Pasar al contenido principal

Los nuevos Audi Q5 y SQ5 se enfrentan al Q5 TDI 2015. ¿Podrán con él?

Los actuales Audi Q5 y SQ5 se han enfrentado a uno de los retos más extraños que jamás tendrán que afrontar, y es que se han batido en duelo en una carrera de aceleración con el Audi Q5 TDI de 2015. La idea ha sido de los chicos de The Fast Lane Car y el resultado es de lo más curioso.

Audi Q5

La persecución que están sufriendo los vehículos dotados de motor diésel últimamente hace que mucha gente les esté mirando con recelo desde hace algún tiempo. Aunque sea un modelo de altos vuelos como el Audi Q5. Hace no mucho esto no era así. De hecho, la variante TDI del SUV germano con su propulsor V6 de 3 litros era una de las más demandadas. Hablamos del año 2015, ayer como quien dice. Pues bien, quien sabe si por romper una lanza en favor de esta versión o simplemente por curiosidad, los chicos del canal de Youtube The Fast Car Lane han decidido enfrentar esta unidad a los actuales Q5 y SQ5 en una carrera de aceleración. ¿El resultado? El siguiente:

 

 

Recordemos que el Q5 TDI del que hablamos contaba con un motor de 245 CV, ligeramente inferior al 2 litros del Q5 TFSI de ahora con sus 252 CV y, por supuesto, muy inferior a los 354 CV del deportivo SQ5. Eso sí, a favor del primero de todos está el más elevado par máximo que ofrece, algo que juga a su favor en el tipo de experimento que se ha hecho.

Tal y como has visto en el vídeo que acompaña a estas líneas, la primera carrera que se lleva a cabo es la que enfrenta al Audi Q5 TDI con la variante más convencional del actual SUV alemán. Poco importan los caballos extra de este último. La variante diésel saca músculo desde muy pronto y llega a la meta como claro ganador.

 

 

La fiesta para el todocamino diésel se acabó en cuanto llegó el momento de enfrentarse al Audi SQ5. Poco importaba que ambos contasen con sistema de tracción total y una caja de cambios automática de ocho velocidades. En esta ocasión es la variante deportiva del SUV la que llega a la meta claramente por delante.

Como siempre sucede con este tipo de grabaciones, queda la duda acerca de lo rigurosos que hayan sido los que las han realizado, especialmente en lo que a las mediciones se refiere. Tampoco queda muy claro el objetivo que se persigue con ellas. Pero lo cierto es que a los aficionados al mundo de las cuatro ruedas nos llaman mucho la atención, así que bienvenidas sean. ¡Y enhorabuena al Audi SQ5!

 

Lecturas recomendadas