Pasar al contenido principal

Prueba del Jeep Renegade 2018... y la historia del pepino que hay debajo

El Jeep Renegade es el SUV de acceso de la marca. Pero este es el más 'pepino'. Y, además, es verde... Y 4x4 de verdad... Si no te duele el bolsillo, te molará todo.

Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz
Jeep Renegade 2017 Trailhawk

¿Para qué vamos a irnos tan lejos si no es para poder contarte que ya hemos probado el nuevo Jeep Renegade 2018 versión Trailhawk, con sus 170 CV y que viene cargado de botoncitos, físicos y virtuales?

No te pierdas: Jeep Willys, el primero

Este colocón no se debe a habernos puesto las botas en la presentación a base de queso y embutidos de la zona, -que también-. Ni a haber vuelto a visitar el mítico circuito de Balocco, en el norte de Italia, para la puesta de largo de su renovado modelo y hermano pequeño del Jeep Compass. Nuestra euforia repentina se debe a que en este mundo de postureo y unicornios en forma -que no fondo- de SUV, hacía mucho tiempo que no nos presentaban un verdadero todoterreno con ruedas gordacas, bajos ‘altos’, protecciones reales en la parte inferior de la carrocería, alfombrillas de goma para limpiarlas a manguerazos… y, sobre todo, una tracción total tan bien aprovechable.

¡Sí, llámame loco, pero hay ‘todoterrenos’ a los que no le puedes poner una tracción 4x4 ni pagando! Y eso sí que es de locos. Igual que querer coquetear, tal como está el patio en países como España, con algún camino sin asfaltar o una zona nevada.

Pues aquí se puede y menos mal. Porque los americanos y los italianos, todos bien juntitos en el Grupo FCA, han decidido que a su exitoso Jeep Renegade, de cuatro años de vida (casi 6.000 unidades vendidas en España durante 2017, con un 4,4% de cuota de mercado), le tocaba un lavado de cara, así que nos hemos dado dos besos de compromiso, hemos puesto cara de buena gente para este evento... y nos hemos ido de tapas con él por los pueblos de la zona. Literalmente. 

El nuevo Jeep Renegade 2018 es una máquina guapa, modosita (arranca su precio en los 19.490 euros) y aquí se ha pintado un poco para la ocasión, en torno a esos ojazos redondos heredados del Jeep Wrangler, de los que la marca americana está tan orgullosa. Y como quiere caerte bien desde el principio, pues tiene un nuevo tirador, más práctico que antes, en el portón. 

Pero cuidado, que se desmelena. En cuanto lees los logos, los acabados y se suelta un poco, te das cuenta de que se trata de un Jeep Renegade Trailhawk (desde 33.940 euros): vaya, ¡una mecánica gamberra y tecnología para parar un tren!

Si te abre sus puertas es cuando tú le abrirás el corazón: desde dentro, te sientes mejor que antes debido a sus avances en ergonomía y visibilidad. No es que te apetezca ir a la guerra (aunque sea la de todos los días), pero tiene unas formas cuadradotas que favorecen la maniobrabilidad para un... "crossover" (hale, ya lo he dicho) de acceso a gama.

Prueba del Jeep Renegade 2016

Pasan calles estrechas, me paro ante badenes y mil semáforos en rojo por calles urbanas por las que nadie cruza (deberíamos hermanar más pueblos con esta gente y no apreciar sólo sus pastas y sus pizzas)... Y me acuerdo de pronto de que tengo ahí 170 CV que se me van a dormir de aburrimiento. ¡Llevamos un ritmo de camión!

Por fin salgo a la carretera principal con mi Renegade MY 2018 y el motor diésel 2.0 Multijet II parece quejarse un poco. ¿Por qué, cariño, si estábamos deseándolo los dos? Ah, vale, que los neumáticos de invierno que nos han calzado a traición por ser tan clásicos como tu parrilla Jeep en esta parte de Italia son algo ruidosos. Bueno, no importa: estoy cómodo y me voy a desviar por caminos en breve. ¡Aviso a navegantes! 

Jeep Renegade 2017 Trailhawk

La idea no ha sido mía, sino de esa rueda que tengo delante de la palanca de cambios y que te permite, de verdad, separarte un poco del rebaño y justificar que te has gastado tus dineros en tener un auténtico SUV. Además, hay un montón de guiños 'off-road' dentro (la mencionada parrilla en los altavoces), el asidero frontal para el copiloto, mallas de tela para guardas cosas, la zona roja del cuentarrevoluciones que parece una montaña despeñándose...

Así que se le perdona la rumorosidad intrerior a cambio de que él haga lo propio con los excesos dentro y fuera del asfalto del futuro conductor que lo adquiera más por su envoltorio y los valores asociados a la marca que por sus cualidades camperas: tiene más tirón que sus hermanos (este es el más potente de la gama Renegade), buen aplomo, con dimensiones contenidas y unas formas cúbicas con las que distinguirse en las ciudades, también por fuera, del todos los SUV de postureo que parecen haber crecido con la humedad.

Jeep Renegade 2017 Trailhawk

 

¡Adentro!

En el interior la nueva pantalla táctil de 8,4" que preside este Renegade 'full-equipe' (de los precios hablamos luego...) permite controlar muchas funciones básicas del coche (a mí esta tendencia tan globalizada de tener que toquetear el display para casi todo no me termina de convencer, sobre todo, en terrenos irregulares porque distrae y se te va el dedo), además de mayor infoentretenimiento y conectividad, bajo la idea de que tu coche debe ser una prolongación de tu móvil: así, los fabricantes se ahorran tener que desarrollar unos complejísimos softwares que queden obsoletos enseguida... y tú puedes contar con todo lo que tiene tu móvil (música, aplicaciones, contactos... con sólo conectarte por bluetooth o con tu tablet -para la que, por cierto, han reservado un hueco en el túnel de transmision).

Y hablando de 'customizaciones' vistas en esta primera prueba del nuevo Jeep Renegade 2018: puedes personalizarlo tanto como quieras. Y si lo cebas sin importante que el precio se dispare, tendrás todos los extras que ves aquí, para la seguridad, el confort, la conectividad y el entretenimiento.

¿Más ejemplos? Sin salir de la mencionada pantalla, podrás disponer del sistema Uconnect Live (compatible con Apple CarPlay y Android Auto), conexión por voz con Siri y Google, acceso a apps de audio, noticias... o específicas de tu coche (Jeep Skills) para tener información específica de tus aventuras en este todoterreno (km recorridos, desnivel de la pista, balanceo, consumos...) y compartir tus aventuras en las redes sociales. . 

Jeep Renegade 2017 Trailhawk

Si te hemos dejado con los dientes largos en esta prueba, cultiva el bolsillo (esta unidad que ves aquí cuesta 40.987 euros), pero no la paciencia, porque el nuevo Jeep Renegade 2018 ya está en los concesionarios de la marca, con las cuatro versiones de siempre (Sport, Longitude, Limited y Trailhawk), y 12 combinaciones de motores -gasolina, diésel o GLP- cuyas potencias van desde los 110 a los 170 CV. 

Lecturas recomendadas