Pasar al contenido principal

Prueba del BMW M4 CSL: ¿está a la altura de sus siglas?

Prueba del BMW M4 CSL
Mark Riccioni

En esta prueba del BMW M4 CSL hemos conocido al nuevo integrante de la distinguida familia de deportivos ligeros de la marca de Múnich. Ahora bien, ¿está a la altura de su apellido? Hay algunas cuestiones que se deben tener en cuenta...

7 10

Nuestro veredicto

Texto original de Ollie Kew

Hemos probado el BMW M4 CSL, la versión aligerada del deportivo alemán. No cabe duda de que las siglas que definen a esta configuración auguran grandes momentos al volante, pero también debe significar que se cumplen algunos estándares. ¿Por qué? Bueno…

Este no es solo un BMW de gama alta. La compañía solo ha utilizado la denominación 'CSL' -que ahora significa Competition (Competición), Sport (Deporte) y Lightweight (Peso ligero)- tres veces en toda su historia. 

El ‘Batmóvil’ CSL de 1973 empezó la leyenda. Fue un icono de la homologación ganador de campeonatos y es para BMW lo que el 250 GTO es para Ferrari o lo que el 911 2.7 RS es para Porsche. Es la piedra de toque: la fuente de la mística. 

Prueba del BMW M4 CSL
Mark Riccioni

En 2003, BMW fabricó lo que muchos, incluido Top Gear, creen que es el mejor M de todos los tiempos: el M3 CSL (E46). Despojado de los asientos traseros, con la altura rebajada y con un suelo del maletero de cartón, era BMW en su forma más cruda y pura. Y todo, ladrando a través de un colector de aire de fibra de carbono.

Por esto, las siglas CSL son importantes. Está reservado para coches profundamente especiales. Los últimos autos M “fuertes” no se han considerado dignos, así que BMW desvió el problema y los bautizó como 'GTS'. Estos eran distintos: motores aburridos, jaulas antivuelco y alerones.

Pero ahora, BMW dice que es el momento adecuado para otro CSL. Un coche de carretera, no uno de pista como los GTS. Se trata menos de tiempos de vuelta y más de emociones. Es un regalo de cumpleaños por el 50 aniversario de la División M, y potencialmente un último “hurra” para los M como los conocemos, antes de que la electrificación los invada para siempre. 

¿Pinta bien? Sí, pero...

Hay más de un “pero”, de hecho. Los números del nuevo M4 CSL no son prometedores. Sí, tiene más potencia: el motor de seis cilindros en línea biturbo de 3 litros ha pasado de los 510 CV del BMW M4 Competition a los 550 CV, con 650 Nm de par motor. No son grandes saltos, pero eso está bien: un CSL debería ser mucho más que una bestia de potencia.

La clave está en el peso. BMW ha eliminado 100 kg del M4. Eso es difícil de lograr con un coche moderno que está adornado con dispositivos de seguridad y tecnología integrada que no se puedes simplemente quitar. Bueno, a menos que quieras tener un tablero lleno de luces de advertencia que parezca un concierto de Coldplay. 

Ahora veremos dónde y cómo se ha ahorrado peso, pero el hecho es este: con 1.625 kg, la carta de amor “ligera” al folclore de BMW M es 88 kg más pesada que el antiguo M4 estándar con la caja de cambios automática. Un dato curioso: según las cifras oficiales de BMW, el 330i Touring actual pesa 25 kg menos que el BMW M4 CSL.

Entonces, si bien tiene 15 kg menos de insonorización y está sentado en un asiento tan intransigente que probablemente cuente como un castigo cruel e inusual en la convención de Ginebra, el nuevo CSL no se siente como un coche ligero. No tiene la delicadeza o la respuesta de un coche de carretera aligerado, sino que se siente como un matón grande y corpulento. 

De hecho, estéticamente lo parece, ¿verdad? Eso es algo que tiene en común con el CSL original. Aquel era todo destellos, rayas y un alerón tan grande que se vendía sin montar en el maletero.

En este caso, el nieto hace algunos homenajes al pasado. La tapa del maletero con forma de cola de pato es un guiño a la parte trasera del M3 CSL y también es de fibra de carbono (ahorra 6,7 kg). También lo es el capó (-1,2 kg), aunque hace sonar su propia trompeta muy fuerte con esas franjas de carbono expuesto.

De hecho, la mayoría de las modificaciones son bastante divertidas. Hay montones de rayas rojas y un divertido paquete de logotipos de CSL, así como unas fosas nasales delanteras que parecen estar abiertas. Las luces láser traseras son complejas -y ahorran 400 g-, al igual que las ruedas forjadas, pero son como adornar con un trozo de perejil una salchicha asada a la parrilla. 

Más allá de esto, el escape de titanio deja caer 4,3 kg y descorcha un ralentí algo más duro, aunque no notas un ruido diferente en marcha. La insonorización eliminada ahorra 15 kg, mientras que se pierden 21 kg por los frenos carbocerámicos -que nunca se calientan- además de los nuevos puntales de suspensión y las ruedas revisadas. 

¿Cómo es el interior del M4 CSL?

Dentro del M4 CSL no puedes tener control de clima de doble zona. O una pantalla de visualización frontal. O un reposabrazos. Estas son frivolidades sacrificadas en el altar del ahorro de peso.

Sin embargo, BMW se ha tomado la molestia de agregar insignias luminosas a los asientos individuales de carbono con respaldo fijo, que requieren de una ambulancia y un equipo de paramédicos cada vez que desees salir. Estos asientos reducen 24 kg, mientras que los asientos traseros ausentes ahorran otros 24 kg. Son, con mucho, la característica más útil en el CSL. 

