Pasar al contenido principal

Comparativa: Honda NSX contra Honda NSX, un delicioso viaje en el tiempo

¿Realmente cualquier tiempo pasado fue mejor?

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

¿Comparativa de Honda NSX contra Honda NSX? 

Sí: aunque en Madrid no podrán circular los coches antiguos a partir de 2025, en Top Gear somos unos enamorados de los clásicos -aquí tienes unos cuantos que puedes comprar por menos de 20.000 euros- y siempre damos palmas cuando un fabricante decide resucitar un mito... bien. Por eso hoy hemos reunido al nuevo emblema de la firma nipona contra uno de los coches japoneses más icónicos de la Historia. ¿El resultado? Sigue leyendo...

Vale, vamos con el original...

Me parece perfecto, porque fue el que pudimos probar en primer lugar. El Honda NSX original contó con la colaboración de Ayrton Senna para su desarrollo y puesta a punto -échale un ojo al vídeo, te hará llorar-, y ese detalle le hace ganar muchos puntos. Porque sí. Pero no creas que todo su éxito se debió a las mágicas manos del piloto de monoplazas: según la propia marca, el NSX es un coche "sensacional que sabe perdonar y potenciar las habilidades de los conductores menos habituados a los vehículos de altas prestaciones, mientras que regala auténticas sensaciones a quienes saben llevar las cosas un paso más allá"... y es completamente cierto. 

¿Cómo va? 

¿Quieres uno? Aquí tienes el Honda NSX mejor conservado del mundo... a la venta

El primer protagonista de nuestra comparativa de Honda NSX contra Honda NSX es suave, amistoso y confortable cuando lo que quieres es ir del punto A al B sin demasiadas complicaciones, lo cual tiene mucho mérito teniendo en cuenta el tipo de coche del que estamos hablando y de lo cerca que la zona donde la espalda pierde su santo nombre va del suelo. Pero lo mejor llega cuando quieres exprimir un poco a la máquina: gracias a un V6 atmosférico de tres litros y 256 CV que no depende de un complejo sistema electrónico ni de un turbocompresor, la sinfonía que puede regalarte mientras haces escalar la aguja por el tacómetro es todo un orgasmo sensorial que te empuja a ir cada vez un poco más rápido... hasta ser consciente de que es su cambio automático de cuatro relaciones algo más perezoso de lo deseable lo que te impedirá ser un auténtico rayo. 

Eso no es bueno...

No lo es en absoluto, pero todo se te olvidará en cuanto empieces a enlazar las primeras curvas: el abuelo del Honda NSX 2016 es capaz de dejarte negociar giros con una facilidad pasmosa gracias a un chasis bien asentado donde las transferencias de peso se hacen de un modo tan limpio que nunca tendrás la impresión de estar rodando cerca del límite. Es la misma sensación que deja el Honda Civic Type R que pudimos probar hace algún tiempo: siempre te pide más... aunque sepa que no puedes dárselo. 

Háblame del interior

Es muy de los 90... para bien. Aunque no encontrarás grandes lujos dentro de su habitáculo, todos los materiales desprenden calidad y el ajuste entre piezas es más que correcto. Además, y aunque pueda parecerte imposible por el coche del que hablamos, la visibilidad es realmente buena y podría utilizarse a diario sin ningún problema. Y serías la persona más molona del barrio de lejos. Pero por mucha distancia, ¿eh? 

Turno del Honda NSX 2016

Correcto. Tras haber rodado unos cuantos kilómetros con el primer modelo de nuestra comparativa del Honda NSX contra Honda NSX, ahora llega el momento de saltar al aspirante a ser el deportivo más sobresaliente de la marca de los últimos años. Fiel al concepto original, el recién llegado luce una estampa espectacular que no deja a nadie indiferente -si ahora el NSX de los 90 te llama la atención, imagina en su día- a la que acompaña un interior sobrio y bien pensado donde no hay nada que no cumpla una función concreta y que no tenga la calidad esperada. Vale, sí: quizá hay más piezas plásticas de las deseables en un coche así... pero no se puede pedir todo. 

¿Y qué se puede pedir? 

Aunque ya lo dijimos tras nuestra prueba del Honda NSX 2016, la segunda vuelta que nos hemos dado en uno no ha hecho más que confirmar nuestras primeras impresiones: el NSX es bueno. Demasiado bueno, en realidad: gracias a la acción coordinada de su bloque V6 y sus tres motores eléctricos -uno para el motor principal, otros dos para las ruedas delanteras-, el coche mantiene a la perfección la trazada en cualquier circunstancia y obedece a las órdenes del conductor sin rechistar en ningún momento... por estúpidas que puedan ser las directrices. 

¿Qué?

Lo que queremos decir es que, para darte una buena bofetada con él, debes haber hecho las cosas rematadamente mal. El espíritu de coche amistoso que tenía el primer NSX sigue vivo en el nuevo y eso es algo muy bueno para todos, tanto para los que sólo quieren ir por ahí en un deportivo espectacular como para quienes sabrán extraerle todo su jugo en una pista. 

Quiero datos

El Honda NSX 2016 está propulsado por un bloque V6 de 3,5 litros con 501 CV que, en combinación con los tres motores eléctricos de su sistema Sport Hybrid AWD, entrega una potencia final de 581. Con ellos es capaz de alcanzar los 308 km/h y conformarse con un consumo medio de sólo 10 litros... si lo llevas de un modo económico, claro. 

Vale. ¿Conclusión? 

Hacer renacer a un mito es una tarea muy complicada, y parece que los japoneses se han tomado su tiempo para poder hacerlo bien. ¿El resultado? Sencillamente espectacular: tras la comparativa del Honda NSX contra el Honda NSX nos ha quedado muy claro que el espíritu original del modelo sigue latiendo bajo un caparazón mucho más moderno y tecnológico. Si el primero de la saga sirvió como toque de atención para fabricantes como Ferrari -que en 2017 cumple su 70 aniversario-, el modelo de 2016 debería darles noches enteras llenas de pesadillas. 

Texto: Jack Rix

Lecturas recomendadas