Pasar al contenido principal

Prueba del BMW M340i: un 'casi-M3' disfrazado de coche de diario

Prueba del BMW M340i
BMW/Tom Kirkpatrick

Conducimos una berlina que combina la diversión con la razón

9 10

Nuestro veredicto

He viajado hasta Alemania para realizar una prueba del BMW M340i, la versión más prestacional -antes del M3 - del recién renovado BMW Serie 3. Con esta última actualización, la marca bávara ha aportado frescura a su popular berlina y esta variante en concreto promete además dejar buenas sensaciones en todos los sentidos. Eso es lo que he venido a comprobar.

Aun así, antes de lanzarme al asiento del conductor, aprovecho para echar un vistazo al exterior revisado por BMW. Los cambios estéticos que se han llevado a cabo son sutiles, como ya os contamos hace unos meses, pero la estética general no se nota anticuada y sigue funcionando. De hecho, los retoques son de gran ayuda, especialmente los de los grupos ópticos delanteros.

Aquí, lo primero que me llama la atención es la nueva iluminación diurna en forma de L invertida. Esto, junto a unos faros que ahora se presentan más estilizados, ayuda a cambiar claramente la presencia del coche por la delantera. Eso sí, esta no es la única novedad aquí, ya que también puedo distinguir un nuevo paragolpes con una mayor toma de aire central.

Finalmente, la última novedad por la parte frontal en el diseño del BMW Serie 3 está en la calandra. No, no es tan grande como la de otros modelos de la firma, pero ahora cuenta con algunos ajustes en el contorno y unas dobles barras. No obstante, en este caso no hay barras, sino un patrón hexagonal. Es uno de los cambios estéticos propios de este M340i.

Otras novedades de este acabado son un paragolpes trasero más deportivo -que también se ha rediseñado en este restyling-, así como unas llantas de 19” con neumáticos 225/40 R19 delante y 255/35 R19 detrás en color negro y plata. Sin duda, se trata de detalles que aportan una estética deportiva, pero discreta, como cabría esperar.

Interior del M340i: más pantalla y menos botones

Así, me subo al coche, donde veo una novedad evidente: la BMW Curved Display. Se trata de una pantalla táctil -realmente es la unión de una de 12,3” y otra de 14,9”- que ocupa buena parte del salpicadero, la cual integra las funciones del cuadro de instrumentos y del sistema de infoentretenimiento. 

Este elemento también está en coches como el nuevo X1 y funciona con el BMW Operating System 8, el mismo que usa el BMW iX. Como en el SUV eléctrico, el funcionamiento de la pantalla es rápido y su visibilidad es buena. También es intuitiva en su uso, aunque su presencia ha supuesto la eliminación de varios mandos físicos, algo que no me termina de convencer.

En mi opinión, botones como el del climatizador deberían seguir ahí. Aun así, por lo general el interior del M340i sigue siendo agradable, ya que tiene bastantes virtudes. Por ejemplo, está bien acabado y los materiales tienen buen tacto. También hay una amplitud razonable en las plazas delanteras y traseras para cuatro adultos, algo que no me olvido de comprobar. 

En resumen, es obvio que este coche está enfocado a recorrer grandes distancias, generalmente en familia. Eso sí, esta configuración está pensada para hacerlo de una manera más emocionante. Por ello, no me retraso más y arranco el motor, que responde sin armar alboroto.

Me espera una ruta de unos 90 kilómetros por ciudad, autopista y carreteras secundarias. Hay mucho que comprobar, así que es mejor que vayamos por partes. Sin embargo, algo me dice que es en el último entorno donde más voy a poder comprobar cómo se las gasta esta versión.

¿Cómo se comporta?

