Pasar al contenido principal

Curva Hofmeister: ¿todavía no conoces este protagonista del BMW X2?

Lleva con BMW desde 1961 y con el X2 alcanza un nuevo nivel.

Curva Hofmeister BMW X2 suv compacto

La llegada del BMW X2 ha sido sorprendente: un SUV compacto que apuesta por el diseño, una corriente que se está viendo en este segmento de manera importante. Ya lo vimos en SUV-B premium como el Audi Q2 y en muchísimos SUV-B de marcas generalistas como el Hyundai Kona. Ahora bien, hay una cosa que nos ha llamado profundamente la atención en el BMW X2: la Curva Hofmeister se actualiza de manera espectacular, dando una fuerza extraordinaria a la vista lateral de este SUV tan particular.

Por eso me gustaría hablaros un poco de este elemento de diseño tan interesante que BMW utiliza de manera insistente una y otra vez en todas sus creaciones (o en la inmensa mayoría con salvedades contadas, véase un descapotable). ¿Qué es la Curva Hofmeister? Es ese ‘codo’ que hace la ventanilla trasera en su integración con el pilar C. Parece una tontería, un detalle poco importante, pero en realidad, este toque hace que el lateral gane mucho músculo y, con el paso del tiempo, se ha convertido en un guiño estético incuestionable.

 

 

El primer coche en montar la Curva Hofmeister fue el BMW 1500 de 1961, diseñado por Giovanni Michelotti. No obstante, fue el diseñador jefe de la marca por aquellos tiempos, Wilhelm Hofmeister, el que modificó este elemento para conseguir una imagen más deportiva y diferenciada. Fue todo un éxito y desde entonces, este pequeño detalle, ha formado parte de la simbología estética de BMW, como lo pueden ser los riñones en el frontal del coche.

Lo más interesante de la Curva Hofmeister es cómo se ha ido adaptando al paso del tiempo. La puede equipar desde un deportivo hasta un monovolumen, desde un SUV hasta un compacto. Su versatilidad es total y aunque no siempre busque dotar al lateral de más fuerza o de ese toque deportivo, sí que se ha convertido ya en un emblema estético de BMW, casi irrenunciable. Como una especie de firma al estilo del techo de burbuja en Zagato.

 

Vídeo: así es el diseño del BMW X3 2018

 

El último y mejor ejemplo es el BMW X2, una evolución importante de la Curva Hofmeister que nos ha dejado sorprendidos. Hasta la fecha, este detalle era bastante discreto, muy vertical en las berlinas, como en el BMW Serie 5. En algunos incluso cuesta encontrarla, como en el BMW Serie 2, donde esa curva es muy pequeña y casi pegada a la línea lateral de las ventanillas. Pues bien, en el BMW X2 es todo lo contrario: el codo se extiende hasta casi la mitad de la puerta trasera. ¿El resultado? Mucha fuerza al pilar C y un toque deportivo muy interesante. Podremos criticar muchas cosas del BMW X2, pero no tengo duda que esta nueva reinterpretación de la Curva Hofmeister es todo un acierto.

No se puede negar que el estilismo en BMW es conservador, pero en un mundo que cambia constantemente de estilos, da gusto ver como una marca es fiel a sus ideas pero adaptándose constantemente para no dejar de ser moderna y plenamente actual. ¡Gran trabajo BMW!

Lecturas recomendadas