Pasar al contenido principal

Mercedes-AMG One, a secas. ¡Este será su nombre definitivo!

Un Fórmula 1 para llevar a tu abuela a buscar el pan.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Actualizado

El Mercedes-AMG Project One fue lo más esperado entre las novedades del Salón de Frankfurt 2017 y , desde entonces, uno de los coches nuevos que más ganas tenemos de ver y tocar. Hace más o menos un año que conocemos el aspecto definitivo de su espectacular carrocería. Hoy, los planes de producción de la marca van avanzando: todos los ejemplares están ya adjudicados y sus nuevos dueños ya participan en diferentes eventos exclusivos organizados por AMG.

Cómo ver el GP de Rusia F1 2018

El último de ellos se ha producido en Munich y parece que podría ser allí donde se ha desvelado el nombre definitivo comercial de este hiperdeportivo: Mercedes-AMG One. Presente en el marco de las celebraciones del medio siglo de Mercedes-AMG, parece que el gigante alemán da un golpe encima de la mesa mostrando su tecnología aplicada al automóvil de calle y dejando en el cajón de viejas glorias algunos de los deportivos más alucinantes de los últimos años. Sin duda, la más destacada de las novedades de Mercedes en el Salón de Frankfurt 2017

Mercedes quería un deportivo de altura, un coche que demostrase que sin McLaren también puede realizar coches de altísimas prestaciones, un coche que justificase su participación en la competición del más alto nivel. “Para nosotros, el deporte del motor no es un fin en sí mismo. En condiciones de máxima competencia desarrollamos tecnologías de las que más tarde se benefician también nuestros vehículos de serie. Ahora aprovechamos la experiencia y los éxitos cosechados en tres campeonatos mundiales de constructores y de pilotos para llevar a la carretera por primera vez la tecnología de la Fórmula 1 en el Mercedes-AMG One”. Comentaba Dieter Zetsche, Presidente de Daimler AG y máximo responsable de Mercedes-Benz.

 

Así se transforma un Fórmula 1 en el Mercedes-AMG One

 

“El Mercedes-AMG ONE es el primer bólido de Fórmula 1 con homologación para circular por las vías públicas. Nuestro grupo híbrido de alta eficiencia, procedente del automovilismo deportivo, configura una mezcla fascinante de prestaciones y eficiencia con el eje delantero con propulsión eléctrica. Una potencia conjunta de más de 1.000 CV y una velocidad punta superior a los 350 km/h son argumentos convincentes: este Hypercar es tan vertiginoso como promete su aspecto exterior”. Nos comenta Ola Källenius, responsable de investigación y desarrollo del grupo. 

No obstante, este vehículo es todavía un prototipo, aunque hay que decir que anticipa prácticamente todos los elementos que veremos en el coche de calle, tanto a nivel técnico como estético. Sin duda es un vehículo salvaje desde todos los puntos de vista, un Mercedes que nos hace recordar otros grandes modelos que también derivaban de la competición, como el Mercedes CLK GTR. Para ello, se ha utilizado un propulsor que es una auténtica novedad en el sector, un motor prácticamente idéntico al utilizado por los monoplazas de la estrella y que demuestran que la tecnología, la electricidad y la eficiencia también van de la mano de las prestaciones más salvajes y radicales.

El Mercedes-AMG One equipa un pequeño motor sobrealimentado de seis cilindros en V y apenas 1.6 litros de cilindrada derivado del Fórmula 1. En realidad, todo el bloque deriva de la F1 y su desarrollo ha sido posible gracias a la división Mercedes-AMG High Performance Powertrains, los encargados también de poner a punto el motor para la Fórmula 1. Al motor V6 se juntan otros cuatro motores eléctricos, situados en distintas disposiciones y con objetivos varios.

 

 

El motor de combustión se encuentra alimentado por un turbocompresor de alta tecnología. La turbina de gases de escape y la turbina del compresor están separadas para asegurar una posición ideal respecto al lado de escape y el lado de admisión del motor, y se unen a través de un árbol de transmisión. En este árbol se ha dispuesto un motor eléctrico de 90 kW de potencia que, en función del estado de servicio, puede impulsar la turbina del compresor hasta un régimen de 100.000 rpm. Este sistema deriva directamente del Mercedes W08 de Fórmula 1 y se denomina MGU-H (Motor Generator Unit Heat).

Con este sistema, se asegura que el turbocompresor entre en funcionamiento en cualquier momento, sin retrasos y con una reacción instantánea en cualquier momento, incluso desde parado. El turbocompresor, además, tiene una segunda función: aprovecha parte de la energía sobrante de los gases de escape y la convierte en energía eléctrica, operando como un generador. Este generador ayuda a cargar las baterías de iones de litio que alimentan los motores eléctricos. Junto al motor, unido al cigüeñal mediante un engranaje de ruedas dentadas rectas, se encuentra otro motor eléctrico con una potencia de 120 kW que mejora la respuesta del motor. El MGU-K, como se denomina esta tecnología, también deriva directamente del motor utilizado por Lewis Hamilton en cada Gran Premio.

Como broche final a un conjunto de altísima tecnología, Mercedes-AMG ha dispuesto dos motores eléctricos en el eje delantero, de 120kW cada uno. Estos motores podrán acelerar y frenar por separado ambas ruedas del eje delantero, optimizando la entrega de par y buscando la máxima tracción en cada momento. Esta tracción integral inteligente no solo mejora las prestaciones, sino que también ayudará a regenerar el máximo de energía posible para poder utilizar el coche en modo 100% eléctrico.

 

Forgiato pierde la cabeza con este G550 4x4 al cuadrado

 

No obstante, lo más impresionante de este sistema de propulsión es su rendimiento término y las prestaciones que permitirá al motor alcanzar. El rendimiento térmico del motor de combustión interna con turbocompresor eléctrico (MGU-H) en combinación con el motor eléctrico en el cigüeñal (MGU‑K) ascenderá a más del 40%. Esta cifra marca un nuevo récord para un vehículo de serie ya que con cada litro de combustible es capaz de generar más energía que otros deportivos de potencia similar. 

¿Te preguntas de qué tipo de prestaciones estamos hablando? Pues en total el sistema motriz generará más de 1.000 CV, para un peso que promete ser muy bajo. Esto hará que la aceleración de 0 a 200 km/h sea inferior a los seis segundos. Sí, has leído bien y NO-ME-HE-EQUIVOCADO: de 0 a 200 km/h en menos de seis segundos. La velocidad máxima superará los 350 km/h y se espera que la aerodinámica del modelo final de producción tenga un papel fundamental para conseguir un rendimiento dinámico absolutamente exagerado. 

En el apartado estético, el Mercedes-AMG One luce un aspecto de prototipo de Le Mans, siguiendo un poco la estela del CLK GTR. La aerodinámica es fundamental, pero también aporta detalles estéticos únicos como la aleta de tiburón en la parte trasera. Destaca también un interior minimalista donde destaca la posición de conducción muy baja donde el piloto y el copiloto estarán prácticamente tumbados, imitando un poco la postura de un piloto de Fórmula 1.

Señores de Ferrari, McLaren, Porsche. Mercedes ha movido ficha y ha puesto en jaque a todo el sector. Una lucha titánica en la que los únicos que pueden intentar plantarle cara, de momento, son el Aston Martin Valkyrie y el McLaren Speedtail. El resto de marcas de deportivos van a tener que empezar a romperse la cabeza para intentar alcanzarles. ¡Buena suerte a todos!

 

 

 

 

Lecturas recomendadas