Prueba del BMW M340i
BMW/Tom Kirkpatrick

Comienzo en ciudad y no hay grandes sorpresas. No, no estoy decepcionado, pero no noto nada fuera de lo esperado. Aunque esta sea una variante deportiva, el BMW M340i es tan suave y silencioso como otra motorización de la gama. Además, la suspensión no se siente especialmente dura al pasar por baches y badenes, aunque noto que tiene un ajuste más deportivo.

Sin embargo, no llega a ser una incomodidad y lo es aún menos aún al salir a la autopista. Siempre que el asfalto no esté repleto de roturas, es posible viajar con suavidad y de manera agradable. No obstante, a esto también ayuda el silencio que noto en marcha. 

Con el cambio automático Steptronic de 8 velocidades, en carretera circulo a bajas revoluciones, como es de esperar. Asimismo, tampoco escucho prácticamente el viento en el habitáculo, por lo que me queda claro que el confort sigue ahí, independientemente del carácter deportivo de esta versión. Algo bueno sin duda.

Eso sí, se supone que este es el escalón previo al inigualable M3, así que decido que ya he comprobado todo lo que necesitaba en la autopista y la abandono en la siguiente salida. Hay carreteras divertidas rodeadas de paisajes sorprendentes en las zonas rurales entre Múnich e Ingolstadt, así que es el escenario perfecto para un coche así.

Prueba del BMW M340i
BMW/Tom Kirkpatrick

Tan pronto como llego a esta zona, cambio de tercio en esta prueba del BMW M340i y trasteo por los modos de conducción hasta llegar a los Sport y Sport+. Inmediatamente, suben los decibelios del motor de 374 CV y 500 Nm y la respuesta es más inmediata, ya que la relación del cambio también varía.

Así, hasta el comienzo de la zona roja -en torno a las 6.500 rpm- puedo comprobar que, aunque este no sea el M3, tampoco decepciona. El motor de 6 cilindros ofrece un rendimiento sorprendente, acompañado de un sonido adictivo que llega asociado a otro detalle que lo es aún más: los petardazos del escape al levantar el pie del acelerador.

Si te gusta disfrutar del sonido en un coche, en este lo vas a pasar en grande, pero no todo se reduce a eso. En línea recta, el M340i cumple con creces, pero en curvas es donde más se aprecia su carácter. Gracias a su tracción integral, el agarre no falla en ningún momento y el diferencial M Sport hace que el paso por curva sea rápido y estable.

Ahora bien, también tienes la posibilidad de jugar con la zaga si lo deseas. En esta versión de la berlina de BMW, el sistema de tracción xDrive está más enfocado hacia la trasera e incluso se puede ajustar. Por supuesto, no se comportará como un modelo de tracción trasera como tal, pero aportará ese toque extra de diversión que puede estar bien en algunas situaciones.

Conclusión y precios

Prueba del BMW M340i
BMW

Con todo, reconozco que al final sí me he sorprendido. Este coche es capaz de ser discreto y comedido, pero tiene un lado oscuro con el que perder la cabeza si lo deseas. Sin duda, puede que sea una de las mejores berlinas deportivas del momento, ya que mis únicas quejas tienen más que ver con la ausencia de ciertos mandos físicos, pero no con su comodidad o comportamiento.

Por lo tanto, si quieres la máxima deportividad, está claro que el BMW M3 juega en su propia liga. Sin embargo, este ofrece un equilibrio interesante. Si buscas algo así, solo has de saber dos cosas: el precio del BMW M340i arranca en 75.050 euros y su llegada a nuestras carreteras está prevista para octubre.

Ver otros acabados de BMW Serie 3
  • Precio

    74.700

  • Tipo de Motor

    Híbrido

  • Cilindrada

    2.998 cc

  • Par motor

    500 Nm /1.900 rpm

  • Potencia Conjunta

    374 cv /6.500 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    480 L / 0 L

  • Aceleración 0-100

    4,4 s

  • Velocidad máxima

    250 km/h

  • Consumo oficial

    7.5 l/100km

  • Garantía

    3 Años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Y además

Buscador de coches