Pasar al contenido principal

Si buscas un SUV con el que pocos vehículos te puedan dejar atrás, el BMW X4 M es para ti

9 10

Nuestro veredicto

¿Te imaginas tener un SUV como el BMW X4 M? Si el BMW X3 M se te queda algo pequeño y el BMW X5 M o el BMW X6 M los ves como armarios empotrados, ha llegado su SUV deportivo ideal.
Ah, ¿que te parecen pocos los 480 CV que rinde? Nada, no te preocupes, tienes el BMW X4 M Competition que suma 30 más hasta llegar a los 510… para qué vamos a escatimar…

Un monstruo bajo el capó

Lo que hay bajo el capó impresiona: es un seis cilindros en línea con doble turbo y 3.000 cc, el motor más potente montado nunca en un M de BMW. Y lo que ya te he comentado: 480 CV (510 para el BMW X4 M Competition) y 600 Nm, con un corte de encendido situado a nada menos que 7.200 rpm. Con la aceleración también vas a alucinar: 4,1 segundos en el 0 a 100 km/h para la versión Competition y 4,2 para el BMW X4 M ‘normal’. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a los 250 km/h, aunque con el M Driver’s Pack opcional, este límite sube a 280 km/h en el M y 285 km/h en el Competition. 

prueba-BMW-X4 M

El cambio es automático, Steptronic, con ocho marchas. Y aunque es por convertidor de par, su control Drivelogic te permite aumentar o disminuir su tiempo de cambio en tres niveles. Por supuesto, cuentas con tres modos de conducción: Comfort, Sport y Sport+ que regulan los parámetros del motor, la transmisión y la dirección y que puedes elegir individualmente y guardar este set-up en uno de los dos botones M (M1 y M2) dispuestos en el volante y de acceso directo. Esos mismos modos tienes para la dirección específica M o para la suspensión, bastante dura, por cierto.

prueba-BMW-X4 M

Y en cuanto a su tracción, este nuevo BMW X4 M emplea el nuevo sistema M xDrive, estrenado en el BMW M5, que ofrece dos modos de conducción, AWD y AWD Sport, dando predominio al eje trasero en el reparto de par.

Una prueba efímera, pero esclarecedora

Lo malo de esta prueba del BMW X4 M es que… ha durado demasiado poco… unos 40 km por carreteras de la sierra de Madrid. Pero ya me ha servido para darme cuenta del ‘aparato’ que es este X4 M. 

Para empezar, su motor es prácticamente como el Universo: infinito, bueno, o casi. Si pisas el acelerador a fondo, empuja como si te quisiera demostrar la fuerza que tiene… y tiene mucha. Tanto que parece no tener fin… tanto que la carretera, cualquiera, se hace pequeña y las rectas demasiado cortas. Llegas a las curvas muy deprisa, y pasas por ellas también muy deprisa. 

prueba-BMW-X4 M

Si hay mal asfalto los rebotes sacudirán un poco al pasaje, pero si el asfalto es liso, te sorprenderá a la velocidad y el aplomo con que puede negociar los virajes, incluso lo más cerrado. Y es que la dirección también es una maravilla, por no hablar del chasis y sus nobles reacciones. Eso sí, en rápidos cambios de dirección, la masa es la masa, y los movimientos demasiado rápidos no son de su gusto. Pero pocos te podrán seguir como no quieras…

Estética poco diferenciada

Ya que al volante, el BMW X4 M te hará disfrutar bastante más que un BMW X4, visualmente lo podría haber hecho también. Demasiado discreto para mi gusto, pero ya sabes, la estética es cosa de gustos y en eso no voy a entrar demasiado. También es verdad que la discreción se agradece y puede que tú seas de los que lo prefieran así. La diferencia principal con su hermano ‘normal’ viene de diferentes aditamentos estéticos orientados, y es algo obvio, orientados a mejorar la refrigeración de su tremendo motor y la aerdinámica de su carrocería.

La versión BMW X4 M Competition añade detalles como un alerón trasero de fibra de carbono, branquias M o carcasa negra en los retrovisores.

Y por dentro… lo primero que llama la atención son sus asientos. No solo son bonitos, sino que te envuelven el cuerpo como si fueran un auténtico guante. Respecto a calidades y acabados, como no puede ser de otra forma en un SUV de estas prestaciones y precio, sobresalientes.

prueba-BMW-X4 M

Hablando de precios, antes de que te asustes, te diré que vale lo que cuesta, aunque pueda parecer mucho: el BMW X4 M parte de los 111.900 euros (2.000 más que el nuevo BMW X3 M que lleva la misma mecánica) y hay que sumarle otros 10.000, es decir, 121.900 euros, si hablamos del BMW X4 M Competition. La decisión es tuya, pero si tienes el dinero y te lo compras, que sepas que te tendré mucha, pero mucha envidia…

PUBLIRREPORTAJE

Audi Q8: Desafíos multiplicados por 8 >>

DesafíosAudiQ8_Mejoresimágenes

Desafíos Audi Q8: ¡Tenemos las mejores imágenes del rodaje de desafío Audi Q8!

PUBLI-REPORTAJE. Traemos las mejores imágenes del desafío Audi Q8, tres videos top creados por la BBC para Audi. Así se ha comportado el nuevo SUV de Audi.

Y además