Pasar al contenido principal

Prueba Kia Sportage 2019: lo bueno, si breve…

Así es el restyling del Kia Sportage 2019: breve, pero muy bueno

Imagen de perfil de Alfredo Rueda
Kia Sportage 2019

131.783 son las unidades que Kia ha vendido de su Sportage en toda Europa el año pasado. Por eso, y para que siga siendo uno de los SUV más vendidos, en esta prueba del Kia Sportage 2019 verás el ligero, pero importante restyling que ha acogido y que le hará seguir siendo un superventas.

¿Qué cambia?

Muchas cosas, pero comencemos por su carrocería, que casi es lo que menos cambia. El nuevo Kia Sportage 2019 incluye unos nuevos paragolpes delantero y trasero, que se suman a los rediseñados grupos ópticos que ahora incluyen luces diurnas con diseño tipo cubitos de hielo. También las llantas de aleación, con tamaños de 16, 17 y 19 pulgadas (no, curiosamente no hay de 18) son de nuevo cuño.

El acabado GT-Line contarán con una parrilla en negro brillante, protectores de bajos de color plata y negro brillante e inserciones de cromo oscuro en los estribos y el portón trasero, a lo que hay que añadir unas llantas de aleación de 19 pulgadas rediseñadas, mientras que en la zaga tendremos salidas de escape dobles y luces de niebla LED de nuevo diseño

¿Y en sus mecánicas, qué es lo más interesante?

Pues además de que se ha mejorado la eficiencia de sus motores en un 11,5% (dividido entre el 4,7% de su fricción y el 6,8% de consumo), llega un nuevo diésel 1.6 CRDi que sustituye al anterior y más tosco 1.7 y ofrece dos potencias: 115 y 136 CV. En esta prueba del Kia Sportage 2019 que he realizado en Frankfurt, la sede europea de Kia, me ha sorprendido su refinamiento y agrado de conducción, muy superior como digo al anterior 1.7. Eso sí, si vas a llevar el coche cargado habitualmente, quizá debas optar por la segunda y más potente opción. Respecto a los gasolina, sin cambios, dos versiones 1.6 GDi y T-GDi con 132 y 177 CV de potencia.

Pero lo más interesante del Kia Sportage 2019 viene de la mano de la tan de moda hibridación. En este caso, como su restyiling general, muy ligera, la denominada Mild Hybrid, y que llegará con el motor diésel de 2.0 litros para ofrecer una potencia conjunta de 185 CV. Cuenta con una pequeña ayuda de una batería de 48 V, además de extender los periodos en los que el propulsor está apagado gracias a un nuevo generador/motor de arranque. Además, este sistema puede hacer que las emisiones de CO2 desciendan en un 4%. En marcha, me ha sido muy difícil notar ese aumento de potencia derivado de la batería. Quizá en una prueba más a fondo, cuando tengamos el coche en la redacción, podamos probarlo y detectarlo con más detalle.

¿El interior se renueva también?

Creo que es lo que menos se toca. Pero a este Kia Sportage tampoco le hace mucha falta, porque ya los acabados y materiales eran más que dignos. Eso sí, el volante es de nuevo diseño, así como las salidas de aireación y algún que otro detalle más.

Kia Sportage 2019
Kia Sportage 2019

Las versiones GT Line añaden serie asientos negros con costuras rojas y pedales metálicos. 

¿Y respecto a su tecnología?

Sin problema. En esta prueba del Kia Sportage 2019 he podido ver los nuevos sistemas que incorpora como el de infoentretenimiento, con pantalla táctil de 7 u 8 pulgadas y con conectividad total tanto para teléfonos Apple como para los que utilizan el sistema operativo Android.

Kia Sportage 2019
Kia Sportage 2019

En cuanto a asistencia al conductor, llevará el control de crucero adaptativo inteligente con función de parada y arranque automáticos y que ya pude ver en la prueba del Kia Ceed 2019, varias cámaras que monitorizan el entorno (Around View Monitor) para facilitar las maniobras de aparcamiento y el control de la atención del conductor (Driver Attention Warning), que detecta la falta de atención al volante, sobre todo, por cansancio. 

¿Cuándo llega?

El Kia Sportage 2019 estará en los concesionarios españoles a partir de octubre. Cuenta, como en el resto de los vehículos Kia, con sus atractivos siete años de garantía, pero en cuanto a precios todavía no se han definido, aunque lo más probable es que se mantengan muy cercanos a los actuales.

Lecturas recomendadas