Pasar al contenido principal

El mayor intento de timo al seguro de coche del año 2016

A la conductora la pillaron por culpa de Twitter...

Imagen de perfil de Noelia López
Así intentan estafar los españoles a su seguro de coche

En España no pasan ni dos minutos sin que alguien intente defraudar a una aseguradora. En 2016, de hecho, hubo todavía más fraudes al seguro que en el año anterior aunque, eso sí, eran por un importe menor.

Vídeo: el intento de estafa al seguro más lamentable jamás filmado

Las aseguradoras dedican grandes esfuerzos a combatirlos, tanto es así que ICEA (Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras) reconoce esta labor con el Concurso Sectorial de Detección de Fraudes en el que se premian las labores de investigación en tres categorías de seguros: automóvil, diversos y personales. El que se ha llevado este año el primer premio en la categoría de coches es el que hemos llamado el mayor intento de timo al seguro en 2016.

 

Fingió una minusvalía y la pillaron por Twitter

El primer premio en la categoría de automóviles tiene tres grandes protagonistas: la asegurada, los médicos que la trataron y las redes sociales.

La historia se resume así: un grupo de cuatro amigos viajaba en un coche; el chico que iba al volante quiso impresionar a las tres chicas que le acompañaban y condujo de manera temeraria, hasta que el turismo colisionó y todos resultaron lesionados.

La novia del conductor fue la que se llevó la peor parte y quedó herida de más gravedad, con traumatismo craneoencefálico severo, que la mantuvo varios días en coma. Al despertar, sus habilidades cognitivas habían quedado afectadas: presentaba un coeficiente intelectual límite, con dificultades importantes para la comunicación, sin sabe manejar el dinero, ni ubicar el tiempo, etc.

Ojo que los conductores también somos víctimas de estafa; mira este vídeo:

 

 

Todos los médicos que valoraron el caso pronosticaron una futura dependencia, aunque consideraron que podría mejorar. Sin embargo, la joven no mejoraba nada y, en una revisión a solas, uno de los médicos notó cambios en su actitud, de hecho, respondía diferente a cuando iba a la visita acompañada. En solitario, reconocía que ir sola a veces a rehabilitación, utilizaba el transporte público…

¿Cómo averiguaron cuándo decía la verdad? Las redes sociales dieron el chivatazo. La compañía pudo ver en el ellas cómo la chica hacía vida normal: tenía tenía nuevo novio, quedaba con amigos, publicaba fotos, utilizaba dobles sentidos en el lenguaje… Así que la indemnización de un millón de euros que pedía, se quedó en 230.000 euros. Las consecuencias del accidente existían pero no eran tan graves.

 

Fuente: blog Estamos Seguros.

 

Lecturas recomendadas