Pasar al contenido principal

¿Qué hago con mi coche diésel? ¡No te creas todo lo que oyes!

La desinformación podría poner en peligro el gran trabajo que está haciendo el sector del automóvil.

Cómo ahorrar gasolina

Te estás preguntando qué hacer con tu coche diésel, ¿verdad? Normal. Si últimamente has prestado atención a la actualidad, seguro que estás pensando que es el demonio en persona y que en menos de lo que canta un gallo te estará dando serios dolores de cabeza.

¡Tranquilo! No adelantes acontecimientos y, sobre todo, no te creas todo lo que escuchas. No hay nada peor que la desinformación en situaciones como esta así que aquí te vamos a dar un par de datos que te ayudarán a que dejes de ver a los coches diésel como auténticos criminales. 

Te interesa: Madrid Central restringirá el tráfico de paso en el centro de la capital

Es cierto que esto no es fácil y menos cuando la ministra Teresa Ribera ha sido la encargada de decir en los medios que “el diésel tiene los días contados”. Sin embargo, nada en esta vida es absoluto y por eso hay que parar a analizar esas palabras. 

Ribera también dijo que su impacto en la calidad del aire es “lo suficientemente importante como para ir pensando en un proceso de salida” y a ver, no vamos a negar que los coches diésel contaminan, pero ni lo hacen todos ni en la misma medida. 

Precisamente, desde Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor) han explicado que los nuevos Euro 6 emiten la misma cantidad de partículas que un gasolina, pero menos CO2 por ser más eficientes y consumir menos carburante.

 

 

Según Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam, “es temerario que la ministra haga estas declaraciones porque es evidente que no está teniendo en cuenta que con las tecnologías de hoy día el diesel expulsa menos gases de efecto invernadero, que es justo lo que nuestro país debe reducir para cumplir con los objetivos medioambientales a nivel internacional”.

 

¿Qué impacto tienen estas declaraciones sobre los coches diésel en particular?

Las palabras de Ribera necesitan, por tanto, ser cogidas con pinzas, ya que suponen una lacra para los esfuerzos y la inversión en tecnología que están haciendo los fabricantes por lanzar coches diésel eficientes e incluso otras formas de movilidad alternativa. 

Te interesa: Bruselas dice que el diésel es tecnología del pasado

La industria del automóvil está en continua evolución y con novedades como la normativa WLTP, por ejemplo, tienen más que nunca unos límites que deben y están dispuestos a cumplir por su propio bien y por el bien de todos. 

Las matriculaciones diésel eran del 75% hace dos años, pero actualmente han caído hasta el 37%, lo que deja en evidencia que existe un miedo generalizado entre la población al fin del diésel.  

 

¿Y cuál podría ser entonces la solución para evitar esta cruzada contra el diésel?

Además de una buena información, la responsabilidad recae sobre el Gobierno, que debería buscar una solución a la raíz del problema. Se sabe que la antigüedad del vehículo, que en España supera los 12 años de media, tiene un tremendo impacto en el medio ambiente. 

Por tanto, un plan de incentivo que invite al achatarramiento de los coches diésel antiguos y contaminantes y promueva la compra de vehículos con motores de última generación -sí, también diésel- podría ser la solución más efectiva.

Estos son los 9 fabricantes que no volverán a vender coches diésel 

También una reforma fiscal que, por un lado, suprima el Impuesto de Matriculación y, por otro, reoriente el Impuesto de Circulación para que se base en la emisiones en lugar de en la cilindrada y la potencia podría ayudar a evitar que los coches más contaminantes sigan en circulación.

Al vincularlo al CO2 y a la normativa Euro, con independencia de la tecnología que lo mueva, se asocia a la antigüedad del coche y por tanto, establece un sistema justo de discriminación por su potencial contaminante, puesto que la Euro regula también las emisiones de NOX, azufre, partículas e hidrocarburos.

 

Entonces, ¿qué hago con mi coche diésel? 

Respira tranquilo, podrás seguir yéndote de vacaciones en él y tu día a día transcurrirá con relativa normalidad.  Y digo relativa porque es cierto que las ciudades imponen cada vez más restricciones a los coches diésel -sobre todo en el centro de ciudades como Madrid, por ejemplo-; pero no pienses que a partir de mañana mismo te prohibirán rotundamente que circules con tu vehículo (ojo a estos cinco coches víctimas del nuevo ciclo WLTP).

 

 

Es cierto que, progresivamente, se quiere ir retirando los coches diésel del mercado, pero es algo que se ha planteado a largo plazo y que irá tomando forma con el paso de los años, a medida que la tecnología que mueve a los coches nuevos vaya evolucionando. 

Ahora bien, debes tener en cuenta que ningún vehículo diésel anterior a 2006 tendrá la pegatina ecológica de la DGT, así que si tu coche es uno de estos estará catalogado como “más contaminante”. Por cierto, ¿sabes que llega a Madrid el primer radar que multa a los coches más contaminantes?

 

¿Y si quiero vender mi coche diésel?

Lamentablemente, no es que seas el demonio por conducir un coche diésel, pero sí que tendrás que hacer frente a algunos obstáculos que se han ido interponiendo en su camino; por ejemplo, si quieres vender un diésel has de ser consciente de que su valor ha caído en el mercado de segunda mano.

 

Venta de coche diésel

 

La subida del impuesto sobre los carburantes también te afectará, pero también al resto, ya que se hace con el objetivo de igualarlos diferencias entre gasolina y gasóleo. Estas son las cinco provincias donde el el impuesto al diésel va a doler más.

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear