercedes SSK (de Super Sport Kurz) dominaba en muchas categorías, desde las 500 millas de Argentina hasta el British Tourist Trophy. También la Mille Miglia. ¡Muy diferente a otras viejas glorias, como el Lancia Delta o el Ford Sierra RS Cosworth, pero tanto o más apasionante!

No te lo pierdas: 5 razones por las que necesitas este Mercedes CLK DTM

Para muchos, esta época de preguerra es la más dorada de Mercedes, cuando la marca alemana desarrolló sus mejores obras de arte con ruedas. El Mercedes 500K había sido un éxito y el sustituto debía estar a la altura. La marca creó dos chasis, mientras que el 8 cilindros en línea del 500K aumentó su cilindrada hasta los 5.4 litros. Este motor era curioso ya que incorporaba un compresor Roots que se podía accionar manualmente o automáticamente cuando el pedal del acelerador se hundía en la moqueta. En modo atmosférico el motor producía 115 CV, pero se incrementaba hasta los 180 CV cuando entraba en acción la sobrealimentación: esta bestia alcanzaba 170 km/h.

Como te decía, se crearon dos chasis: el corto medía 2.980 mm y era la opción sobre la que se asentaba la preciosa versión cabriolet biplaza. El resto de versiones se asentaron sobre una plataforma de 3.290 mm: el descapotable de cuatro plazas, la versión coupé así como la versión limusina. Esta última contaba con blindaje, ya que te puedes imaginar, en aquella época, dónde fueron a parar la mayor parte de unidades fabricadas.

 

 

Efectivamente, la historia del Mercedes 540K no puede ir separada del Nazismo. Toda su producción tuvo lugar bajo el dominio de Adolf Hitler, ya que en 1936, cuando empezó su construcción, el dictador más tristemente famoso ya era canciller imperial y Führer de Alemania. Oficialmente, el Mercedes 540K se produjo hasta 1940, aunque algunos ejemplares se siguieron carrozando en el periodo 1941-1943.

Pero hoy, más allá de la propia historia del coche, me quiero centrar en algunas versiones especiales realmente curiosas. Mercedes era el proveedor oficial de coches al Gobierno Nazi y eso se puede ver claramente en algunos pedidos interesantes. Aunque el Mercedes 770 era el coche de lujo oficial de los gerifaltes nazis, estos decidieron hacer un pedido de varios Mercedes 540K extra largos: el chasis se alargó hasta los 3.880 mm y se decidió crear un sedán descapotable. Perfecto para desfiles y demás actos multitudinarios.

Pero deja que hoy te hable de mis dos 540K favoritos. El primero también está estrechamente ligado con el Gobierno Nazi: se trata del Mercedes 540K Blue Goose. En 1936 la marca creó el Mercedes 540K Special, basado en el chasis corto. Era bastante más caro y solamente llegaron a producirse 32 ejemplares. Pues bien, en 1937, uno de estos ejemplares fue un encargo VIP, entiéndeme, ‘VIP’, lo encargó Hermann Göring, mano derecha de Hitler.

Se pidió en un espectacular color azul claro y rápidamente fue bautizado amistosamente como ‘Blue Goose’. Fue un coche muy utilizado por este jefe Nazi, por eso el coche contaba con un blindaje completo, tanto de carrocería como en los cristales. Estéticamente me parece brillante y es, sin duda, uno de mis ejemplares favoritos. También es muy interesante su historia posterior: en 1945 fue encontrado por la 326 Compañía de Ingenieros del Ejército Americano y el general Maxwell Taylor lo utilizó como vehículo oficial en Alemania hasta que el Tesoro Americano decidió hacerse con él. En 1956 fue subastado por 2.167 dólares. ¡Quién lo pillara! A día de hoy el coche se encuentra en Inglaterra, aunque la verdad es que hace un tiempo que no se ven fotos ni lo utilizan para acudir a Concursos de Elegancia. ¡aquí puedes ver una foto!

