Pasar al contenido principal

Bugatti Divo, oda al automóvil de lujo

El Bugatti más excesivo jamás construido

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Actualizado
Bugatti Divo

El nuevo Bugatti Divo promete ser de nuevo el hipercoche del que más vamos a hablar en los próximos días, meses y años. Y es que, visto el panorama de hiperdeportivos que está floreciendo, en Bugatti quizá han pensado que es el momento de dar un puñetazo en la mesa y la llegada a su cúpula de Stephan Winkelmann, ex CEO de Lamborghini, se ha notado adoptando la dinámica que tan bien le funcionó en su anterior etapa. Una nueva apuesta sin dejar de lado el buen saber hacer que, desde hace décadas han demostrado.

Y no hay que irse al Bugatti Type 57 de la década de 1930. Por ejemplo, echa un vistazo al Bugatti EB110, el primero que lanzaron los de Molsheim en la era moderna. Y el resto es historia: el Bugatti Veyron y sus infinitas versiones y, sobre todo el Chiron, pusieron de moda un segmento que hasta el momento no estaba muy poblado. Pero el caso del nuevo Bugatti Divo es una vuelta de tuerca.

Las primeras sospechas vinieron a partir de ver varias mulas con aspecto de Bugatti Chiron en Nürburgring, lo cual puso en alerta a medio mundo del motor: ¿una nueva versión del propio Bugatti Chiron, al margen del Bugatti Chiron Sport presentado como una de las novedades del Salón de Ginebra de 2018? Poco después, nos despertamos con una noticia de esas de marcan: el nuevo Bugatti Divo estaba listo para ser presentado.

El anuncio se hizo en Instagram y apenas dieron datos técnicos, solo una imagen del nombre que recibiría este coche nuevo en homenaje a Albert Divo, aunque nosotros preferimos entenderlo como un guiño a su significado en español más allá de su escandaloso  precio, de cinco millones de euros y una producción de tan solo 40 unidades montadas a mano. Su presentación: el 24 de agosto en el concurso de elegancia de Pebble Beach

El piloto que da nombre al nuevo Bugatti
Albert Divo en la década de los 20

Seguramente este nombre no te diga nada, y su cara mucho menos, pero Albert Divo fue un piloto francés que ganó dos veces la Targa Florio con Bugatti en la década de los años 20, algo solo al alcance de pilotos como Nuvolari, Varzi o Stirling Moss. En esa década, la Targa Florio o Giro de Sicilia se corría en un trazado de 108 km al que se daban cinco vueltas. Divo se impuso en 1928 con un Bugatti T35B (rebajó en 15 minutos el tiempo del ganador del año anterior, Alberto Materassi -Bugatti T35C-) y en 1929 con otro Bugatti T35C, con el que también bajó el tiempo unos minutos más.

Ganó dos veces la Targa Florio
Albert Divo y su Bugatti T35C con el que ganó la Targa Florio en 1929

La exclusividad hecha coche: Bugatti Divo

Como verás en las imágenes que siguen, Bugatti ha tomado como base el Chiron, un coche de 2,9 millones de euros. Aunque podríamos esperar que superara la potencia de los 1.500 CV, el nuevo Bugatti Divo la mantiene su poderío extraído del mismo bloque W16 de 8 litros. Donde se ha puesto mayor esfuerzo es en otros aspectos.

Con una motivación fuente de las carreras, aunque ya solo por su atlético aspecto se demuestra, la aerodinámica es uno de puntos trabajados, de tal forma que, este coche genera 90 kg más de downforce que el Chiron, 456 kg en total. Solo el alerón mide 1,83 m y es un 23% más ancho que el del Chiron. Las mejoras suponen una mayor eficiencia en curva. Produce una fuerza G lateral de 1,6 y la velocidad máxima que alcanza es de 380 km/h.

Con todo ello, el Bugatti Divo es 35 kg más ligero que su hermano.

Este incremento de sus prestaciones, como hemos dicho, no vienen de extraer más potencia al motor del Chiron, aunque se ha optimizado su refrigeración y el sistema de frenado gracias a una mejor canalización de aire. Además se ha revisado todo lo susceptible de ser mejorado para reconvertirlo en un nuevo Bugatti. Una pieza que, por comportamiento y exclusividad, fuera digna de jeques y grandes empresarios aficionados a las prestaciones de altísimo nivel. 

El chasis que utiliza el nuevo Bugatti Divo ha sido heredado y modificado a partir del que utiliza el Chiron. La suspensión utilizada es también distinta por lo que, esta nueva combinación estructural y dinámica, junto con un rediseño y optimización de la carrocería y otros apéndices, son la clave de este espectacular coche de carreras homologado para calle. No lo olvides, cada una de las 40 unidades del Bugatti Divo están legalizadas para rodar en carretera ordinaria.

Como nota de humor, para quienes sufran por el WLTP en España o los emisiones y consumos del Bugatti Divo las cifras ofrecidas por el fabricante establecen en urbano 35,2 litros, extraurbano 15,2 y combinado 22,5 litros de gasolina y unas tasas de 516 g/km clasificándose.

Tanto que en el interior se ha combinado las calidades de lujo de Bugatti con las exigencias de un coche capaz de pulverizar récords, el primero de ellos es el del circuito de Nardo donde este coche ha reducido en 8 segundos el mejor tiempo establecido.

La imagen del Bugatti Divo 

Además del azul Divo Racing Blue sobre la carrocería en gris, ofrece la distinción necesaria para destacar con sutiles tonos pastel, que se replican en el interior gracias a la fibra de carbono y al Alcantara que recubre su habitáculo.

En palabras de Winkelmann, el Bugatti Divo ha nacido para emocionar al mundo del automóvil. Desde su concepción como proyecto, quedó claro que iba a ser tan aceptado o más que cualquier modelo 'básico' y, los 40 Bugatti Divo fueron reservados antes de que empezara su ensamblaje.

 

Tienes disponible la información del único Bugati a la venta, el Chiron, en nuestra sección de fichas de coches

Lecturas recomendadas