Pasar al contenido principal

Mazda CX-3 o BMW X2, ¿cuál comprar?

¿SUV de diseño? ¿SUV dinámico? Hay mucho que debatir...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
BMW X2

Hay muchas opciones para elegir entre los coches nuevos, pero si buscas SUV, el Mazda CX-3 o el BMW X2 pueden ser dos buenos candidatos a ocupar tu plaza de garaje próximamente. Y aquí vamos a explicarte por qué. 

Si para ti las apariencias importan, debes saber que a la hora de decidir entre uno u otro por lo vas a tener más complicado, puesto que ambos ofrecen una imagen atractiva gracias a un diseño que se sale de lo común (algo difícil en el saturado mundo de los SUV).

No te pierdas: ¿Cuáles serán los SUV híbridos de 2018?

El recién presentado BMW X2 llega con una nueva filosofía denominada SAC (Sport Activity Coupé) que en realidad viene a ser lo mismo que conocemos hasta ahora… pero con una nueva terminología. 

Aun así, es cierto que su aspecto es muy dinámico y presenta detalles curiosos como el emblema de BMW en el pilar C en homenaje a los BMW 2000 CS y 3.0 CSL o la famosa curva Hofmeister

 

¡Así luce el BMW X2 en movimiento!

 

Por otro lado, la imagen que Mazda ha dado a sus últimos modelos ha tenido muy buena aceptación entre el público y gracias al lenguaje de diseño KODO, ha ganado muchos puntos a la hora de convertirse en una opción entre quienes buscan comprar coche nuevo. 

Pero indaguemos un poco más para decidir si comprar un Mazda CX-3 o comprar un BMW X2… 

 

Mazda CX-3 o BMW X2: dimensiones

Si te decides por el BMW X2 te llevarás un SUV que mide 4.360 mm de largo, 1.824 mm de ancho y 1.526 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.760 mm.

Sí, ganas espacio respecto al Mazda CX-3, que con 4.275 mm de largo, 1.765 mm de ancho y una altura de 1.535 mm se queda algo por detrás; además, su distancia entre ejes de 2.570 mm es también menor. 

Sin embargo, el BMW X2 es más pesado que el japonés; este, en su versión más equipada, pesa 1.370 kg, mientras que el modelo alemán sube hasta los 1.675 kg. 

Respecto al maletero, el Mazda CX-3 también sale ganando respecto al nuevo X2: 470 litros frente a 350, en ambos casos ampliables hasta 1.355 o 1.260 litros, respectivamente.

 


Mazda CX-3 o BMW X2: motores

En el apartado de motores, el BMW sale ganando con cuatro propulsores frente a los tres bloques que ofrece el Mazda, dos gasolina -el 2.0 Skyactiv-G disponible con 120 y 150 CV- y un diésel, el 1.5 Skyactiv-D de 105 CV.

Respecto a los cambios, podrás optar por una transmisión manual de seis marchas o una caja automática de tipo convertidor de par de seis relaciones.

Por su parte, el BMW X2 2018 llega con un tricilíndrico turbo de 1.5 litros y 140 CV y un 2.0 litros turbo ofrece 192 CV; si buscas diésel, tendrás a tu disposición el 2.0 litros con 150 y 190 CV. Nosotros ya tenemos la prueba del BMW X2 para que descubras su comportamiento.

Habrá a tu disposición una caja de cambios manual de seis velocidades y la conocida Steptronic de ocho relaciones. Y por cierto, tanto en el Mazda como en el BMW podrás optar por la tracción delantera o integral. 

 


Mazda CX-3 o BMW X2: equipamiento

Hablar de comprar coche sin fijarnos en su equipamiento no tiene mucho sentido y en este caso, tanto el Mazda CX-3 como el BMW X2 ofrecen una amplia carta. 

Para el Mazda CX-3 tienes cuatro acabados disponibles -Style+, Luxury, Luxury Premium y Senses Edition- frente a los tres acabados del BMW X2: estándar, M Sport y M Sport X.

El japonés ofrece, a través de ellos, sistemas como el G-Vectoring que mejora la precisión de guiado, alerta por cambio involuntario de carril, control de velocidad, sistema multimedia MZD Connect, navegador o Head-Up Display, entre otros.

Por su parte, BMW ha dotado su nuevo SUV con asistencias a la conducción de la talla del Driving Assistant, con aviso de salida del carril, Speed Limit Info con indicación de prohibición de adelantar y BMW Selective Beam, que permite conducir con las luces de carretera sin deslumbrar a los demás.


Mazda CX-3 o BMW X2: el desempate

Llegados a este punto, habrás visto que ambos tienen buenos argumentos para convencerte de que son el coche que necesitas. Sin embargo, hay un factor clave que puede ayudarte a tomar la decisión: el precio.

Los precios del Mazda CX-3 parten de 19.295 euros, por lo que la diferencia con el precio del BMW X2 es brutal: para acceder a él tendrás que pagar 35.050 euros. Una diferencia muy notable… 

Más datos sobre el nuevo BMW X2 aquí

Lecturas recomendadas