 

 

Pero si hay un Mercedes 540K realmente especial, por todo: su rareza, su historia y su nacionalidad, ese es el Mercedes 540K Autobahn Kurier del Doctor Barraquer. Probablemente sea la historia más alucinante relacionada con el automóvil de lujo en nuestro país; sin duda, al menos, está en el podio. El Mercedes 540K Autobahn Kurier fue creado como el rey de las recién estrenadas Autobahn, una versión más deportiva y más eficiente aerodinámicamente que le permitía alcanzar los 200 km/h: una especie de germen de los Mercedes-AMG actuales.

Fueron varios los prototipos realizados, aunque a día de hoy solamente se puede considerar que queda un Mercedes 540K Autobahn Kurier auténtico. Algunos Autobahnkurier se realizaron sobre el chasis del Mercedes 500K, aunque con el motor de 5.4 litros del 540K. El Mercedes 540K Autobahn Kurier del Dr. Barraquer estaba realizado sobre el chasis del modelo normal. La verdad es que esta versión era la más cara y salvaje, aunque dada la crisis en Alemania, ninguna se quedó en ese país: todas fueron vendidas en el exterior. ¡Cómo han cambiado los tiempos! Ahora es al revés...

Muchas son las leyendas y rumores que hablan del Autobahn Kurier (literalmente significa ‘mensajero de la autopista’). Por ejemplo, que un ejemplar fue encargado para Eva Braun, amante de Hitler, que fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Otro ejemplar fue regalado por el Gobierno Alemán al Sha de Irán, aunque en esta ocasión el chasis es el de un 500K: por eso, el ejemplar de Barraquer se podría considerar como el único Mercedes 540K Autobahn Kurier que existe. 

¿Y cómo algo tan increíblemente exclusivo, en aquellos tiempos, terminó en manos de un oftalmólogo español? Ignacio Barraquer Barraquer venía de una familia de oftalmólogos. En 1917 se hizo famoso por operar las cataratas con ventosa, una técnica que se había sacado de la manga al observar cómo actuaban las sanguijuelas de su acuario. Barraquer era un amante de la zoología, pero también de la velocidad y los automóviles. En el Salón de París de 1938 se enamoró del coche y poco después, en un viaje en Alemania, lo encargó.

 

 

Las malas lenguas dicen que durante sus viajes habría tratado a gente realmente importante: incluso se afirma que el mismísimo Adolf Hitler le regaló el coche como agradecimiento por uno de sus servicios. En 1938 se completaba el chasis 408336, el único 540K con carrocería Autobahn Kurier. La entrega al Dr. Barraquer se iba a realizar en Gibraltar y nada más estrenarlo se decidió realizar un viaje con toda la familia por el norte de Africa: ¡hasta Egipto!

Tienes que tener en cuenta cómo debía estar el norte de África en 1938: ¡para ir con un superdeportivo de la época! ¡Imagina cruzar el Amazonas con un Ferrari LaFerrari! Una aventura espectacular que no cesó: con el Mercedes 540K Autobahn Kurier del Dr. Barraquer se iban a realizar numerosos viajes. Más tarde, en los años 50, lo sustituyeron en el uso diario por un Mercedes 300 SL (qué grandes) aunque el coche permaneció en la familia durante muchos años más. 

Ya en el Siglo XXI el coche cambió de manos: necesitaba una restauración completa y se decidió que fueran otros quienes disfrutasen de esta joya. Fue vendido a la familia mejicana Keller y estos lo restauraron. Seguro que no te sorprende que gana siempre que acude a un Concurso de Elegancia. Sin duda, es el Santo Grial de Mercedes y una de las historias del motor más emocionantes que han tenido lugar en nuestro país. Una pena perder una joya así, pero no tengo duda que el dinero seguro que ha sido bien invertido: incluso hoy la gente paga los tratamientos de la actual generación de esta familia según sus capacidades económicas, gracias a la Fundación Barraquer. ¡Un ejemplo para muchos!

El Mercedes 540K es uno de los mejores Mercedes de todos los tiempos. 419 ejemplares fueron fabricados y si te cruzas con alguno de estos en algún momento de tu vida, podrás dar las gracias: serás alguien afortunado. 

Lecturas recomendadas