Pasamos muchas horas en la carretera. Algunos en las Autobahn, navegando a una velocidad constante de 250 km/h con total estabilidad, el aire acondicionado soplando y un podcast en el equipo de alta fidelidad. Aquí todo fue muy civilizado. 

Por otro lado, en la ciudad, la suspensión totalmente reajustada no hace que la vida sea intolerable. Este coche es solo 8 mm más bajo y, aunque los modos Comfort, Sport y Sport Plus permanecen -adecuadamente modificados para el CSL-, no se siente tan diferente del M4 estándar. No como un GT3 de un Porsche 911 estándar, por ejemplo.

¿Qué tal va en carreteras más interesantes?

Aquí es donde la elección de los neumáticos se vuelve crítica. En cuanto a las gomas Cup2R opcionales que, según BMW, son elegidas por más de la mitad de los compradores, el CSL es un animal diferente al coche estándar. El morro es fenomenalmente receptivo y se mete en las curvas como si tuviera un motor central delantero. 

Asimismo, no hay mucha más retroalimentación que en otro M y, como de costumbre, el obeso volante es demasiado grueso y blando como para ofrecer tacto. Eso sí, la sensación de agarre es ilimitada, aunque los potentes frenos hacen que el CSL inspire mucha confianza, aunque lleve la velocidad de un Nissan GT-R en la mitad de las ruedas motrices. 

Ahora bien, la cosa cambia si pruebas el M4 CSL con los neumáticos Pilot Sport 4S. Aquí, el coche es menos fiable, con curvas irregulares que desgastan tu confianza. Es difícil escapar de la sensación de que un juego de neumáticos semi-slick calientes haría maravillas con casi cualquier chasis, especialmente con un M4 normal. Son responsables de una gran parte del rendimiento del CSL.

Por cierto, BMW reclama un tiempo de 0-100 km/h en 3,7 segundos, 0-200 km/h en 10,7 segundos y 310 km/h de máxima. Ha dado una vuelta a Nürburgring en 7 minutos y 15,6 segundos, lo que es un récord para un M. 

Aun así, es unos 20 segundos más lento que un Porsche 992 GT3, que se vende por 206.813 euros. El CSL se vende por 209.900 euros, pero también es mucho más raro. Solo se construirán 1.000 unidades.

Por lo tanto, en la carretera el CSL lucha por convencerse de que ha dado en el clavo. Es un M4 más agazapado, con más agarre, más furioso y mucho más rápido. Sin embargo, se siente como una ganancia que va incrementando, debido principalmente a los neumáticos. Entonces, mejor lo apuntamos a una pista. 

¿Pero CSL no se refiere a los coches de carretera definitivos?

Con los modelos modernos, los límites y las velocidades disponibles son tan altos que no puedes alcanzarlos en la carretera. A velocidades de carretera, el CSL no le devuelve mucho a su conductor expectante. Entonces, no cumple con una buena parte de su declaración de misión. Eso es una pena.  

Sin embargo, en un circuito comienza a cobrar vida. Tener espacio para apoyarte en la parte delantera significa que puedes maravillarte con el giro alérgico al subviraje y tener una idea de la agilidad del automóvil. 

Prueba del BMW M4 CSL
Mark Riccioni

El control de la carrocería es un salto adelante del ya impresionante M4 y los frenos siguen siendo impecables. También hay una gran tracción que explotar. Además, el modo dinámico M con especificaciones de héroe te permite una cantidad agradable de juego antes de que te llegues a pasar de la raya. 

Aun así, hay cosas mejorables. El motor carece de carisma, las lecturas del tablero son un desastre y la caja automática de ocho velocidades se siente como la de una berlina de deportiva: los cambios descendentes son una decepción en particular, ya que son lentos, suaves y retrasados. Eso sí, si obvias eso, este es un coche de circuito monstruosamente rápido y explotable.

Pero ese no era su objetivo, ¿verdad?

Prueba del BMW M4 CSL
Mark Riccioni

Esa es la espina en el M4 CSL, la contradicción en su mismo corazón. Si es mucho más impresionante en circuito, ¿por qué BMW no fue en esa dirección? Llénalo con una jaula antivuelco, clava un alerón en el maletero y llámalo GTS. 

Este es un M4 mejorado, pero también es un producto confuso que está lleno de mensajes confusos. Estoy seguro de que, si 2022 no hubiera sido el 50 aniversario de M, este coche nunca habría tenido la insignia CSL. Apesta a ser una oportunidad de marketing conveniente del mismo departamento de planificación que trajo el XM. 

Aun así, ya están todos los M4 CSL vendidos, mucho antes de que alguien que pusiera el precio inicial. Si lo que esas personas esperaban obtener es el M más rápido de la historia, algo que se anunció en voz alta, estarán encantados. Sin embargo, de alguna manera, esperábamos, y esperábamos más. Un CSL debería significar más. Debería significar que menos es más.

Ver otros acabados de BMW Serie 4
  • Precio

    113.200

  • Tipo de Motor

    -

  • Cilindrada

    2.993 cc

  • Par motor

    650 Nm /2.750 rpm

  • Potencia

    510 cv /6.250 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    440 L / 0 L

  • Aceleración 0-100

    3,9 s

  • Velocidad máxima

    250 km/h

  • Consumo oficial

    10 l/100km

  • Garantía

    3 años/200.000 km

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Y además

Buscador de coches