¡Cuidado Tesla! El Karma Revero 2016 ya está aquí de nuevo

El deportivo eléctrico que amenaza a Tesla, el Karma Revero, saldrá a la venta el próximo mes después de un laborioso proceso de producción con muchas novedades.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

Debo confesar que soy fan del Karma Revero, el anteriormente llamado Fisker Karma. Siempre pensé que era un coche mucho más chulo y pasional que el Tesla Model S, pero como bien digo, su concepción original, llevada a cabo por el diseñador Henrik Fisker, estaba realizada más con el corazón que con la cabeza, y en eso, gana Elon Musk por goleada.

No obstante, el Fisker Karma llegó a conquistar hogares tanto en Europa como en EEUU: su línea y diseño era un espectáculo, con una línea muy baja, era como el Aston Martin Rapide que siempre quisimos y que nunca tuvimos. Henrik Fisker, padre del DB9, había creado un sedán super-estilizado, con un aire muy deportivo, exclusivo, pero quiso adelantarse a su tiempo y lo plantearon con un sistema de propulsión híbrido muy curioso, con dos motores eléctricos y un cuatro cilindros.

Menuda clase: El adorable Lexus LC500h, ahora también híbrido

Siempre pensé que este producto habría funcionado mejor con un enorme V8 de 500 o 600 CV, pero bueno. La cuestión es: ¿por qué no triunfó? Pues por falta de cabeza. En mayo de 2011 empezaron los problemas, cuando el Gobierno de EEUU canceló la línea de crédito. En julio de 2012, el Karma dejaba de ser fabricado y en noviembre de 2013 se declaraba en bancarrota.

En 2014, el grupo chino Wanxiang compraba la empresa y se proponía renacer este producto, adaptado a los gustos actuales y a la tecnología más moderna. Mientras que Henrik Fisker ha creado un Karma con un brutal V8 de 638 CV bautizado como VLF Destino, los chinos han optado por mantener el concepto de vehículo híbrido para hacer las delicias de las estrellas ‘eco-friendly’ de Hollywood.

La producción del Karma Revero, el ‘remake’ del Fisker Karma, empezó hace meses como ves en la galería de arriba. La manufactura se ha llevado desde Finlandia hasta el sur de California, con una nueva fábrica mucho más cerca de la sede de la compañía. Los nuevos dueños prometieron que el Karma Revero se empezaría a producir en verano, y dicho y hecho.

Ya conocemos los detalles iniciales e incluso tenemos un primer teaser, justo el que ves bajo estas líneas. Se desvelará por completo en menos de un mes, recuerdan en motor1.com, pero lo que vemos ahora mismo es que… el Karma Revero no ha cambiado mucho respecto al Fisker Karma. Eso sí, sus responsables prometen “enormes y serias mejoras en los sistemas electrónicos, el cableado, el dispositivo de carga y la batería”.

El Revero contará con un techo solar, al igual que el modelo original, pero el nuevo generará energía suficiente para alimentar todo el coche. Como curiosidad, cada uno de sus logos estará pintado a mano, asegura el fabricante, anunciando, además, que es la primera vez que se hace algo así en la industria de la automoción. 

Si todo va según lo previsto, Karma Wanxiang espera abrir los diez primeros concesionarios de su red a finales de este año, ocho en los EE.UU y dos en Canadá. La estrategia empleada va a ser muy similar a la de Tesla. En lugar de los concesionarios tradicionales, Karma abrirá ‘centros de experiencia de marca’ similares en estilo y funcionamiento al centro usado por Tesla.

El Karma Revero contará con una estética muy similar a la del Fisker Karma, pero en su interior hay cambios muy importantes. El principal es la colaboración con BMW en lo que a la plataforma híbrida se refiere: la marca alemana proporcionará la planta motriz así como los elementos de la carga de las baterías.

Todavía no se conocen los datos mecánicos, ni se sabe qué plataforma híbrida BMW va a utilizar, pero el plan para el Karma Revero es mucho más ambicioso: proyectan producir 3.000 ejemplares al año a un precio superior a 100.000 dólares (en Europa rondaría los 140 o 150 mil euros antes de ayudas). Se fabricarán en la planta que posee la marca en California, aunque su socio Wanxiang ya está preparando instalaciones en China que tendrían una capacidad de 50.000 unidades anuales (39.000 corresponderían al modelo Atlantic, más pequeño y asequible, y las 11.000 restantes serían Karma).

Lecturas recomendadas